Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Nacional

Los desafíos que enfrentará el nuevo mandatario: unidad y representatividad

Otro punto que debe proponerse Cortizo es mantener un balance democrático en la Asamblea Nacional de Diputados

Los desafíos que enfrentará el nuevo mandatario: unidad y representatividad
El presidente de la Asamblea, Marcos Castillero, y el presidente constitucional, Laurentino Cortizo.

En más de una ocasión, durante su discurso, el presidente constitucional del país, Laurentino Cortizo Cohen, llamó a la unidad. ‘Unidos lo haremos', ‘los convoco a unirnos', ‘todos estamos convocados' y ‘Panamá necesita de todos' fueron algunas de las expresiones del recién juramentado mandatario panameño. Peticiones que sugieren que el país necesitará de todos sus actores políticos para impulsarlo. Y es que uno de los desafíos que enfrentará Cortizo es alcanzar esa unidad que tanto insiste para legitimar su mandato.

‘‘No basta con las reformas anunciadas, harían falta transformaciones más profundas'

Cortizo tiene la desventaja de que ganó apenas con un tercio de los votos, pero por otro lado, cuenta con la mayoría de la Asamblea Nacional de Diputados, lo que le permitiría aprobar importantes reformas que se propone como a la Ley de Contrataciones Públicas, la de las Asociaciones Público-Privadas y las reformas a la Constitución. El politólogo Harry Brown considera que tendrá que legitimar su posición como gobernante con su trabajo.

Otro punto que debe proponerse Cortizo es mantener un balance democrático en la Asamblea Nacional de Diputados. ‘El sistema político necesita de una oposición. Sin embargo, la mayoría de diputados con que cuenta el nuevo presidente puede asfixiarla en medio de reformas que van a generar reacciones de la población', advierte Brown.

Para el politólogo Richard Morales, el principal problema que enfrentará el nuevo presidente se basa en la severidad de la crisis económica, social e institucional del país, y las elevadas expectativas de la ciudadanía, las reformas propuestas son muy moderadas, y a su juicio, no van a tener el impacto necesario.

Morales considera que las reformas a la Constitución y a la Ley de Contrataciones Públicas son mínimas, ‘para evitar incomodar a algún sector de peso político o económico'. Mientras que las reformas económicas parecieran buscar favorecer a los empresarios a expensas del Estado, con las asociaciones público-privadas.

‘No basta con las reformas anunciadas, harían falta transformaciones más profundas', remarcó el politólogo Morales.