Temas Especiales

14 de Aug de 2020

Nacional

Cuando un terreno municipal se vende a amigos del alcalde

Un estratégico terreno fue titulado y luego vendido casi por el mismo precio a la hija del entonces alcalde chorrerano Temístocles Herrera, quien al poco tiempo lo revendió por una suma cinco veces mayor

En un distrito donde no hay tierras ni para construir un nuevo cementerio, las relaciones políticas parecen ser clave para titular los últimos lotes disponibles.

La Estrella de Panamá tuvo acceso a documentos que revelan cómo el Municipio de La Chorrera tituló una pequeña franja de terreno en la vía Panamericana a nombre de conocidos y parientes del entonces burgomaestre. Este caso en particular se registró durante la administración del alcalde Temístocles Javier Herrera Domínguez (2009-2014), quien fuera electo como candidato del Partido Panameñista y hoy funge como gobernador de la provincia de Panamá Oeste.

Herrera Domínguez, como alcalde del distrito, vendió un lote a un funcionario que solo lo conservó por mes y medio antes de traspasarlo a otras dos personas por casi el mismo costo. Los nuevos dueños eran la hija de Herrera Domínguez y el representante del corregimiento donde está ubicada la franja de tierra.

Los nuevos dueños conservaron el terreno un tiempo prudencial antes de venderlo por cinco veces su valor inicial.

Esta pequeña franja de tierra se ubica dentro de donde hoy se construye el moderno centro comercial Las Anclas.

LA TRANSACCIÓN

Entre junio y diciembre de 2013, según los documentos a los que ha tenido acceso este medio de comunicación, fue adjudicado y titulado un lote de terreno municipal ubicado en Barrio Colón, La Chorrera.

El beneficiario, Valerio Gutiérrez Gutiérrez, director del Instituto Nacional de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan) de La Chorrera, compró 706.22 metros cuadrados, segregados de la finca 6028, que limita al Norte con la finca 614428 (Comercial Building Corporation); al Sur, con la finca 51267 (Summa Export Inc.); al Este, con la vía Interamericana; y al Oeste, con la calle ‘Tomás Guardia'.

El 12 de diciembre de 2013, mediante la Resolución 12931, firmada por el entonces alcalde del distrito , le fue adjudicado el terreno.

La compra-venta se produjo en virtud del Acuerdo Municipal N° 11A del 6 de marzo de 1969, N° 35 del 11 de agosto de 1971 y N° 28 del 13 de julio de 2010, por un monto de $3,181.50, según consta en el recibo de liquidación del 13 de septiembre de 2013, antes de la adjudicación definitiva del terreno. Cada metro cuadrado fue vendido a razón de $5, por considerarse de categoría A.

La titulación del terreno se produjo el 16 de agosto mediante la escritura 3163. De acuerdo al expediente que reposa en el Municipio de La Chorrera, los trámites cumplieron con lo establecido en los acuerdos de compra-venta de tierras municipales.

Pero, un mes y 19 días después de la venta inicial, el 31 de enero de 2014, Gutiérrez traspasó en venta a Pedro Montero (quien entonces era representante del corregimiento de Barrio Colón) y a Marisín Herrera Barrios (hija de Herrera Domínguez) la finca 452910, por un monto de $3,200.

Herrera Barrios es actualmente directora administrativa del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Un mes y diez días después, el 10 de marzo de 2014, Montero y Herrera Barrios vendieron a la sociedad Summa Export este mismo lote de terreno, por $15,000.

Gutiérrez no quiso referirse al tema, cuando este medio lo contactó, y respondió que no tenía nada que decir sobre la venta porque había sido legítima.

Herrera Domínguez, por su parte, negó tráfico de influencia en la compra-venta de este terreno y aseguró que la compra cumplió con todos los procedimientos establecidos por el Municipio de La Chorrera.

El gobernador reconoció su parentesco con Herrera Barrios. Así mismo, reconoció conocer a Pedro Montero, de quien dijo era el representante de Barrio Colón cuando él era alcalde del distrito de La Chorrera. El gobernador también recordó a Montero por la relación de trabajo que sostenían en el Consejo Municipal.

Su hija, por su parte, explicó que el propósito de la adquisición del terreno era para la ‘venta inmediata'.

Herrera Barrios reconoció conocer a Pedro Montero desde hace varios años, cuando era corregidor de Barrio Balboa. A Valerio Gutiérrez lo conoció por la transacción comercial a la que se refiere esta nota.

‘El señor Valerio conocía a Pedro y le ofreció un terreno de su propiedad, Pedro me preguntó si deseaba comprar con él ese terreno y estuve de acuerdo', explicó la hija del gobernador.

Con relación a la venta del lote municipal, Herrera Domínguez explicó primero que los del ‘mall' compraron tierras privadas para edificar el centro comercial. Pero, el agrimensor privado se percató de que existía una franja de terreno municipal en donde se construiría el moderno emplazamiento; sin embargo, no contactaron al alcalde, según él mismo dijo.

‘Con una solicitud de Pedro Montero les vendimos a Marisín y Pedro', explicó el gobernador. Pero, posteriormente se contradijo y aseveró que fue Gutiérrez quien hizo la solicitud de la franja de terreno al municipio.

Herrera Domínguez defiende la legalidad de la venta de las tierras diciendo que estos deben ir a una comisión de tierras del Consejo Municipal de La Chorrera, que era independiente y que otorgaba el ‘visto bueno' a la transacción. Este medio pudo corroborar que este ‘visto bueno' fue dado el 30 de agosto de 2013.

Herrera Domínguez indicó que puede justificar que la compra venta de este terreno fue legítima, ‘ellos dos le compraron a Gutiérrez, no hay ninguna dificultad', concluyó.

La Estrella de Panamá consultó a la Autoridad Nacional de Tierras, donde funciona la Dirección Nacional de Información Catastral y Avalúos, para tener un estimado del valor del terreno municipal.

Franklin Jiménez, director nacional de Información Catastral y Avalúos, explicó que los municipios establecen los criterios de venta de sus ejidos y no necesariamente se requiere de un avalúo para determinar los costos del terreno. ‘Ya queda a criterio de ellos si se quieren apoyar en Contraloría o en el Ministerio de Economía y Finanzas, en la Dirección de Bienes Patrimoniales, que son los que hacen los avalúos de las propiedades que va a adquirir la nación o que tienen que expropiar', añade el funcionario.

Arsenio Zurita, técnico de esta dirección, calcula el valor catastral de este lote de terreno en $25 por metro cuadrado, considerando la topografía y costos de inversión para adaptarlo para una edificación.

Hoy en día, con las mejoras efectuadas, podría costar como mínimo $100 por metro cuadrado, explicó Zurita.

El especialista recalca que los municipios no están obligados a ceñirse a los avalúos.

Zurita también añadió que cuando los terrenos pasan de ser municipales a privados, los nuevos dueños pueden establecer otros precios.

Sobre este caso, el actual alcalde de La Chorrera, Tomás Velásquez, dijo no estar al tanto. Velásquez agregó que los expedientes eran elaborados ‘a mano', por lo que es complicado tener un dominio de lo que hizo la pasada administración.

La Autoridad Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (Antai) es del criterio que pudiese abrirse una investigación administrativa por este tema.

La investigación, según la Antai, pudiese iniciarse de oficio o a solicitud de la parte interesada. ‘Se recabarán las pruebas (...) para establecer las responsabilidades pertinentes', señaló Antai.

Montero ha adquirido otras propiedades en La Chorrera, según documentos del Registro Público a los que tuvo acceso este medio. En los archivos aparecen cuatro menciones, con su nombre.