La Estrella de Panamá
Panamá,25º

19 de Sep de 2019

Nacional

‘Yo me siento profeta en mi tierra'

El pianista, compositor y jazzista panameño Danilo Pérez se siente complacido del respeto y el cariño que le profesa la gente de su tierra natal. El ejemplo de éxito de la vida del galardonado músico permea en los jóvenes, en especial en los barrios marginales

‘Yo me siento profeta en mi tierra'

Danilo Pérez, pianista, compositor y jazzista panameño, ha decidido cambiar el mundo a través de la música. Su filosofía es que el arte, la cultura y la música transforman vidas y entornos sociales. Esta fórmula es una herencia de su papá, quien le enseñó matemáticas usando la música como fondo. ‘Dos más dos, cuatro', dice al tiempo que dos dedos suenan una mesa en dos ocasiones. Así ha sido toda su vida: a todo le ha puesto música.

Es lo que lo ha llevado a la cima. El cuarteto de Wayne Shorter, del que forma parte el pianista panameño, obtuvo el Grammy en la categoría de mejor álbum de jazz instrumental, por ‘Emanon', en febrero de 2019.

Para ‘El Panamá que queremos' de La Estrella de Panamá , Pérez conversa sobre el álbum ganador y la experiencia en los Grammy. También sobre un proyecto que desarrolla para transformar vidas de jóvenes usando como terapia la música.

¿CUÁNTOS PREMIOS GRAMMY HA GANADO?

Oficialmente dos, con cinco nominaciones.

¿DÓNDE ESTABA CUANDO SE ENTERÓ DE LA NOTICIA DE QUE HABÍAN GANADO ?

Estábamos juntos, en el teatro (Staples Center, Los Ángeles, California) con nuestros familiares. Fue muy emocionante.

¿CUÁL ES CONCEPTO DEL ÁLBUM ‘EMANON'?

Es una propuesta novedosa. Es una experiencia multidisciplinaria entre el cuarteto, la orquesta y los libros de cómicas. Fue una grabación en vivo y en el estudio.

¿CÓMO SE DIFERENCIA EL ÁLBUM DE OTROS QUE HA SACADO COMO SOLISTA O COMO PARTE DEL CUARTETO DE WAYNE SHORTER?

Este disco es el más ‘interconectivo', que he hecho porque tiene un libro de dibujos animados (3CD en uno). Además, hay una mezcla de música escrita con improvisación.

¿CUÁNDO SE REALIZÓ SU LANZAMIENTO?

En septiembre de 2018.

¿QUÉ NOS PUEDE COMENTAR ACERCA DE LAS CIFRAS DEL PASADO FESTIVAL DE JAZZ?

Las cifras de este año (2019) superaron las expectativas. Solamente en el concierto al aire libre hubo más de 20 mil personas.

La evolución del proyecto ha sido muy buena, no ha perdido la pureza, sino más bien se ha oxigenado, con géneros creativos y eventos interdisciplinarios, incluyendo la musicoterapia.

¿CREES QUE SU VIDA PUEDE SER UN EJEMPLO PARA AQUELLAS PERSONAS QUE DESEEN TRIUNFAR?

Una de las cosas que he estado analizando es la plataforma familiar que tuve, la oportunidad de tener como padres a dos educadores, con deseo de generar un cambio para sus hijos. Ambos crearon una plataforma para crecer y estudiar, que me permitió desarrollarme como individuo. A pesar de que vengo de un hogar humilde, tuve la oportunidad de tener privilegios básicos. ¡Ese es el principio de todo! Tuve una madre con carácter y un padre con creatividad, un gran cantante. El haber tenido estos elementos y el acceso al talento, a grandes mentores, me permitieron desarrollarme como músico.

¿QUÉ IMPORTANCIA TIENE DEL ROL FAMILIAR EN EL DESARROLLO DE UN INDIVIDUO?

Hay que agradecer lo que tienes, empezando por allí. Desde muy pequeños, hay que empezar a crear valores básicos, como disciplina, compromiso y estudio. No olvidar soñar, que es algo maravilloso. Además, debes ser consecuente con tus sueños. Cuando otros chicos estaban jugando, yo estaba estudiando. La verdad: lo disfruté mucho. Yo me identifiqué con el ejemplo de vida saludable que sustentaba mi plataforma. Mi familia fue muy importante para mí; también no desaprovechar ninguna de las oportunidades de estudio que se me presentaron.

AHORA PUEDE HABLARME UN POCO DE LA MÚSICA. ¿CÓMO MIRA EL JAZZ EN RETROSPECTIVA, EN PANAMÁ?

‘Invito a todos a que participen del desarrollo del país, a que le den mucho más valor al arte y a la cultura. Allí está una herramienta saludable que ayuda a crear oportunidades'.

PERFIL DEL ARTISTA EL PIANISTA Y COMPOSITOR DANILO PÉREZ COMENZÓ SU CARRERA A LOS TRES AÑOS JUNTO SU PADRE, QUIEN ES CANTANTE DE MÚSICA LATINA NOMBRE: DANILO PÉREZ

Nacimiento: 29 de diciembre, 1965

Ocupación: Pianista, compositor y jazzista panameño

Cónyuge: Patricia Zárate

Resumen de su carrera: Después de graduarse en electrónica, se ganó una beca para estudiar en el Indiana University de Pennsylvania, Estados Unidos. En 1985 estudió jazz en el Berklee College of Music. Ha dirigido su propio grupo desde 1990. Ganó el Grammy en la categoría mejor álbum de jazz instrumental, en 2019. Ha recibido múltiples galardones, entre ellos, el United Artists Fellowship 2018. En 2017, le dedicaron el evento musical, Puerto Rico Heineken Jazz Festival. En 1998, recibió el Premio Boston Music Awards por el mejor disco. En 2012, obtuvo el galardón de Unesco como Artista por la Paz. Ha recibido múltiples premios como pianista.

El jazz en retrospectiva es una historia que verdaderamente no se conoce. Yo, particularmente, crecí estando alrededor de Víctor Boa, Clarence Martin... Yo viví el jazz con Ray Johnson, pero eso se ha perdido. Los clubes de este tipo de música se perdieron. Aunque creo que después de la invasión, con proyectos que emprendimos, como el Jamboree, se empieza a recuperar este ritmo. Como un aporte mío a mi país, tomé la decisión de venir todos los años, entre cuatro y cinco días, para darles jazz. Esto ha despertado un movimiento juvenil que está creciendo. Ahora hay una juventud que se identifica con esta música, lo que es increíble. Niños de San Felipe, Colón, San Miguelito, tocando jazz. ¡Waooo, estoy sorprendido!

HÁBLEME DEL TRABAJO QUE HACE EN LA FUNDACIÓN DANILO PÉREZ...

La base de todo este proyecto proviene de mi padre. En 1967 escribió una tesis en la que establecía cómo la música ayudaba a aprender matemáticas, ciencias y otros cursos que se dictan en la escuela. Obviamente, lo aplicó conmigo y le dio buenos resultados, aunque estudié electrónica. Lo que hacemos en la fundación es que a través de la música estimulamos, motivamos y ofrecemos la oportunidad a niños y jóvenes a tener acceso a una plataforma saludable y para humanizarse.

¿USTED SE REFIERE A CAMBIOS SOCIALES?

A un cambio social colectivo. Y, por ende, un cambio en el ambiente. En la fundación, hemos tenido la experiencia de ver cómo cambia dramáticamente la vida de jóvenes, al punto de que muchos no sabían qué iban a hacer cuando crecieran, pero ahora estos muchachos tienen sueños.

¿QUÉ TIPO DE NIÑOS Y JÓVENES PUEDEN FORMAR PARTE DE LA FUNDACIÓN?

De todos los niveles. Hay (muchachos) de El Chorrillo, San Felipe, Curundú, Colón, San Miguelito y otras áreas vulnerables. También hay de Costa de Este. En fin, tenemos muchachos de todos los estratos sociales. Ellos, a través de la música, establecen una relación y se convierten en amigos.

¿CUÁL ES EL LEGADO QUE QUIERE DEJAR A LA SOCIEDAD?

A mí me preocupa mucho lo que está pasando en el país. Una de las cosas que más me preocupa es que sigamos viendo el arte como un entretenimiento. Allí no está el valor del arte. Está en que podamos ser creativos y verlo como una sostenibilidad a la economía del individuo y como una terapia para alcanzar cambios de comportamiento. Tenemos que llegar a hacer ese ‘ensamble'. Ese es el legado que me gustaría dejar a mi país.

¿CON QUÉ PAÍS SUEÑA?

Un país justo. Un país de igualdad de oportunidades. La desigualdad que existe me entristece. Es peor aún cuando pienso en que tenemos un canal interoceánico que nos ofrece tantos beneficios económicos. Estoy convencido de que no debe haber tanta desigualdad. Por eso invito a todos a que participen del desarrollo del país, a que le den mucho más valor al arte y a la cultura. Allí está una herramienta saludable que ayuda a crear oportunidades. A todos (políticos, empresa privada, gobiernos y otros) los invito a pensar en el futuro del país, de nuestros hijos y nietos. Lo material no lo es todo en la vida. El arte y la música tienen un valor, una importancia para la sociedad. Debemos enfocarnos en cómo queremos ver al país en los próximos veinte años.

¿USTED SIENTE QUE EN SU PAÍS SE LE BRINDA EL MISMO RECONOCIMIENTO QUE EN EL EXTRANJERO?

Me siento profeta en mi tierra. Yo siento el cariño de mi gente; vengo en un avión, con destino a mi país, y la gente se detiene y me pregunta: ‘¿cómo está?' ¡Qué orgullo es conocer a un panameño que da tanto por su país! Siento que a pesar que la gente no entiende lo que hago como músico y compositor existe un respeto.

Pero eso no es todo. Esta es una anécdota que recuerdo, en este momento. Cuando vengo a mi país y estoy entrando por migración, el tipo me atiende maravillosamente bien y dice: ‘éste es un mango bueno'. Tú sabes, el panameño tiene una manera tan particular de decir las cosas. Dicen: mango de calidad, déjenlo pasar... (ríe). No te niego que algunas veces me voy con sentimientos encontrados, porque así como me han elevado, también me han dado mis buenos ‘cascotazos'.