08 de Dic de 2022

Nacional

Panamá, orientada a ser una ciudad más resiliente

Actualmente la capital forma parte del programa 100 Ciudades Resilientes de la Fundación Rockefeller

Esta semana, el director municipal de Resiliencia, Arturo Dominici, descubrió que la empresa MiBus tiene plazas de trabajo pero no cuenta con personal preparado para ocuparlas. No están reclutando más operadores de buses, sino que necesitan gente para el área de tecnología del transporte.

‘Los extranjeros vienen con mejor preparación y toman un puesto de trabajo de gente que no puede tomarlos. Aquí tenemos un alto nivel de deserción escolar, gente que no está preparada para las carreras', dice Dominici. Y agrega: ‘La gente se la pasa metida en el tranque, nadie ve a sus hijos para educarlos, no los tienen en buenas escuelas, con buena preparación...'.

Para el funcionario todo está conectado: un problema vial en la ciudad tiene un impacto en múltiples aristas. De hecho, el problema del transporte es uno de los cinco ejes que aborda el Plan de trabajo de la dirección de Resiliencia, que iniciará este mes de marzo.

‘La visión es recuperar a todas aquellas personas que están en situación de pobreza. Esta ciudad con edificios altos es lo que se vende como Panamá, pero cuando vas a ver la realidad no es esa. Tiene un montón de bolsones de pobreza y gente que se demora dos horas en llegar a su trabajo, con mala remuneración, y aún persiste la discriminación', añade Dominici. Y para hacerle frente a esto, su dirección ha identificado cinco áreas de trabajo.

UNA CIUDAD RESILIENTE

La resiliencia, según la ONU, se refiere a la capacidad de los asentamientos humanos para resisitir y recuperarse rápidamente de cualquier peligro plausible, con ‘un enfoque frente a amenazas múltiples'.

El propio director de Resiliencia del Municipio de Panamá menciona que trabajarán en estas cinco áreas: equidad y entorno (transporte, economía y competitividad); comunidades y cohesión social; convivencia con el agua, ecosistemas y cambio climático; conocimiento y vulnerabilidades físicas; gobernanza y administración municipal.

Estos cinco puntos fueron establecidos en el ‘Análisis preliminar de resiliencia Ciudad de Panamá', que publicó la dirección encargada en diciembre del año pasado.

El objetivo del primer eje es ‘identificar acciones que permitan mejorar la calidad de vida de los ciudadanos con énfasis en áreas de baja conectividad o mal conectadas, y grupos de menor acceso a empleo', según el mismo documento.

El segundo tema que trata ‘comunidades y cohesión social' arrojó como diagnóstico que en Panamá ‘no hay una integración entre las distintas comunidades de la ciudad, y éstas no poseen mecanismos actualizados para entender sus problemas y garantizar acciones adecuadas a nuestra realidad social'.

Se entiende que este subtítulo tiene que ver con la integración de los derechos de la mujer y la desaparición de la discriminación hacia cualquier ciudadano, más allá de su religión, etnia, nacionalidad, género u orientación sexual.

En el tercer ámbito, sobre ‘convivencia con el agua, ecosistemas y cambio climático', el informe recalca que en la ciudad ‘no hay conciencia de la importancia y valor de los recursos hídricos, ni del impacto del patrón de desarrollo urbano en los ecosistemas de hoy y ante proyecciones de cambio climático'.

Entre estas amenazas resalta la ‘incapacidad histórica para educar a la población' sobre temas como la conservación de bienes naturales y el agua.

‘El desarrollo económico del país y su ciudad principal se contradicen con la poca capacidad para el manejo y reutilización de las aguas residuales y desechos sólidos, una problemática que ya ha sido resuelta en otras ciudades', señala el informe.

Estos problemas se conectan con inundaciones, el incremento de enfermedades y la falta de iniciativas conjuntas con otras entidades.

VULNERABILIDADES FÍSICAS Y GOBERNANZA

El cuarto eje de trabajo de esta dirección, agrega Dominici, es el de ‘conocimiento y vulnerabilidades físicas', y cita el informe, que detalla que ‘no existe un entendimiento actualizado sobre los riesgos existentes'.

Hoy en Panamá hay cada vez más movimientos sísmicos. Pero la baja frecuencia histórica de desastres naturales en la ciudad ha creado una marcada percepción de baja vulnerabilidad por parte del ciudadano común.

En respuesta a este problema, se tiene como objetivo liderar la generación de conocimiento en reacción a escenarios de impactos plausibles en la capital e ideas para responder efectivamente.

Finalmente, la quinta área de trabajo corresponde a ‘gobernanza y administración municipal'. Aquí el problema identificado ha sido que la Alcaldía ‘no tiene todas las competencias que necesita para administrar y manejar la ciudad'.

La descentralización de la administración pública es uno de los principales retos, ya que el municipio ahora asume la responsabilidad sobre diversas competencias que antes eran del Gobierno central.

El objetivo para resolver este asunto es identificar los vacíos y necesidades en torno a procedimientos administrativos, promoviendo innovación, integración y optimización de recursos.

Estos cinco ejes ahora serán abordados —concluye el director municipal de Resiliencia— en talleres y charlas grupales con la participación de la comunidad y las direcciones municipales de Participación Ciudadana, Gestión Social, y Cultura y Educación Ciudadana.

El resultado serán las estrategias concretas a llevar a cabo para hacer de Panamá una ciudad más resiliente.

RED

Panamá, una de las 100 ciudades resilientes del mundo

A través de un concurso, Panamá fue elegida como una de las 100 Ciudades Resilientes (100CR) del proyecto que impulsa la Fundación Rockefeller.

Esta iniciativa ayuda a las ciudades a establecer una nueva dirección de planificación en resiliencia.

Según Arturo Dominici, director de este departamento en el municipio, dicho proyecto sirve para preparar a la capital ante los retos que enfrenta y para estar lista ante cualquier impacto: ambiental, social, económico, de infraestructura, y tensiones, que son los conflictos que van afectando lentamente pero al final estallan.

El primer paso para cumplir con el programa 100CR fue elaborar un análisis preliminar sobre ciudad de Panamá, que fue publicado en diciembre del año pasado y que es de acceso público.

‘Habla del programa y el proceso de elaboración de estrategias de resiliencia. Se hizo un estudio que incluye la historia de la ciudad, cuáles han sido los impactos más grandes que ha tenido, su crecimiento urbano, problemas de inundaciones, movilidad y transporte, y cómo ha ido creciendo la huella urbana', dijo Dominici a este diario.

El segundo paso fue presentar el plan de trabajo, que se pondrá en marcha este mes. Finalmente, se presentarán estrategias concretas por ejecutar.

La dirección municipal de Resiliencia fue creada por medio del Acuerdo N°87 del 4 de abril del 2017.

Su objetivo, según el plan de trabajo, es desarrollar y ejecutar la política municipal de resiliencia en el ámbito local, se requería el establecimiento de una unidad administrativa de perfil técnico con capacidad de articulación, coordinación, acompañamiento y seguimiento al sistema de planificación y gestión del territorio, de modo que la ciudad pueda contriibuir a la mejora de la calidad de vida de sus habitantes.

CRONOLOGIA DEL PROYECTO

El plan para tener una ciudad más resiliente inició el año pasado.

DICIEMBRE 2017

En respuesta a la membresía del proyecto 100CR, se presentó el ‘Análisis preliminar de resiliencia Ciudad de Panamá', un amplio estudio que sirve como primera radiografía de la ciudad, sus potenciales y amenazas.

FEBRERO 2018

Este año la dirección de Resiliencia presentó el ‘Plan de trabajo-abordaje adaptado para la Ciudad de Panamá', en el que se detallan quiénes serán los actores y aliados y cuáles serán las consultas y talleres con la ciudadanía.

MARZO 2018

Este mes se ejecutará el plan de acción. Una vez consumadas las reuniones con diversos grupos de ciudadanos, se delimitará las estrategias concretas a realizar por medio de la coordinación de la dirección municipal de Resiliencia.