Temas Especiales

01 de Feb de 2023

Nacional

La presencia española en el Canal de Panamá tiene ‘registro histórico'

España, dice el embajador Ramón Santos, apuesta por Panamá desde hace siglos: lo hizo en el XVI, cuando se pusieron en marcha los caminos interoceánicos

El interés de España en el Canal de Panamá es histórico, economico y cultural. España tiene una presencia en la vía que está reflejada en los archivos y en los trabajos de los historiadores americanistas, asegura Ramón Santos, embajador de ese país.

Santos recuerda que el origen del canal interoceánico pasa por una de las dos rutas transístmicas que se abrieron a principios del siglo XVI, en época de la colonia. A la luz de la ampliación del Canal de Panamá, lo que ratifica la vigencia de la vía de comunicación y transporte, Santos señala que España, y con ese país la Europa de entonces, entra en América por el Atlántico, pero una vez que Vasco Núñez de Balboa descubre el Mar del Sur (1513), justo en Panamá, ‘la expansión mundial tomó otro rumbo, uno visionario que imaginó Colón para las generaciones que ahora lo vivimos'.

RAMÓN SANTOS

EMBAJADOR DE ESPAÑA‘Ese camino marítimo– fluvial que desde 1914 une, por agua, los dos océanos, ya se usaba 500 años antes con el mismo propósito que hoy'

Según Santos, el descubrimiento europeo del Pacífico, facilitado por los mal llamados ‘indios', hubiera sido casi imposible en cualquier otro punto del continente en ese momento todavía incipiente del descubrimiento .

Las exploraciones se hacían aún por cabotaje y los adentramientos en tierra firme habían tenido dispar suerte. Además, fue el espíritu aventurero y conciliador de Balboa el que le permitió escuchar las primeras historias del ‘otro mar' de boca de los locales', indicó el diplomático, que recalca la importancia de la ruta panameña y su privilegiada posición geográfica.

‘La comunicación entre Perú y España -que todavía hoy depende grandemente del Canal de Panamá- hubiera sido imposible, en detrimento del gran intercambio económico y cultural que se estableció entre esos dos polos', propone como ejemplo.

El paso de Magallanes, descubierto en 1521, se descartó en gran medida por lo peligroso, y Panamá se convirtió en punto estratégico de la Corona, apunta.

El Camino de Cruces, que nace en Panamá y cuya parte terrestre acaba en el río Chagres, en la Venta de Cruces, frente a Gamboa, donde todavía quedan restos de la antigua venta, es precursor indiscutible del Canal, señala Santos.

‘Ese camino marítimo– fluvial que desde 1914 une, por agua, los dos océanos, ya se usaba 500 años antes con el mismo propósito que hoy', establece el embajador, para rescatar ‘la apuesta de España por Panamá, desde hace siglos'.

La ampliación del Canal significa muchas cosas para España, explica a La Estrella de Panamá .

‘Además del trazado hispano de la comunicación transístmica, ya en el primer Canal de hace un siglo trabajaron miles de españoles, al dictado de los ingenieros norteamericanos que lo construyeron. Que este nuevo Canal haya sido llevado a cabo por las empresas españolas dentro del consorcio contratista también es un orgullo y una muestra de que la relación y el compromiso entre nuestros dos países no ha caducado', añadió.

Para Santos, los obstáculos en el camino se han superado y queda una obra que es un ejemplo de ingeniería para el mundo y una muestra altruista de la vocación de servicio de Panamá, gala de su ‘pro mundi beneficio'.