La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Nacional

La Operación Lezo y una nueva conexión en Panamá

Una investigación halló indicios de sobreprecios en contratos de formación para el mercado minorista

Los cursos estaban dirigidos a pescadores y carniceros en Panamá.

Un nuevo eslabón de la Operación Lezo, una trama de corrupción española que involucra compras infladas y pagos de sobornos y coimas a funcionarios públicos para la adjudicación de obras públicas, se encontró en Panamá.

Una investigación del juez de la Audiencia Nacional, José de la Mata, encontró indicios de que se inflaron los precios de cursos de formación para el mercado minorista de Panamá. Así lo establecen publicaciones de La Voz de Galicia y El Confidencial .

Estas irregularidades, según ambos medios, se produjeron a través del departamento de Estrategia y Negocios de la empresa Mercasa, que controlaba Pedro González, hermano de Ignacio González, expresidente del Canal Isabel II, quien es investigado por operaciones fraudulentas en la Operación Lezo.

Los cursos estaban destinados a ofrecer consejos de manipulación del producto a pescadores y carniceros y a formarlos en el uso de congelación y la cadena de frío.

Los contratos adjudicados de forma directa fueron inflados hasta un 400%. La trama funcionaba a través de intermediarios locales que fueron beneficiados con regalos y viajes pagados con los contratos adjudicados. Según El Confidencial , en Panamá las prácticas irregulares se dieron en mercados de La Chorrera, David, Colón y Herrera.

Mercasa contactó a una empresa dedicada a la formación de personas para dictar los cursos, pero con precios artificialmente engordados, según declaraciones de testigos interrogados por el juez de la causa, citadas en la publicación de El Confidencial .

La investigación había alcanzado contratos obtenidos en Angola con una empresa que pertenecía al Ministerio de Comercio del país africano y la participación de un interviniente que llegó a embolsarse hasta 20 millones de euros (unos $23 millones) por ofrecer varios servicios algunos de los cuales no se concretaron.

En Santo Domingo, República Dominicana, también se encontró otro eslabón del caso en la construcción de un mercado mayorista. El juez detectó las mismas prácticas irregulares en Panamá.

La Operación Lezo plantea cómo los ejecutivos del Canal Isabel II, empresa pública que gestiona las aguas en gran parte de Madrid, cometieron prácticas corruptas en Panamá, República Dominicana, Haití y Colombia para manipular los procesos de adjudicación de contratos. El nombre de Panamá ya había sido señalado dentro de este proceso que incluso ha sido considerado ‘el Odebrecht de Europa'.

La investigación del juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, determinó que en 2012 el consorcio Inassa (filial para la expansión americana del Canal de Isabel II) -Compañía Levantina de Edificación y Obras Públicas (Cleop) se adjudicó de forma ilegal un contrato en Panamá denominado ‘Obra para el diseño y construcción del alcantarillado sanitario de La Pintada', en la provincia de Coclé, por $4 millones.

Este contrato, según el caso que se ventila en España, se adjudicó tras el presunto pago ilegal de comisiones.