Temas Especiales

07 de Jul de 2020

Nacional

Vandalizan unidades de Mi Bus para asaltar a pasajeros

La estadística revela que en 217 ocasiones se han dado ataques a unidades de Mi Bus

Vandalizan unidades de Mi Bus para asaltar a pasajeros
Los atacantes se esconden tras los herbazales y esperan a que el bus se detenga.Los atacantes se esconden tras los herbazales y esperan a que el bus se detenga.

La violencia que azota al país tiene diversas caras. Una de ellas se disfraza de vandalismo a las unidades del transporte colectivo, Mi Bus, específicamente los que sirven la ruta de Chilibre que deben utilizar la Autopista Panamá Colón.

Ayer, a eso de las 4:40 de la tarde, uno de estos autobuses, repleto de pasajeros, fue atacado a la altura de la comunidad de Kuna Nega, por desconocidos que lanzaron piedras contra sus vidrios, logrando romper varias ventanas y herir a dos de sus pasajeros, una mujer de 53 años y un señor de 77 años. Ambos debieron ser llevados a un centro de salud para ser atendidos de las heridas.

El conductor no se detuvo a cuestionar a los que hicieron esto, más bien siguió su marcha y luego hizo el reporte a su base. La denuncia se interpuso ante la Policía Nacional para que realizara las investigaciones de rigor.

El gerente de seguridad de Mi Bus, Jaime Ruiz, expresó que estos ataques a pedradas no llevan otro propósito que hacer que el conductor se detenga, para entonces los delincuentes abordar el bus y robarle a los pasajeros. Por ello, informó, es que los conductores tienen instrucción de no detenerse, pues ya se han dado otros casos similares.

Ruiz dijo que la estadística de vandalismo contra los vehículos suman 217 casos. En el caso de ayer, el tramo de Kuna Nega se considera un área peligrosa para transitar, por lo que se ha reportado a la Policía Nacional de lo que ocurre en este sector.

El funcionario aclaró de que no hay pruebas de que los conductores de buses piratas también se dediquen a vandalizar las unidades de Mi Bus, aunque sí se han dado casos de que algunos de esos conductores levantan la tapa trasera del autobús y desconectan el sistema eléctrico. La intención, señaló, es la de detener temporalmente el servicio y que los pasajeros, afanados por llegar a sus trabajos, escuelas o destinos, aborden el busitos piratas al no tener otra alternativa.