Temas del día

29 de Feb de 2020

Nacional

Panamá invertirá $200 millones contra el hambre

El Gobierno lanza Plan Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional para mitigar la desnutrición con políticas

Panamá invertirá $200 millones contra el hambre
Varios ministros de Estado participaron en el lanzamiento del plan.

A pesar de que el país ha logrado disminuir la desnutrición entre 2000 y 2015, aún hay 400 mil panameños sin garantía alimentaria, especialmente en las áreas rurales e indígenas.

La cifra fue divulgada, este martes, durante la presentación del Plan Nacional de Seguridad Alimentaria 2017 - 2021, que lanzó el Gobierno.

Ante esta realidad, el Gobierno Nacional se impone como meta reducir la subalimentación a menos del 5% en 2025 y para lograrlo, el Plan estima que debe invertir $200 millones por año en infraestructuras y empleo productivos.

Las 400 mil personas representan el 10% de la población, que no llega a cubrir la mitad del ‘costo calórico' de la canasta básica familiar por mes, señala el Plan.

Un poco más de la mitad de las 400 mil personas se concentra en las comarcas indígenas y las provincias de Bocas del Toro y Darién, señala el documento.

El plan fue elaborado por la Secretaría Nacional para el Plan Alimentario y Nutricional (Senapan), adscrita al Ministerio de Desarrollo Social, con el apoyo técnico de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

En total son doce distritos en todo el país cuya población presenta bajos niveles de nutrición y la propuesta del Gobierno es que cada institución ‘adopte' un municipio, en el que focalizará su trabajo para erradicar este flagelo.

El ministro de Desarrollo Social, Alcibiades Vásquez, indicó que en el último gabinete social se analizó el tema y se acordó incorporar los municipios al plan. Con la descentralización, los municipios tienen recursos que pueden destinar para ayudar en la implementación, dijo.

La idea, explicó, es que cada entidad destine parte de su presupuesto de inversión a la implementación del plan y acabar con la desnutrición.

El ministro Vásquez indicó que es probable que las instituciones tengan que hacer traslados de fondos internos o interinstitucionales porque se debe trabajar con el presupuesto del año.

Temístocles Díaz, ministro consejero en Salud en la Presidencia, dijo que una población desnutrida se convierte en una ‘inmensa carga' para el Estado, en vista de que un niño con bajo peso en los primeros cinco años de vida será un diabético cuando llegue a la edad adulta. Además, habló de la necesidad de cambiar el hábito de alimentación, especialmente en las escuelas.

Tito Díaz, director de la FAO para Mesoamérica, dijo que lo más importante del plan es tomar en cuenta los comedores escolares, para garantizar que los jóvenes en edad escolar no solo reciban la alimentación durante el año escolar, sino todo el año.

‘Los programas de alimentación escolar deben ser continuos', dijo. Además, es importante que el balance alimentario que el niño obtiene en la escuela también lo tenga en los hogares.

Entonces, señaló Díaz, tiene que haber políticas públicas que garanticen el acceso de la población a la alimentación.

Díaz citó como ejemplo el tema de impulsar el consumo de frutas en los centros escolares, lo que implica desarrollar una política agraria para garantizarla disponibilidad de las frutas.

‘El Plan tiene políticas claras y bien diseñadas y le tocará al Gobierno ver cómo las implementa',

TITO DÍAZ

REPRESENTANTE DE LA FAO