Temas Especiales

28 de Feb de 2021

Nacional

Inversión de mil millones para Techos de Esperanza

Uno de los programas insignes de la administración de Juan Carlos Varela, Techos de Esperanza, está contrareloj

Uno de los programas insignes de la administración de Juan Carlos Varela, Techos de Esperanza, está contrareloj. Un porcentaje importante de las obras proyectadas está aún por desarrollarse.

En cinco años, el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) planeaba construir 50 mil soluciones habitacionales a través del programa Techos de Esperanza. Sin embargo, hasta mayo, sólo están construídas 2,702 viviendas, es decir, un 5% de lo previsto. Otro 4.5% (2,298) de las viviendas planificas se encuentran en ejecución, de acuerdo a las estadísticas de la Dirección de Mejoramiento Habitacional. Estas soluciones habitacionales están siendo desarrolladas por 19 frentes de trabajos del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot).

CONSTRUCCIÓN DE VIVIENDAS

  • Techos de Esperanza empezó desarrollarse en 2015.
  • 1,020 viviendas mensuales se empezarán a entregar a partir del mes de junio. Las casas fueron construidas por la empresa privada.
  • 2,702 viviendas han sido construídas por el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) para Techos de Esperanza
  • 17,298 viviendas están siendo construídas tanto por la empresa privada como por el Miviot. El proyecto se ha desarrollo en dos fases.

Otro 30.1% (15,000) de las viviendas están siendo construidas por la empresa privada y no está documentado en el informe de la Dirección de Mejoramiento Institucional, explicó el viceministro de Vivienda, Jorge González. Además, a partir del mes de junio se empezarán a entregar 1,020 viviendas mensuales de las construídas por la empresa privada, explicó el funcionario.

Estas cifras indican que el avance del proyecto es de un 40% entre las viviendas construidas y las que están en ejecución. El programa se ha desarrollo en dos fases: autogestión y licitación pública, aclaró González.

El costo de las casas es de aproximadamente $17,500 e incluye vivienda, accesos a la misma, veredas y calles, sistema de agua pluvial y construcción de canchas deportivas.

El Miviot preveé invertir $1,338 millones en cinco años para desarrollar el proyecto.

INVERSIÓN

En 2015, ejecutó un presupuesto de $78.4 millones. Y entre 2016, 2017 y 2018 se proyecta licitar $1,260 millones para este programa, según información suministrada por González.

Inicialmente, el Miviot contemplaba la construcción de 25 mil viviendas para el programa Techos de Esperanza. Pero, posteriomente esta cifra se duplicó.

Aunque, en total, la administración de Juan Carlos Varela planifica construir 100 mil viviendas, 50 mil de Techos de Esperanzas y el resto será aportado por otros proyectos habitacionales. Actualmente, según el viceministro, hay 33 mil viviendas en construcción.

En los próximos días se tiene planificado licitar 20 mil viviendas. Mientras que entre 2017 y en 2018 se licitarán 50 mil viviendas más, que sumarían las 100 mil que se tienen previsto construir esta administración.

COMPONENTES

Techos de Esperanza tiene varios componentes. Paralela a la construcción y reparación de viviendas las cuadrillas de la institución trabajan en las escuelas, centros de salud. Además reparan zarzos, en particular en las zonas indígenas.

En viviendas que tienen piso de tierra, paredes y techos improvisados de madera y zinc viejo se construye una unidad básica de 40.8 metros cuadrados, con dos recamaras, sala comedor, cocina, baño higiénico con tanque séptico (biodigestor séptico).

BENEFICIADOS

Mientras que en aquellas casas que tienen techos en malas condiciones, pisos de tierras, paredes sin repellar y no existen divisiones internas, se hacen las reparaciones y se instalan los baños higiénicos.

El programa ha llegado a diferentes puntos del país: Altos de las Torres en San Miguelito, (Los Abanicos Tres) en Chiriquí, (Las Colinas, La Esperanza y Mariato), en Veraguas, La Alameda, La 13 de Febrero y El Pantanal, en Arraiján, Altos de San Francisco, en Pacora, Tierra Prometida, en Panamá Norte, El Progreso, en la Chorrera, Las Cabras, en Herrera, Kuna Nega, en Panamá, La Juventud y Theobroma, en Bocas del Toro, Los Botoncillos, en Los Santos, El Playón y Las Malvinas, en Coclé, Llano Tugrí, en la comarca Ngobe Buglé.

El Programa Techos de Esperanza sufrió un revés tras conocerse que se ejecutaron compras fraccionadas para desarrollar su primera fase de ejecución, pero el presidente Varela decidió respaldar a su ministro, Mario Etchelecu, para que continúe al frente del programa.

==========

ANTECEDENTE

Investigación, en limbo

Cuatro meses después de que la Procuraduría General de la Nación abriera una investigación de oficio por compras realizadas para el Programa Techos de Esperanzas del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot), a través del Programa de Ayuda nacional (PAN), se desconoce el avanc e del proceso.

El 15 de enero la Procuraduría dio a conocer la información.

El programa habitacional estuvo señalado por corrupción. Investigaciones de la Autoridad Nacional de Transparencia y Accesso a la Información (Antai) identificaron facturaciones irregulares en la compra de equipos y materiales para el programa del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot).

El sistema registró la facturación sistemática de productos de un mismo proveedor, en la misma fecha, y en ocasiones, con cifras iguales, para atender el programa gubernamental. Las compras fueron hechas a través del extinto Programa de Ayuda Nacional (PAN), ahora Dirección de Asistencia Social (DAS).

La práctica fue calificada como ‘división de materia' y estba encaminada a reducir los montos de las facturas para evitar controles administrativos.

Entre noviembre de 2014 y abril de 2015, el Miviot, dirigido por Mario Etchelecu, otorgó, al menos, $15.3 millones mediante licitaciones abreviadas y contrataciones a través del antiguo Programa de Ayuda Nacional (PAN, hoy Dirección de Asistencia Social, DAS), para su programa Techos de Esperanza.

El dinero fue repartido entre las empresas Royal Construction Panamá, Fiorazio de Panamá y Airco, S.A. Esta última pertenece a Pedro Vallarino Trombetta, quien al momento de las contrataciones formaba parte de la junta directiva de la Caja de Ahorros. Posteriomente se divulgó que el gerente de Airco, Ricardo Mouynes Kisswetter, estaba casado con la hija de Álvaro Alemán, ministro de la Presidencia.