La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Nacional

Mario De Pascuale, perseverancia sin límites

El estudiante más viejo egresado de la Universidad de Panamá intentará romper su propio récord, al iniciar otra carrera universitaria, esta vez en la Facultad de Ciencias Agropecuarias

A los 83 años, recibió su título de licenciado en Economía Ambiental.

Cuando Mario De Pascuale fue llamado por el rector Eduardo Flores Castro para que recibiera su diploma, la celebración fue apoteósica, pues todos sus jóvenes compañeros le lanzaban vítores al tiempo que aplaudían de pie.

‘Hoy es un día especial, porque la Universidad de Panamá y Mario De Pascuale, uno de los estudiantes que se gradúa esta noche, cumplen 83 años', expresó el rector.

Hijo de italiano casado con panameña, De Pascuale, un hombre que se declara perseverante sin límites, se siente feliz porque graduarse de la universidad era uno de sus más grandes anhelos. Vive en La Chorrera, desde donde viaja cada día a la primera casa de estudios para recibir sus clases. En ocasiones, el trayecto duraba hasta tres horas, algo que califica de ‘terrible', aunque comenta que aprovechaba para tomar su ‘cinquito'.

Aunque está jubilado desde hace más de 20 años, afirma que estudia porque descubrió hace mucho tiempo que hacerlo es su principal diversión. De hecho, después de culminar su carrera de economista ambiental, ahora ha iniciado el estudio de algunas materias en la Facultad de Ciencias Agropecuarias, relacionadas con el manejo de cuencas hidrográficas y medio ambiente, temas que le apasionan.

Es feliz cuando se rodea de jóvenes. En todo momento sus compañeros, la mayoría de los cuales no llega a los 25 años, lo han respetado. ‘Yo sencillamente soy uno más', dice, y agrega: ‘como también fui joven y muy inquieto, cuando ellos van, ya yo he ido y estoy de regreso; les sigo la corriente y me adapto a ellos'.

Se siente muy agradecido con sus profesores, quienes le transmitieron sus conocimientos, los cuales espera compartir, de igual manera, durante el tiempo que le queda de vida.

Le llama la atención que mucha gente lo para en la calle para felicitarlo. Quien menos él espera le dice: ‘lo felicito por su graduación', lo que lo hace sentirse muy complacido porque la gente lo percibe como un símbolo y piensa que a través de su logro ha calado el mensaje de que quien persevera alcanza y que nunca es tarde para aprender.

A De Pacuale siempre le gustó estar vinculado al sector agrario. Trabajó en el Banco de Desarrollo Agropecuario y cuando ya tenía 15 años de laborar en la institución bancaria, un señor, sin ninguna explicación, llegó y le dijo que tenía que irse. Tomó lo poco que tenía en la oficina y se fue llorando como un niño; estaba muy triste y acongojado porque con su sueldo mantenía a sus cinco hijos, y estudiaba.

Luego se enteró de que su puesto se lo habían ofrecido a alguien por motivos políticos. Pero en ese tiempo trabajaba los sábados en una finca que el doctor Jorge Illueca tenía en San Carlos. Lo iba a buscar y al regreso lo dejaba en su casa, ubicada en La Chorrera, donde siempre ha vivido, desde que se independizó de sus padres.

Cuando el doctor Illueca llegó a la Presidencia, lo llamó y le dijo. ‘Tú eres muy valioso y te mereces algo bueno'. Luego fue nombrado en el Departamento de Préstamos Agropecuarios del Banco Nacional, donde se jubiló.

El economista habla, además, de la crisis del Seguro Social, institución en la que cayó enfermo luego de una operación en la cabeza. Considera que la Caja debe ser reinventada, pues, según sus palabras, ha colapsado.

DON MARIO, ¿CÓMO FUE SU RELACIÓN CON LOS JÓVENES?

Magnífica. Nunca tuve dificultad con ellos. Los conozco demasiado, así es que siempre me he llevado muy bien con todos. Los jóvenes me dan vida.

¿QUÉ PIENSA DE LAS REDES SOCIALES?

Perfil

Es un defensor permanente de los derechos sociales

Nombre completo: Mario De Pascuale Núñez

Nacimiento: Colón

Ocupación: Economista Ambiental

Creencias religiosas: Católico

Cónyuge: Esperanza González

Resumen de su carrera: Se graduó en el Instituto Nacional. Trabajó en el Banco de Desarrollo Agropecuario y en el Banco Nacional, en el Departamento de Préstamos Agropecuarios, donde se jubiló. A los 83 años recibe su título de licenciado en Economía Ambiental, por la Universidad de Panamá. Actualmente, estudia otra carrera. Es un defensor permanente de los derechos sociales.

Me encantan las redes sociales, pues se puede tener una gran cantidad de información que anteriormente se encontraba solo en los libros que generalmente se consultaban en las bibliotecas. Ahora todo es diferente.

No obstante, hay algo que me preocupa, y es que los muchachos, por el tema del internet, han echado a un lado los libros, que han sido tan importantes para la educación. Los muchachos no leen, pareciera que los libros y las bibliotecas han pasado a mejor vida, y eso es parte de la baja que ha sufrido la educación, aunque, repito, no estoy en contra de las redes sociales, pues son instrumentos que, bien empleados, pueden ser muy positivos para la enseñanza-aprendizaje, pero son solo medios.

CADA DÍA VEMOS MÁS CASOS DONDE SE RETRATA LA PÉRDIDA DE VALORES, ¿QUÉ OPINA USTED AL RESPECTO?

Es cierto. Los valores morales que tuvieron nuestros padres y abuelos se han deteriorado. Estos valores deben ser rescatados y enseñados en casa, en las escuelas y universidades. La honestidad, el respeto, la tolerancia, son valores indispensables que, conjuntamente con el trabajo, impulsan el desarrollo de la sociedad.

Esos valores perdidos deben rescatarse a través de una acción firme y decidida de todos los sectores gubernamentales y de toda la sociedad. El ejemplo de los padres, maestros y profesores, es fundamental. También el ejemplo de quienes nos gobiernan.

¿CUÁL HA SIDO SU PRINCIPAL LOGRO DE VIDA?

El haber logrado que mis cinco hijos se hayan graduado de la universidad; entre ellos, dos médicos.

Tengo dos nietas que también son médicos y hay una iniciando, de igual manera, la carrera de medicina.

¿CÓMO VE USTED EL HECHO DE QUE LOS PROFESORES DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ TIENEN QUE JUBILARSE A LOS 75 AÑOS Y USTED SE GRADÚA A LOS 83?

Lo cierto es que la esperanza de vida del panameño es de 75 años. En lo que respecta a los profesores, me parece bien que los jubilen a esa edad, porque pueden disfrutar de su jubilación por algunos años más sin los compromisos que tienen cuando son docentes, como asistir a las aulas, la preparación de material para las clases, calificaciones de exámenes y de trabajos que le asignan a los estudiantes, entre otros.

Creo en el relevo generacional, pues existe otra gente que se gradúa y que puede aportar ideas nuevas y frescas, acordes con los tiempos modernos.

USTED ESTÁ JUBILADO, ¿POR QUÉ SE INTERESA TANTO EN ESTUDIAR?

Vivimos en un mundo cambiante, hay que actualizarse. No me gusta quedarme atrás. Además, he encontrado el hobby más interesante y maravilloso del mundo: el estudio.

Me siento feliz solo por el hecho de llegar a la universidad y encontrarme con los jóvenes y recibir mis clases.

¿QUÉ REFLEXIÓN HACE SOBRE LA SITUACIÓN DE LA CAJA DE SEGURO SOCIAL?

Pienso que el Seguro Social tiene que reinventarse. No podemos seguir con un seguro con las condiciones actuales: escasez de medicamentos, hospitales contaminados y, sobre todo, hay que terminar con el negociado que existe con las medicinas. Eso es realmente escandaloso. Se gastan millones de dólares y nunca hay nada.

Eso del negociado ya se ha denunciado, pero veo que no pasa absolutamente nada.

El año pasado fui operado de una afección en la cabeza. Se me contaminó la herida, y como consecuencia de la contaminación, permanecí tres meses hospitalizado. Lo que más me dolió de todo eso, fue que no pude asistir a la universidad en ese tiempo, así es que perdí un semestre de estudios.

‘La política económica del gobierno panameño anda por caminos equivocados; sobre todo se encuentra plagada de corrupción de funcionarios públicos'.

USTED ES ECONOMISTA, ¿QUÉ PIENSA DE LA ECONOMÍA PANAMEÑA?

La política económica del gobierno panameño anda por caminos equivocados; sobre todo se encuentra plagada de corrupción de funcionarios públicos. Millones de dólares han ido a parar a las cuentas bancarias de diputados, ministros y otros funcionarios; dineros que muy bien pudieran haberse invertido en los alcantarillados sanitarios, escuelas, hospitales, campos deportivos y demás.

Los millones que se recolectan de la gente que trabaja, van a engrosar las cuentas bancarias de funcionarios en el poder y eso no tiene perdón de Dios… ni de nadie.

¿QUÉ MENSAJE QUISIERA DEJARLE A PANAMÁ?

El mensaje que le envío, sobre todo a los jóvenes, es que estudien, que en el estudio está el futuro de cada uno, de sus familias y del país. Que no abandonen sus estudios a pesar de los obstáculos que encuentran en el camino. Si perseveran, tendrán éxito… para muestra, aquí estoy yo. He sido extremadamente perseverante y los frutos los he visto y los he disfrutado. A los adultos les digo que anden por el camino recto y que se dejen de hacer maldades, porque créame que a la edad que tengo, puedo certificar que aquí todo se paga.