Temas Especiales

11 de May de 2021

Nacional

‘Hay masacre en Nicaragua'

La Guardia Nacional de Somoza luchaba contra una guerrilla armada. Por su parte, Ortega ha armado a una serie de personas a las que les ha dado ‘licencia para matar' a una población civil, que protesta sin armas

‘Hay masacre en Nicaragua'
La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, junto a su esposo, el presidente Daniel Ortega.

El mundo entero está consternado ante la divulgación de videos y audios en los que se observa y escucha a sacerdotes que no han podido contener el llanto en medio de entrevistas periodísticas, debido a la impotencia que les produce ver a tanta gente, principalmente a jóvenes, morir en defensa de la libertad, la justicia y la democracia en Nicaragua.

Y es que ‘hay masacre' en Nicaragua, afirma, sin titubeos, el sacerdote nicaragüense Silvio Avilez. Prácticamente desde el inicio de las protestas, hace cuatro meses, no ‘ha habido un solo día en que no hayamos tenido que llorar a un compatriota muerto por las hordas criminales del régimen Ortega-Murillo', asegura con infinita tristeza el religioso.

La masacre, sin lugar a dudas, sería de mayores proporciones si obispos, sacerdotes y religiosas no se hubiesen puesto del lado del pueblo, víctima de la represión gubernamental, en actos de verdadero heroísmo.

Informes de Derechos Humanos han reportado que el número de muertos, la mayoría jóvenes, ya va por 448 desde que se iniciaron las protestas, en abril del presente año.

El sacerdote jesuita asegura que la revolución está perdida desde que Daniel Ortega hizo del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), no una vanguardia del pueblo, sino una empresa familiar para enriquecerse. Para decirlo claro: el gobierno de Daniel Ortega ha tenido como táctica la represión, y, como estrategia, la mentira, apunta con énfasis.

PADRE, ESPECÍFICAMENTE, ¿QUÉ ES LO QUE HA DESENCADENADO LA CRISIS EN NICARAGUA?

Para entender lo que ocurre en Nicaragua, podemos mencionar causas mediatas y causas inmediatas. Las causas mediatas están en el progresivo desmantelamiento, a partir del año 2007, de la institucionalidad democrática del país. Una vez que fue electo presidente en 2006, Daniel Ortega, fue cooptando todo poder que pudiese hacerle contrapeso. Se hizo del poder electoral (sucesivos procesos electorales fraudulentos a partir de entonces); se hizo del poder judicial que obedece no a las leyes, sino a la voluntad política del presidente; se hizo del poder legislativo, del que tiene mayoría producto de fraudes electorales. Además, dinamitó la profesionalización de la Policía Nacional, quitando y poniendo jefes policiales, teniendo como único criterio la incondicionalidad a la voluntad del presidente. Algo parecido a lo ocurrido con el ejército de Nicaragua. La causa mediata ha de verse en el cierre de los espacios democráticos.

DATOS PERSONALES

En 2001, fue ordenado sacerdote

Nombre completo: Silvio Avilez C.

Lugar de nacimiento: Managua, Nicaragua

Edad: 50 años

Religión: Católica

Profesión: Sacerdote

Resumen de su carrera: Ingresó a la Compañía de Jesús (Jesuitas) en 1989, en Panamá, donde ahora trabaja. Fue ordenado sacerdote en el 2001. Prestó sus servicios como sacerdote en la Universidad Centroamericana (UCA), de Managua, del 2004 al 2012. Desde el 2013 es maestro de novicios en Panamá, en el Noviciado San Ignacio de Loyola.

Las causas inmediatas fueron dos: la quema de la reserva de Indio Maíz (reserva de la biósfera en el sur del país) y cambios en la ley de seguridad social que imponía un impuesto a los jubilados y pensionados para recibir atención médica y que elevaba la cuota obrero-patronal del asegurado.

El gobierno no reaccionó con prontitud ante la quema de Indio Maíz y los universitarios salieron a protestar. Y, como cualquier intento de protesta social desde el 2006, fueron duramente reprimidos. Los estudiantes también salieron a protestar contra las reformas a la seguridad social el 18 de abril y el gobierno respondió a la protesta con francotiradores (parapolicías), lo que ocasionó los primeros universitarios muertos.

El pueblo podía tolerar —al parecer— el cierre de los espacios democráticos, pero cuando el gobierno reprimió de manera salvaje la protesta estudiantil, el pueblo dijo: ¡Basta! Fue la gota que derramó el vaso de la insatisfacción que se venía acumulando por años.

NICARAGUA YA VIVIÓ UNA CRISIS SIMILAR A LA QUE HOY ENFRENTA, ¿A QUÉ SE DEBIÓ QUE REPITIERA LA HISTORIA?

En 1979, una revolución armada derrocó al dictador Anastasio Somoza. Hubo una guerra civil (Guardia Nacional vs. Guerrilla Sandinista), que terminó con la huida del país de Somoza.

La crisis de ahora es similar y distinta a la crisis de 1979. Similar en lo que Daniel Ortega tiene en común con Anastasio Somoza, la forma dictatorial de gobernar: el Estado no a favor del pueblo, sino en contra de éste; la corrupción galopante, la competencia desleal, el Estado como botín, la represión, etc. Pero hay una diferencia fundamental: la Guardia Nacional de Somoza luchaba contra una guerrilla armada. Ortega ha armado, bajo el amparo de la Policía y el beneplácito del Ejército de Nicaragua, a una serie de personas a las que les ha dado ‘licencia para matar'. Y lo hacen contra la población civil, que protesta sin armas.

Por acción, en el caso de la Policía Nacional; y por omisión, en el caso del Ejército, los parapolicías y paramilitares de Daniel Ortega han masacrado en estos cien días a casi 450 nicaragüenses, cuyo único delito ha sido ejercer su derecho a la protesta ciudadana.

¿QUÉ ROL JUEGA EN TODO ESTO ROSARIO MURILLO, LA VICEPRESIDENTE DE NICARAGUA Y ESPOSA DE ORTEGA?

Violando la Constitución de la República de Nicaragua, Daniel Ortega postuló a su esposa Rosario Murillo como candidata a vicepresidenta.

Ella ha ejercido, desde antes de ser vicepresidenta, un poder real en todas las estructuras de gobierno. Es la voz ‘oficial' y ‘única' del gobierno (ningún funcionario público, de ministros hacia abajo, puede dar entrevistas o informes de gestión). Si ella ha tenido un peso real en el gobierno, es lógico que sea —al menos— cómplice de la represión del gobierno.

HE ESCUCHADO A LÍDERES OPOSITORES, ENTRE ELLOS ESTUDIANTES, MANIFESTAR QUE EL PUEBLO ESTÁ DISPUESTO A DAR LA VIDA POR LA LIBERTAD, ¿CUÁL ES SU REFLEXIÓN SOBRE ESA DECISIÓN?

Los estudiantes universitarios acuñaron una consigna a inicios de las protestas: ‘Nos quitaron tanto, que nos quitaron el miedo'. Es lo que han demostrado en estos meses a partir del 18 de abril. La gran mayoría de los más de 400 asesinados por el régimen han sido jóvenes, incluso menores de edad.

El pueblo le reconoce a los estudiantes el haberlo despertado del letargo en que la dictadura Ortega Murillo lo tenía sumido. El obispo auxiliar de Managua, Monseñor Silvio Báez, se refiere a los estudiantes universitarios como ‘la reserva moral del país'.

¿ORTEGA SUPERÓ LA DICTADURA SOMOCISTA DEL 79? ¿PODEMOS HABLAR DE UNA REVOLUCIÓN PERDIDA, COMO LO AFIRMA EL PADRE ERNESTO CARDENAL?

La revolución está perdida desde que Ortega hizo del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), no una vanguardia del pueblo, sino una empresa familiar para enriquecerse. Y eso viene ocurriendo desde inicios de los años noventa del siglo pasado.

Al disparar a matar con armamento de guerra en contra de la población civil desarmada, sí ha superado a Somoza. También lo ha superado en corrupción y en riquezas.

¿QUÉ BUSCABA ORTEGA CON EL LEMA DE SU GOBIERNO: ‘CRISTIANO, SOCIALISTA Y SOLIDARIO'? ¿EL CRISTIANISMO PUEDE SER SOCIALISTA?

Buscaba votos. Un gobierno populista y oportunista que no tiene ningún problema en aliarse con ‘el mejor postor'. Se dice cristiano para ganar el voto de las denominaciones evangélicas y de una parte de la Iglesia católica a la que ha tenido comprada y/o chantajeada.

Se dice socialista para ganarse el voto de los nostálgicos que aún sueñan con la revolución perdida.

Se dice solidario, porque mantiene ciertas políticas asistencialistas hacia los sectores más desfavorecidos de la sociedad.

¿ESTÁ SIENDO PERSEGUIDA LA IGLESIA CATÓLICA DE NICARAGUA?

El pasado 19 de julio, el discurso de Daniel Ortega frente a sus simpatizantes se lo dedicó a los obispos, a quienes llamó golpistas. Funcionarios del gobierno Ortega-Murillo han acusado a los sacerdotes de terroristas. Sus turbas han profanado iglesias, insultado y golpeado a sacerdotes y obispos. Se han burlado de manera tosca de los obispos en los medios de comunicación del gobierno y en sus redes sociales. Por más de cinco horas dispararon contra la Iglesia de la Divina Misericordia, en donde buscaron refugio estudiantes de la Universidad Nacional.

Claro que la Iglesia católica está siendo perseguida en Nicaragua; así como lo está toda persona o institución que se atreva a reclamar al gobierno asesino de Ortega-Murillo justicia, democracia y libertad.

‘Un gobierno populista y oportunista que no tiene ningún problema en aliarse con ‘el mejor postor'. Se dice cristiano para ganar el voto de las denominaciones evangélicas y de una parte de la iglesia católica a la que ha tenido comprada y/o chantajeada'.