Panamá,25º

13 de Dec de 2019

Nacional

Mirones denuncia irregularidades en los escalafones a policías

El ministro de Seguridad, Rolando Mirones, volvió a encender el debate sobre los ascensos en los estamentos de seguridad y este vez asegura que el caso irá hasta la Corte Suprema de Justicia. Habla de las irregularidades que se han detectado durante estos 25 días de gestión

En medio de las tensiones entre la procuradora de la Nación, Kenia Porcell, y la Dirección de Investigación Judicial (DIJ), salen a relucir una serie de irregularidades que se han dado en los escalafones dentro de los estamentos de seguridad pública durante las dos administraciones gubernamentales pasadas.

El ministro de Seguridad, Rolando Mirones, habla, incluso, de posibles lesiones patrimoniales al Estado y confirma que cientos de los ascensos serán demandados ante la Corte Suprema de Justicia.

Mirones en declaraciones al noticiero matutino de Telemetro hizo estos planteamientos en medio de sus argumentos para defender la decisión de la DIJ de enviar de vacaciones a funcionarios asignados a las fiscalías Anticorrupción. Las vacaciones de los funcionarios son, a penas la punta del iceberg , de lo que Mirones denominó un ‘desgreño administrativo' que el nuevo Gobierno ha decidido rectificar.

‘Tengo que apoyar la decisión del director de la DIJ que es respaldada por la Policía Nacional, por el Ministerio y por el Presidente de la República y que pretende arreglar el desastre administrativo que nos dejaron', dijo el ministro.

A renglón seguido se soltó y contó en unos minutos lo que ocurrió en 10 años, en dos administraciones gubernamentales: Ricardo Martinelli (2009 -2014) y Juan Carlos Varela (2014-2019).

‘Personas que no eran uniformados y de un día para otro se convirtieron en subcomisionados. Personas que nunca estuvieron en la academia (de la Policía) que los trajeron de la calle y le pusieron las barras de subcomisionado', narró.

Son cientos de casos, continúo narrando, que se han detectado durante estos primeros 25 días de administración gubernamental.

Otros cientos de casos de policías que fueron ascendido hasta tres veces en un periodo de cinco años, cuando un policía debe permanecer como mínimo cuatro años con un solo rango.

Las irregularidades son diversas; agentes que estuvieron fuera de la institución por 20 años, regresaron con la asignación de rangos como si hubiesen estado activos durante ese periodo, para después jubilarse.

Otros que salieron de la entidad con licencia sin sueldo y estando fuera fueron ascendidos de rango hasta en dos ocasiones. De acuerdo con Mirones, la carrera policial de los agentes que salen de licencia, queda suspendida.

Todos estos casos serán demandados ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ) porque los ascensos se hacen bajo decreto ejecutivo y, en estos en particular, se violó la Ley, explicó el ministro.

Hay agentes a los que les hacen falta 12 años de carrera y ya son comisionados, señaló Mirones.

Mirones no precisó cuántos casos sucedieron durante las dos últimas administraciones, pero sí especificó lo que presentó en gastos al erario público.

Entre los ascensos que se dieron de manera irregular y los agentes que reingresaron a los estamentos de seguridad además de las jubilaciones especiales, se pagaron unos $12 millones, narró.

‘Yo espero que tengan que devolver todo el dinero porque es el colmo que el pueblo panameño esté pagando millones de dólares en jubilaciones y en vacaciones que no se merecen', recalcó Mirones.

Entre la Policía Nacional, el Servicio Nacional de Fronteras y el Servicio Nacional Aeronaval hay unos 190 comisionados que tienen un salario base mensual de $4,300, más de gastos de representación y sobresueldo por antigüedad y título académico que superan los $6,000.

La cantidad de comisionados que tiene el país siempre ha sido un tema de discusión.

Jaime Abad fue director de la Policía Técnica Judicial, entidad que fue reemplazada por la DIJ, y es uno de los críticos de la forma como se dan los escalafones dentro de los estamentos de seguridad, especialmente en la Policía Nacional.

Dijo que queda demostrado una vez más que hay ascensos en la Policía que se dan incumpliendo la ley. Para Abad es una situación ‘muy preocupante' porque representa gastos al erario público.

Dijo que esta situación igual ocurre en el Servicio de Protección Interinstitucional (SPI), donde se han dado reintegros de agentes que fueron despedidos de la entidad.

Abad pide una revisión de los escalafones y se manifestó a favor de demandar ante la CSJ esos casos que se ha demostrado que hubo irregular en el ascenso.

Ante estas irregularidades, dijo Mirones, se empezaron a mandar de vacaciones a los funcionarios para empezar ordenar esta ‘maraña' administrativa.

El presidente de la República, Laurentino Cortizo, antes de tomar posesión se había referido al tema e indicó que el escalafón en los estamentos se debe ‘respetar'.

‘No hay plan para sacar a la procuradora'

POLÉMICA POR VACACIONES

El ministro de Seguridad, Rolando Mirones, reiteró este viernes, que en el Gobierno no hay un plan para sacar a la procuradora de la Nación, Kenia Porcell. Dijo que no entiende las declaraciones de la funcionaria.

‘Hay una cosa muy importante señora procuradora… usted tiene un trabajo que hacer y nosotros también y cada uno lo va hacer desde las instituciones y las instituciones tienen que trabajar de manera coordinada', dijo el ministro en declaraciones a Telemetro.

El titular de Seguridad solicitó sacar del debate que se ha dado sobre los funcionarios de la DIJ designados, a las fiscalías Anticorrupción, el tema de la supuesta intención de sacar a la procuradora Porcell.

‘Hay una cosa clara, la procuradora trabajó en las dos administraciones anteriores (Ricardo Martinelli y Juan Carlos Varela) y todo Panamá sabe los problemas de institucionalidad que se dieron. Ella probablemente está pensando que somos iguales, señora procuradora somos una administración totalmente diferente', recalcó.

El ministro indicó que si bien es cierto que los funcionarios de la DIJ asignados al Ministerio Público responden operativamente a los fiscales, no dejan de ser parte del engranaje de la Policía Nacional y merecen sus vacaciones.