23 de Feb de 2020

Nacional

$7.2 millones anuales para la alimentación de presos

La competencia pública contempla cinco contratos, de tres años cada uno, para cinco provincias

$7.2 millones anuales para la alimentación de presos
$7.2 millones anuales para la alimentación de presos

El Ministerio de Gobierno (Mingob) ha convocado a la licitación más cara de los quince meses en los que Milton Henríquez ha estado como ministro.

El gobierno plantea resolver una compra cuyo precio base es de $21.7 millones en un periodo no mayor de once días hábiles.

En la competencia están en juego cinco contratos de tres años cada uno, para alimentar a los privados de libertad, custodios y agentes de la Policía Nacional que brindan servicios en las cárceles en seis provincias del interior.

De acuerdo con el pliego de cargos, el Mingob contempla repartir en las cárceles de provincias unos 3.5 millones de raciones de comida durante 36 meses (3,240 al día). Esta cifra, curiosamente, es igual al 91% de todos los habitantes del país, a pesar de que la población penitenciaria nacional apenas rebasa las 16 mil personas.

ESCENARIO AZUERO

Cada día, en las tres cárceles ubicadas en la península de Azuero, la empresa que gane este renglón, según el Mingob, tendrá la responsabilidad de entregar en las prisiones unas 469,088 raciones de comida, a pesar de que la población penitenciaria de esta región no alcanza ni siquiera el 1% de esta cifra.

En el documento que sustenta la compra, el ministro Henríquez manifestó que además de reos, también se alimentará a custodios y a agentes de la Policía Nacional que presten servicios en prisión.

De acuerdo con las cifras oficiales del Sistema Penitenciario, en su organización solo hay unos 838 custodios, que si son repartidos equitativamente entre las 24 prisiones establecidas en el país, en la región de Azuero estarían brindando servicio al menos, 102 custodios.

Para igualar la cifra de raciones que el Mingob pone en juego, se tendría que alimentar a cerca de 100 mil agentes de la Policía Nacional.

Este escenario se replica en cada una de las regiones en las que se pone en concurso el suministro de alimento carcelario.

EL COSTO DE CADA PLATO

En junio de 2014, el entonces ministro de Gobierno, Jorge Fábrega, firmó un contrato similar al que ahora está en competencia con uno de los actuales proponentes para la región de Azuero.

De acuerdo con aquel pacto, las raciones suministradas diariamente apenas fueron 395, lo que significó un gasto anual de $432,525.

La actual compra de Henríquez supera por $502,034 a la licitación de Fábrega en la que, además, el precio unitario de ración diaria solo fue de $3. La actual, por apenas tres centavos no la dobla.

La reunión de homologación de esta compra pública fue celebrada el pasado 24 de septiembre, justo dos días después de haber anunciado la convocatoria en el portal de Panamá Compra.

Al encuentro de homologación asistieron catorce empresas. La reunión, lejos de ser pacífica, se convirtió en un acalorado debate entre representantes del gobierno y proveedores, que cuestionaron duramente el pliego de cargos.