Panamá,25º

09 de Dec de 2019

Nacional

´Pepe´Muñoz, un político camaleónico

Aunque quiso reelegirse como diputado, 'Pepe' Muñoz se la jugó para que Alianza sobreviviera como partido y, a diferencia del Frente Amplio por la Democracia, logró colarse con los 45 mil votos que sacó para la Presidencia con Rómulo Roux

José Muñoz, un político que la sabe jugarLa Estrella de Panamá

En la Asamblea logró ser presidente y ha escalado hasta el Parlacen. Y es que sabe cómo se corta el bacalao a la hora de jugársela en el terreno político.

Su vida laboral inició como plomero y luego hizo del corregimiento de Tocumen su feudo. En 1989, ganó como suplente de representante de corregimiento y luego fue titular. En ese cargo estuvo hasta 1999 donde dio el salto a la Asamblea.

Es un político camaleónico, porque igual fue perredé como solidaridad; fue panameñista y luego Cambio Democrático y ahora presidente de su propio partido político, el Alianza.

Aunque quiso reelegirse como diputado, José Muñoz Molina se la jugó principalmente para que Alianza sobreviviera como partido y, a diferencia del Frente Amplio por la Democracia (FAD), logró colarse con los 45 mil votos que sacó para la Presidencia con Rómulo Roux, con el que se alió calculadamente.

¿Cuáles son sus nuevos pasos? Muñoz no quiso soltar prenda, pero a través de su hija y suplente como representante de Tocumen, Jackeline Muñoz, dice que están concentrados en el proceso de organización de las elecciones internas “de nuestros organismos a nivel nacional”. Que se concentran también en las capacitaciones políticas y priorizan en la preparación de la mujer. Que este año se han puesto de meta recorrer el país, fortaleciendo y “llevando nuestra misión como partido nuevo y ese es nuestro primer objetivo”.

  • José Muñoz, un político que la sabe jugar
    José Muñoz, un político que la sabe jugarArchivo | La Estrella de Panamá
  • José Muñoz, un político que la sabe jugar
    José Muñoz, un político que la sabe jugarArchivo | La Estrella de Panamá

Y es que el partido de Muñoz tiene su fortaleza en el corregimiento de Tocumen y en el radio que abarca el circuito 8-10, donde perdió su curul. El partido Alianza es básicamente un partido político municipal, figura que incluso contemplaba la Constitución Política de Panamá de 1946.

Fuera de la Asamblea, en la sociedad civil se contabiliza a Muñoz como uno de los caídos por la campaña de “no a la reelección”, porque no pudo lograr reelegirse como diputado. Sin embargo, ¿ganó o perdió Muñoz en las elecciones de 2019?

Raúl Rodríguez, expresidente de la Asamblea y ex presidente del Movimiento de Abogados Gremialistas, considera que no. Por el contrario, dice que “Muñoz es un avezado como político. Muy hábil y pese a que no tiene la mayor educación, ha logrado convertirse en un inamovible en Tocumen”.

Dice Rodríguez que Muñoz es uno de los pocos que realmente conoce “lo elemental de la política, porque la política es un entendimiento y eso lo maneja al dedillo”.

Si de números se trata, Muñoz logró inscribir Alianza y apostar en las elecciones de 2019. Igual que todos los demás partidos políticos, Alianza recibió de subsidio electoral 1.5 millón de dólares. Como sobrevivió, a Alianza le corresponden 2.5 millones de dólares que deberá usar en capacitaciones y adecuaciones del partido, por los próximos cinco años.

En pocas palabras, a Muñoz no le fue nada mal y quizás su salida del foco público en la Asamblea le conviene. Con la descentralización municipal, a Tocumen le corresponde también su parte del presupuesto, con lo que el veterano político puede seguir afianzándose en ese sector.

Su hija Jackeline, sostiene que el Partido Alianza es una agrupación política que refleja valores y principios democráticos, humanistas, y de justicia social, y que ejerce de forma activa sus derechos políticos y sociales, facilitándoles a los ciudadanos panameños el acceso, en igualdad de condiciones, al libre debate de ideas y al ejercicio del poder político, con la finalidad de fortalecer las instituciones jurídicas del Estado.

Sin embargo, quizás las buenas intenciones en los planteamientos de Jackeline queden aún por demostrarse.

Una de las principales debilidades de Alianza es la estructura del propio partido, porque es una agrupación cuasi familiar. De hecho, la propia Jackeline es vicepresidenta de Alianza y suplente de su padre. El riesgo que corre es que de no abrirle espacio a otras figuras, el partido puede tener una vida efímera. Pero aún está por verse cómo se desenvuelve Alianza y si José Muñoz Molina logra trasladar sus cualidades políticas en lo personal, a una agrupación política que apenas tiene un par de meses en el tinglado nacional.

La esencia del colectivo político

su identidad

En su sitio web oficial, Alianza se define como un partido “nacionalista, democrático y popular que, con apego a la Constitución, lucha porque sus militantes accedan al ejercicio del poder público, para contribuir a la integración de la representación nacional, provincial y municipal”.

El colectivo político propone “unir la voluntad y la acción de todos los ciudadanos, encuadrando su dinámica en la filosofía Aliancista para obtener la unidad que fomente y consolide la felicidad del pueblo y la grandeza de la Patria”.

Su formación surge con el fin de dar una respuesta “a las aspiraciones de amplios sectores populares, con el objeto de ratificar las bases del mandato del pueblo expresadas en la Constitución”.