Temas Especiales

09 de Apr de 2020

Nacional

Practicarán más pruebas a los sobrevivientes

El proceso se encuentra en las prácticas finales de prueba.

Del 16 al 29 de agosto próximo, Lidia Atencio y Luis Contreras, dos sobrevivientes del incendio ocurrido en el bus en que viajaban el 23 de octubre de 2006, se darán cita en las oficinas de su abogado Víctor Martínez para declarar en el proceso que avanza en el Condado de Finney, Kansas, Estados Unidos contra la empresa Northcutt, Inc.

La demanda civil contra la empresa norteamericana, que se interpuso en la Corte norteamericana en 2008, es por haber comercializado el gas HC-12A en el transporte público de Panamá cuando en el norte es un producto prohíbido para este fin.

El 12 de septiembre ambas partes deben entregar al juez Wendel W. Wurst, todas las pruebas para que se fije la fecha de audiencia.

El proceso se encuentra en las prácticas finales de prueba.

La más reciente se efectuó una semana atrás. En ella participaron el propietario del Bus incendiado, un perito de la Universidad Tecnológica de Panamá y el personal de salud que atendió a Lidia Atencio y a Luis Contreras, sobrevivientes de la tragedia. El personal de salud proporcionó un avalúo a los abogados de ambas partes sobre los tratamientos médicos y las curaciones que requirieron las quemaduras que dejaron secuelas de por vida.

‘Pusieron cifras. Dijeron que el tratamiento de ambos se puede estimar en $1.2 millones. Eso se va a aportar en la audiencia en septiembre', explicó el abogado de Atencio y Contreras.

La demanda tiene como plataforma el Tratado de Asistencia Legal Mutua, firmada entre Panamá y Estados Unidos. Uno de los brazos fuertes que dio pie al proceso en los tribunales fue el dictamen de los peritos que concluyeron que la alta volatividad del gas HC-12A tuvo casi el 100% de la responsabilidad de la tragedia.