Temas Especiales

25 de Jul de 2021

Nacional

La Caja de Seguro Social: un debate sin estudios actuariales

El Gobierno tendrá que convocar a una mesa de negociación para analizar el futuro de las pensiones de los panameños. Ciudadanos piden, primero, conocer a ciencia cierta el estado financiero de las pensiones

La Caja de Seguro Social: un debate sin estudios actuariales

El aumento de la edad de jubilación y de la cuota obrero patronal son iniciativas de los organismos internacionales que no conocen la realidad de Panamá

Néstor Vega. 
Médico 
Es cirujano general y forma parte de la Junta Directiva de la Caja de Seguro Social en representación de los profesionales de la salud. Ocupó la presidencia de la directiva.

¿Cómo analiza la situación de los fondos de pensiones de la Caja de Seguro Social que recientemente informó el director de la entidad?

Tenemos que tener mucho cuidado en el análisis del estado financiero de los fondos de pensiones de la Caja de Seguro Social. Primero, no tenemos los estudios actuariales ni los estudios avalados por la Contraloría que permitan hacer un diagnóstico y, de paso, realizar las estrategias que se deben tomar. Entonces, lo primero y principal es hacer un diagnóstico adecuado con base en una data correcta para tomar los correctivos y eso, en este momento, hace falta. Si no tengo un estado financiero correcto, difícilmente puedo plantear correctivos reales, identificables y medibles en el tiempo, para verificar si lo hago bien o mal.

¿Considera que el Gobierno debe realizar reformas al sistema de seguridad social?

La Ley 51 de 2005, que reformó la Ley Orgánica de la Caja, estableció que los gobiernos tenían diez años para analizar adecuadamente hacia dónde íbamos a ir, porque no es un problema únicamente de la Caja de Seguro Social, sino un problema de Estado, y los que tienen el poder, que es el gobierno, deben sentar a los trabajadores, a los empresarios y a todos los que tienen que ver con el fondo de pensiones, para tomar una decisión. También debemos analizar que los fondos de la Caja de Seguro Social no se invierten adecuadamente porque la propia ley no permite hacer las mejores inversiones, aparte de que se han dado malos movimientos de inversiones y desde el 2015 desde la Junta Directiva de la CSS le planteamos al gobierno pasado que era necesario reunirnos para tomar una decisión, porque era el momento de tomar una decisión, pero se dejó correr el problema que se debió empezar a solucionar desde hace cinco años. Los dos gobiernos anteriores, honestamente, no hicieron nada para buscarle una solución al tema de las pensiones.

Cada vez que se habla de reformas al sistema de seguridad social, automáticamente se habla de aumento de la edad de jubilación y de la cuota obrero patronal, ¿considera que hay más alternativas para garantizar las pensiones de los jubilados?

Primero que todo, esas iniciativas han venido de organismos internacionales y ellos realmente no conocen de las realidades de Panamá y solamente se aseguran de que todos los préstamos que han pedido los gobiernos a los organismos financieros internacionales sean pagados, entonces crean esta incertidumbre, para mí bastante irresponsable, porque no conocen los sistemas de la Caja de Seguro Social. Con la Ley 51 de 2005 se crearon dos sistemas: el de solidaridad, que históricamente existía, y el mixto. El mixto actualmente no tiene ningún problema, porque hasta el momento no se ha jubilado ninguna persona que forma parte del sistema mixto, el primero será en el 2030. El problema está en el sistema solidario, pero ese sistema está cerrado porque no ha entrado más nadie, entonces a quién le vas a subir la edad de jubilación, a los que están dentro del sistema solidario o a los que están en el sistema mixto. Subir la edad de jubilación es la manera más fácil y menos profesional para manejar los fondos, porque si buscamos lo que hicieron en Chile y en países europeos, crearon un caos. En Panamá, si le dices que no hay medicamentos se la juegan y no pasa nada, pero que le digan que no hay plata de la jubilación, eso si será un problema.

Todo indica que se debe abrir el debate para analizar el futuro de los fondos de la CSS. Ante este escenario, ¿cuál es su recomendación?

El gobierno deberá convocar a un diálogo, esta función evidentemente no le corresponde a la Junta Directiva de la Caja de Seguro Social, porque no tiene la potestad de presentar ningún tipo de reforma a la Ley 51, esa potestad solo la tiene el gobierno, entonces lo que tiene que hacer el presidente de la República es sentarse a conversar, y no con nadie de afuera, sino con las personas indicadas y que den un diagnóstico que permita una salida correcta a este problema. Este es un tema de Estado, y así hay que verlo, y no como una solución del director de la Caja o de la junta directiva.

¿Cómo evalúa el trabajo que hasta el momento han hecho las nuevas autoridades al frente de la CSS?

Realmente el director Enrique Lau Cortés sabe que los problemas de la Caja son de arrastre y lo que enfrenta es una sumatoria de todos esos problemas; y si no hacemos nada, en cinco años al próximo director le tocará lidiar con peores cosas. Hemos notado que el director no solo ha mostrado interés por los problemas de salud y medicamentos de la Caja de Seguro Social, sino también le ha dado un énfasis al tema de las pensiones; es decir, le ha dado la misma atención a los diferentes problemas que enfrenta la institución.

Lo primero que deberíamos conocer todos los panameños son las cifras reales, las que pueden comprobar el estado de las finanzas de la Caja

Teresita Yánis de Arias. 
Exlegisladora 
Es defensora de los derechos de la mujer. En 1999 fue electa legisladora, ocupó la vicepresidencia de la Asamblea Nacional y presidió la Comisión de Asuntos de la Mujer.

¿Cómo analiza la situación de los fondos de pensiones de la Caja de Seguro Social que recientemente informó el director de la entidad?

Lo primero que deberíamos conocer todos los panameños son las cifras reales, las que se pueden comprobar, sobre las finanzas de la Caja de Seguro Social, porque el director anterior de la entidad dijo que no se habían tocado las reservas y, ahora, resulta que sí se tocó los fondos de reserva. Entonces, eso es lo primero que debemos hacer.

¿Considera que el Gobierno debe realizar reformas al sistema de seguridad social?

Sin ningún diagnóstico claro, creo es apresurado empezar a hacer propuestas, como algunas que han surgido que me parecen irresponsables. El tema de la Caja de Seguro Social es complicado porque tiene un componente actuarial, financiero, social y, sin duda, un ingrediente político que vuelve cualquier debate sobre el sistema muy lleno de pasiones. Creo que hay que recurrir a las personas que conocen sobre el tema de seguridad social, porque los sistemas de seguridad social tienen problemas por todo el mundo por los problemas demográficos, porque cada vez vivimos más y no hay más cotizantes; en Panamá, por ejemplo, tenemos un desempleo del 7.5% y eso afecta las cotizaciones. Este no es un problema que se pueda convertir estrictamente en una discusión político partidista, hay que asegurar que la Caja de Seguro Social siga funcionando y que tenga los fondos para que todos los que trabajaron y aportaron tengan su vejez con esos ingresos y no lo pierdan por la irresponsabilidad de algunos. Tengo miedo que la discusión sea más emocional que razonable.

Cada vez que se habla de reformas al sistema de seguridad social, automáticamente se habla de aumento de la edad de jubilación y de la cuota obrero patronal. ¿Considera que hay más alternativas para garantizar las pensiones de los jubilados?

Creo que en ninguna otra parte del mundo se ha podido encontrar una fórmula diferente, por eso te digo que es importante el análisis financiero para ver cuáles son las opciones. Panamá tiene la ventaja de que utiliza el dólar y eso hace que mantenga una baja inflación y no sufra la devaluación de la moneda que termina afectando las pensiones, porque en los países donde se devalúa su moneda se devalúan las pensiones también. No se puede descontar ningún factor al momento de buscar una solución al tema de las pensiones. Lo que sí no nos podemos permitir es que en la búsqueda de la solución entremos en la descalificación; es decir, que cada vez que alguien propone algo, lo mandan al despeñadero. Como país tomamos una decisión de un tema tan importante como este o simplemente pasa lo que ha ocurrido en otros países, en que los jubilados se levantan y no hay fondo para pagarles sus jubilaciones, entonces incrementar la edad y la cuota parece ser la alternativa; obviamente, también tenemos que preocuparnos por el manejo administrativo de la Caja de Seguro Social, que tiene una planilla abultada.

Todo indica que se debe abrir el debate para analizar el futuro de los fondos de la CSS. Ante este escenario, ¿cuál es su recomendación?

La explicación tiene que ser la más clara posible y la solución será la que menos sacrificios represente a los que menos tienen. A mí me preocupa mucho la estabilidad de la Caja como a cualquier persona que es consciente de la cantidad de personas que dependen de las jubilaciones y eso hay que asegurarlo.

¿Como evalúa el trabajo que hasta el momento han hecho las nuevas autoridades al frente de la CSS?

Para mi sorpresa, pareciera que Enrique Lau, que ya pasó por la Caja, ha mostrado algunas directrices que apuntan a resolver algunos problemas como el desabastecimiento de medicamentos. Hay que darle más tiempo para ver cómo va a resolver los distintos problemas de la Caja de Seguro Social.