Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Nacional

Residentes de Coco del Mar reiteran suspensión de Wind Rose

En septiembre del año pasado, los residentes habían denunciado que el edificio de 53 pisos sobrepasa los límites de propiedad

Residentes de Coco del Mar reiteran suspensión de Wind Rose
Avances del proyecto en Coco del Mar tomados a finales del año pasado.

La Asociación Ambiental de Residentes de Coco del Mar y Viña del Mar presentó un recurso ante la Corte Suprema de Justicia para que se mantenga la suspensión del proyecto inmobiliario Wind Rose, que se construye en el barrio de Coco del Mar, San Francisco, paralizado desde el 15 de octubre de 2015.

En septiembre del año pasado, los residentes habían denunciado que el edificio de 53 pisos sobrepasa los límites de propiedad en 3.50 metros, en uno de los contornos, lo que ‘afecta el área de manglar' circundante y viola el decreto ejecutivo 228 de 2006, que establece que el proceso de adjudicación y titulación masiva de tierras no podrá afectar las zonas y los recursos marinos costeros.

La agrupación comunitaria sustentó ante el máximo organismo de justicia un incidente de previo y especial en contra de la resolución del 12 de febrero de 2016, cuyo ponente fue el magistrado Abel Zamorano, ya que levanta la suspensión del proyecto.

Los magistrados admitieron el recurso de reconsideración presentado por Inmobiliaria GS del Mar S.A. (Grupo Suárez) y reactivaron la construcción de la obra.

Según los quejosos, es ‘improcedente' al violar los artículos 206 de la Constitución y el 99 del Código Judicial.

La agrupación es de la opinión que las normas señalan que las decisiones de la Corte en el ejercicio de las atribuciones señaladas son finales, definitivas, obligatorias y no admiten recurso alguno, por ende la resolución no admitía el recurso de reconsideración y mucho menos el de apelación.

En el incidente se sustenta un aspecto referente a dudas de la objetividad e imparcialidad de un perito, que participó en un peritaje de oficio realizado por la Sala Tercera y debió declararse impedido, pues se había pronunciado en un informe de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), sobre una inspección realizada el 19 de agosto de 2015.

Esa inspección fue utilizada para emitir una nota de la ARAP usada por la inmobiliaria como sustento para solicitar el levantamiento de la medida de suspensión de la obra.

Juan Manuel Suárez, vicepresidente de Operaciones del Grupo Suárez, ha rechazado que el proyecto se tome áreas que no le corresponden.

Agregó que el proyecto se construye sobre los 3 mil metros cuadrados que corresponden a la finca que el grupo empresarial compró en 2007.