Temas Especiales

12 de Aug de 2020

Nacional

Panameño ingresa al Consejo Superior Europeo de Doctores

En entrevista brindada a La Estrella de Panamá, Sandoval Shaik ofreció detalles del título que le fuera otorgado por Consedoc

Panameño ingresa al Consejo Superior Europeo de Doctores
Darío Sandoval Shaik.

El abogado panameño Darío Sandoval Shaik ha sido elegido como Miembro de Honor del Consejo Superior Europeo de Doctores (Consedoc), en reconocimiento a su trayectoria profesional, académica y de investigación en el ámbito de las Ciencias Jurídicas. Consedoc es una asociación científica europea que participa en proyectos institucionales de reconocido prestigio y de alta proyección económico-social.

Sandoval Shaik, quien funge como Asociado Senior en el departamento de Banca y Finanzas de la firma de abogados Fabrega Molino, es doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid (Cum Laude), posee diploma de Estudios Avanzados con especialización en Derecho Mercantil por la Universidad de Salamanca y es licenciado en Derecho y Ciencias Políticas por la Universidad de Panamá. También es profesor de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Católica Santa María La Antigua (USMA), centro en el que además fue director del programa de Doctorado en Derecho. Desde el año 2017 forma parte del Consejo Editorial de la Revista Cultural Lotería.

En entrevista brindada a La Estrella de Panamá, Sandoval Shaik ofreció detalles del título que le fuera otorgado por Consedoc, institución a la que sólo pueden pertenecer personalidades que hayan sido investidas con el grado académico de Doctor o Doctor Honoris Causa, por sus aportes académico-científicos en las distintas áreas del conocimiento.

¿En qué consistió su proceso de selección como Miembro de Honor de Consedoc?

Tras la propuesta de sus miembros y cumpliendo los requisitos establecidos en sus estatutos, el Consejo Superior Europeo de Doctores tomó en consideración mi trayectoria profesional y académica y a su vez sometió mi designación a la unidad responsable de admisiones, que estudia minuciosamente los méritos en investigación, creatividad e innovación de cada candidato. Por último, la Junta Rectora de Consedoc hizo el nombramiento por unanimidad.

Creo que un factor determinante en la designación fue mi sostenido vínculo y colaboración con el claustro de profesores de dos importantes universidades españolas: por una parte la Universidad de Salamanca, que acaba de cumplir ochocientos años de existencia y en la que obtuve la Suficiencia Investigadora; y por la otra la Universidad Complutense de Madrid, en donde obtuve el Doctorado en Derecho en el año 2012.

¿Es usted el primer panameño que forma parte de Consedoc?

Entiendo que esa distinción pertenece a la doctora Maritza Mosquera de Sumich, profesora de la Universidad de Panamá. No obstante, me identifico como parte de una nueva generación de panameños cuya trayectoria y aportes académicos empiezan a ser reconocidos por prestigiosos centros de investigación más allá de nuestras fronteras.

¿Sobre qué líneas de investigación giran sus más recientes publicaciones?

Los principales temas de estudio en los que he concentrado mis investigaciones coinciden con el día a día de mi ejercicio profesional, es decir sobre el análisis de la regulación de los mercados financieros, por ejemplo en materia de prevención de blanqueo de capitales; contratación electrónica de servicios de inversión; regulación de derivados financieros; las condiciones generales de los contratos de seguro y los derechos de los usuarios de las tarjetas de crédito. Actualmente trabajo en la elaboración de una guía básica sobre instituciones de inversión colectiva, las cuales cobran cada día mayor fuerza en nuestro mercado de valores.

¿Cuál fue su reacción tras conocer su designación en Consedoc y cuáles son sus expectativas como nuevo miembro?

He de admitir que me vi algo sorprendido, ya que Consedoc cuenta entre sus miembros destacados con siete Premios Nobel: el suizo Werner Arber (Nobel de Medicina en 1978); el estadounidense Sheldon Lee Glashow (Nobel de Física en 1979); el español Camilo José Cela (Nobel de Literatura en 1989); el inglés Richard J. Roberts (Nobel de Medicina en 1993); el noruego Finn Erling Kydland (Nobel de Economía en 2004); el húngaro Avram Hershko (Nobel de Química en 2004) y el israelí Aaron Ciechanover (Nobel de Química en 2004). Formar parte de una asociación que agrupa a tan brillantes intelectuales, doctores en muy diversas disciplinas que aúnan esfuerzos en beneficio de la sociedad, es todo un privilegio.

Precisamente por el calibre de su membresía y por lo que Consedoc representa es que mis expectativas son muy elevadas. Espero contribuir para que la apuesta de Consedoc por fomentar la actividad académica e investigadora en colaboración con otras instituciones propicie el establecimiento de lazos duraderos con universidades y organizaciones gremiales panameñas, de manera que la potencial suscripción de acuerdos bilaterales de asistencia para la realización conjunta de conferencias y reuniones estratégicas, así como para la publicación de investigaciones sea un factor de estímulo para los estudiosos panameños de diversas disciplinas y puedan verse beneficiados con estas iniciativas, que por lógica serían también beneficiosas para nuestro país, el cual se encuentra en medio de unas elecciones generales en donde abundan promesas de campaña, pero que no definen cómo solucionar los grandes problemas que enfrentamos como sociedad para difundir la cultura, incrementar la actividad investigadora y dar un salto cualitativo en la educación de nuestros futuros profesionales.