13 de Ago de 2022

Nacional

La deserción escolar es más marcada en las comarcas

Castillo mencionó que el niño que repite es un candidato fuerte al abandono del sistema escolar

La deserción escolar es más marcada en las comarcas
La deserción escolar es más marcada en las comarcas

Uno de cada diez niños en las zonas rurales y comarcales abandona el sistema escolar, según una investigación de la académica Noemí Castillo, exrectora de la Universidad Interamericana.

El trabajo de Castillo también reveló que nueve de cada diez niños completa el sexto grado y entre el nivel primario y la premedia se pierden cinco de cada diez alumnos. Estas conclusiones las expuso ayer en un conversatorio organizado por la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede).

La experta detalló que el sistema público no gradúa la totalidad de su matrícula, que no supera los 800 mil estudiantes, por la marcada deserción.

Castillo mencionó que el niño que repite es un candidato fuerte al abandono del sistema escolar.

La profesora especificó que la repitencia es de 5.5% en primaria y 6.6% en premedia y media. La tasa de repitencia más alta es en Bocas del Toro, Herrera, Colón, Los Santos y Coclé, pero la más alta es la indígena.

Concluyó que la repetición, la ‘sobreedad’ y la deserción son ‘aspectos críticos’ del sistema educativo que requieren ser atendidos con prioridad para rendir y revertir la pérdida de capital humano y social.

El expositor Oscar León, rector de la University of Louisville-Panamá, propuso la formación de maestros con programas estructurados para la enseñanza de las ciencias, matemáticas y la lectura. La idea es traer a Panamá una maestría en esta especialidad y dictarla en su centro de formación.

‘Son tres áreas en las que Panamá en las pruebas PISA sale en la posición 62 de 65 países participantes’, recordó.

León encuentra una posible e inadecuada formación de maestros y una utilización de metodologías obsoletas.

Explicó que se podrá mejorar la calidad de la educación, en tanto se aprenda de ciencia con la exploración y no estarse aprendiendo los componentes del aparato digestivo de memoria.

Para Dagmar de Álvarez, presidenta de Apede, es sorprendente que un niño en primer grado repita. ‘Yo creo que el que repite es el maestro’, manifestó.

La empresaria sugirió una medición para que los padres de familia sepan la calidad medible del centro escolar, como asignarles algún signo de estándar identificable para el acudiente.

‘Si no pagamos buenos maestros, si no exigimos una calidad a nivel de maestría para enseñar, no vamos a lograr cambios’, acotó.