Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Nacional

Represiones y unos 20 detenidos en protesta de los ngäbes buglé

Las represiones se dieron en momentos en que la canciller y vicepresidenta de la República, Isabel de Saint Malo, intentaba negociar

Unos 20 indígenas, entre ellos menores de edad y mujeres, fueron detenidos y otros dos resultaron heridos en medio de represiones de la Policía contra de los ngäbes buglé que protestaban en rechazo al proyecto hidroeléctrico Barro Blanco. Dos menores de edad resultaron lastimados en las manos por los zunchos y los heridos fueron trasladados a la hospital de San Félix.

Las represiones se dieron en momentos en que la canciller y vicepresidenta de la República, Isabel de Saint Malo, intentaba iniciar las negociaciones con los indígenas por el proyecto Barro Blanco. Sin embargo, estos se lavantaron de la mesa para exigir que los detenidos fueran liberados.

La canciller de Saint Malo llegó a Tolé, provincia de Chiriquí, a eso de las 9:00 de la mañana para reunirse con los ngäbes buglé, que el día anterior habían bloqueado la carretera Interamericana.

La comisión indígena que negocia con el Gobierno se reunió a puerta cerrada primero con el alcalde de Munä Rolando Carpintero y el cacique local Chito Gallardo, para luego sentarse en la mesa con la canciller .

Mientras esto se daba, un grupo de indígenas realizaban la protesta en la Interamericana, cuando fueron retenidos y se registraron los incidentes. En vista de la medida de fuerza policial, más indígenas se sumaron a la protesta y los golpeados fueron llevados a donde estaba la canciller de Saint Malo para que viera lo que había ocurrido.

Minutos después, luego de la presión indígena, se procedió a liberar a los detenidos y ambas partes (comisión indígena y la canciller) entablaron las negociaciones.

Por el Gobierno, además de la canciller, se encontraba el ministro de Ambiente encargado, Emilio Sempris y el equipo técnico de la comisión gubernamental,

De Saint Malo se desvinculó de la orden a la Policía para reprimir la protesta. ‘Yo no mande a ningún policía a reprimir a nadie, pregúntelen al director y no acepto que digan mentiras o inventen calumnias, dialogamos sin condiciones', dijo.

Recalcó que la presa del proyecto debe ser terminada y que es una obra heredada, por lo tanto no es responsabilidad del actual Gobierno.

El alcalde Carpintero fue el primero en hablar, por parte de la comisión indígena, para quejarse de la represión policial y amenazó en no continuar en la mesa si el Gobierno no acoge la propuesta de parar el proyecto y sacar a los policías del área.

El Gobierno anunció que la Organización de las Naciones Unidas retomará el papel de facilitador de la mesa. Martín Santiago, de la ONU, manifestó su disponibilidad como facilitador y lamentó que niños se hayan visto afectados en los incidentes con la Policía.

==========

‘Nos hemos ajustado a las leyes y todos saben que este proyecto fue heredado y no es responsabilidad de este Gobierno'

ISABEL DE SAINT MALO,

CANCILLER