Temas Especiales

11 de Jul de 2020

Nacional

‘Sueño con un país donde nos respetemos unos a otros', Teresita Yániz de Arias

Teresita Yániz de Arias habló con ‘La Estrella de Panamá' sobre educación sexual, matrimonio igualitario y el país de sus sueños. A las mujeres les dice que aún quedan luchas que librar

Su papel preponderante en favor de las mujeres y menores de edad, la ha convertido en una figura reconocida en la lucha por los derechos de la familia. Llegó desde Cuba muy joven para quedarse en Panamá y convertirse no solo en la esposa de uno de los líderes del movimiento civilista que luchó por la democracia del país, sino en una activa legisladora que impulsó importantes leyes como la de protección integral de las adolescentes embarazadas y la ley de paternidad responsable, entre otras. Para el ‘Panamá que queremos', Teresita Yániz de Arias habla del matrimonio entre personas del mismo sexo y educación sexual, sin pasar por alto su visión de un país en el que se viva con igualdad y respeto, aunque ella ‘no lo llegue a ver', dice con mucha lucidez a pocos días de alcanzar los 75 años de edad.

¿QUÉ TAN IMPORTANTE ES LA IMPLEMENTACIÓN DE UNA LEY DE EDUCACIÓN SEXUAL?

‘La educación sexual debe empezar desde la cuna, cuando la madre enseña a su niño a llamar a las cosas por su nombre, sin temor a avergonzarse o hacerlo de una manera real'.

Creo que la inmensa mayoría de las personas, de todos los niveles sociales, deben ser conscientes de que la educación sexual integral no solo incluye información científica, sino también valores, y es imprescindible en el mundo de hoy. En primer lugar porque nuestros niños y adolescentes están expuestos a un bombardeo de estímulos sexuales a través de las canciones, las telenovelas y el cine. Entonces, la educación sexual debe empezar desde la cuna, cuando la madre enseña a su niño a que llame las cosas por su nombre, sin temor a avergonzarse .

¿POR QUÉ POSPONER POR MÁS TIEMPO EL DEBATE?

Ha habido una enorme cobardía no solo por seguir posponiendo la ley, sino la responsabilidad de atender un problema que no solo incluye embarazos de adolescentes, que son diez mil y once mil anualmente, sino también las enfermedades de transmisión sexual, en donde hemos visto un incremento increíble. (...) Yo responsabilizo a los tres últimos gobiernos que no han tenido la valentía de decir que tenemos una responsabilidad en materia de salud pública y no vamos a dejar que un grupo de fanáticos ultraconservadores dejen que este problema siga allí.

¿DEBE RETOMARSE LA DISCUSIÓN DEL PROYECTO DE EDUCACIÓN SEXUAL?

Yo creo que eso no va a pasar. De alguna manera, hay un temor a estos grupos ultraconservadores, que tienen la capacidad de movilizar a mucha gente que a veces ni siquiera sabe qué están defendiendo. Además, es un año electoral, así que no existe ninguna posibilidad de retomar la discusión.

‘El tema de la igualdad no pasa solo porque las mujeres se superen, sino porque los hombres también se incorporen a compartir una serie de responsabilidad que son exclusivas de ellas'.

¿CUÁL ES, A SU JUICIO, EL MODELO DE EDUCACIÓN SEXUAL IDEAL PARA PANAMÁ?

En primer lugar, es un proyecto de educación sexual integral y hay que empezar por incluir a la familia. Es decir, la propia madre y el propio padre para que introduzcan a sus hijos en el tema, de acuerdo a sus edades. La madre puede explicarle a sus hijos los cambios que está experimentado su cuerpo durante la adolescencia. Lo mismo pueden hacer el padre y el abuelo. Creo que ese es el comienzo de una sociedad medianamente educada y civilizada. En segundo lugar está la escuela, que tiene que enseñar la información científica general. Después de la escuela, la iglesia, la sociedad y los medios de comunicación tienen que instruir en valores para saber que nuestro cuerpo tiene que respetarse, que la vida es sagrada.

¿QUÉ PIENSA DEL MATRIMONIO IGUALITARIO?

Yo creo que la unión civil tiene un espacio abierto en nuestra sociedad y no quiero llamarlo matrimonio porque tiene que haber un respeto a la tradición, a ciertos conceptos que son milenarios. El matrimonio histórica y jurídicamente ha sido entre un hombre y una mujer. Si dos personas del mismo sexo quieren establecer una relación civil, no tengo ningún inconveniente en eso. Es más, esas uniones podrían darse incluso entre personas que ni siquiera lo hacen por razones sexuales.

EN UN FUTURO, ¿SE REGLAMENTARÁN ESTAS UNIONES EN PANAMÁ?

A mí me parece lógico que esa gente pudiera asegurar legalmente ciertas cosas, como por ejemplo, el derecho a heredar, a la mutua protección, a tomar decisiones médicas cuando uno de los dos no pueda decidir por sí mismo. Yo estoy segura que eso llegará porque se trata de darle una estructura a relaciones que ya existen. (...) No podemos seguir imponiendo una serie de normas de tipo modal a toda la población cuando hay un porcentaje que no la comparte y que, además, no le hacen daño a nadie. ¿Qué daño le hace a alguien una pareja del mismo sexo que vivan juntos y que desean darle a eso un sustento legal. Eso me parece legítimo y normal en el orden de reconocer ciertos derechos humanos.

TENGO LA PERCEPCIÓN DE QUE LA SOCIEDAD DISCRIMINA A LAS PAREJAS DEL MISMO SEXO...

Es así. El debate que se ha producido a nivel de este tema tiene un componente de prejuicio; sin embargo, encendemos la televisión y vemos programas del exterior donde trabajan parejas del mismo sexo. Uno de los temas preferidos cuando se habla de esto es que los homosexuales no pueden adoptar, pero resulta que ellos no son estériles.

HABLANDO DE ADOPCIONES, ¿QUÉ PIENSA DE QUE TENGAN O ADOPTEN HIJOS?

Si deciden tener un hijo, nadie se lo puede impedir. En el tema de la adopción, que es en donde existen más problemas, porque no solo se incluyen los derechos de la pareja, sino también los del niño. ¿Cómo queda ese niño ante la sociedad? Yo creo que allí hay un margen para que puedas discutir el tema. (...) No ensalzamos en la discusión estéril de que si adoptan o no, sino tienen que adoptar porque si quieren pueden tener un hijo.

USTED HA DADO FUERZA Y COHESIÓN AL MOVIMIENTO DE MUJERES; SI TUVIERA QUE ENVIARLES UN MENSAJE, ¿QUÉ LES DIRÍA?

Que todavía tenemos por delante muchas cosas que lograr. Estoy convencida de que mientras en este país no todas las mujeres tengamos acceso a hacer respetar nuestros derechos, mientras haya una que quede excluida, todo lo que las demás hemos alcanzado no vale nada. Todo ese discurso de que las mujeres tenemos derecho a vivir en paz, que las mujeres no tenemos por qué vivir sujetas a la violencia, que no podemos aceptar ningún tipo de discriminación en el salario, en el empleo, en las condiciones en las que trabajamos, todo eso tiene que estar al alcance de todas las mujeres panameñas.

¿CUÁL ES EL PANAMÁ AL QUE ASPIRA?

Un Panamá donde todos tengamos acceso a una buena educación, donde la escuela pública sea tan buena que ir a un colegio privado sea una cosa excéntrica. Donde sea lo mismo que te atiendan en un hospital público que en uno privado. Que la opción de la medicina privada sea eso. Que todos tengamos acceso a una administración de justicia donde no se distinga entre pobres y ricos. Un país donde todos podamos tener acceso a un trabajo digno y bien remunerado, un país donde tengamos, además de la justicia, equidad y la posibilidad de una buena vida. Además, donde todos seamos ciudadanos de primera categoría.

RESUMEN

Teresita Yániz de Arias nació en La Habana, Cuba, en 1943

Nombre completo: Teresita de Jesús Yániz Alonso de Arias

Su carrera: Realizó estudios universitarios en la Florida Internacional University, donde obtuvo, primero, el título de Bachelor of Arts in Philsophy y, más tarde, el de Master of Science. Desde 1984 hasta 1989, participó políticamente para restaurar la democracia en Panamá. En 1999, resultó electa como legisladora. Ocupó la primera vicepresidencia de la Asamblea Legislativa en el periodo 2000-01 y presidió la Comisión de Asuntos de la Mujer en dos períodos. Es la viuda de Ricardo Arias Calderón.