Temas Especiales

05 de Jun de 2020

Nacional

Bono y bolsa de Panamá Solidario son por familia, no por persona

Autoridades explican quiénes se benefician del alivio extraordinario y cómo llegarán estos a los más vulnerables

Ante la emergencia sanitaria por la propagación de COVID-19 en Panamá, el Gobierno Nacional dispuso encarar este reto al implementar el Plan Panamá Solidario.

Se trata de un alivio extraordinario con la entrega de bonos y de bolsas de alimentos, dirigidos a paliar las necesidades básicas urgentes de la población.

El virus fue confirmado en Panamá el pasado 9 de marzo y, según las autoridades de salud existen 2,528 pacientes contagiados con COVID-19 hasta este 8 de abril.

Estos recursos del Estado que se mantendrán hasta que se levante la cuarentena, llegarán periódicamente a la población, en el caso de los bonos cada mes, y las bolsas de comida cada 15 días, casa por casa.

En cuanto a las comarcas, las "megabolsas de comida" serán distribuidas una vez al mes.

Debido a la extensión territorial, afectaciones climáticas y la densidad de familias en algunos circuitos y corregimientos, las entregas de bolsas y de bonos se tomarán de 2 a 4 días, por lo que las autoridades solicitan la cooperación de los beneficiarios.

Una vez recibido el beneficio, la familia debe firmar que recibió completo el bono de $80 y/o la bolsa de comida.

Los que se benefician con la medida en el caso de las bolsas de comida son las personas que pertenecen al Panamá Rural y el Panamá de las Comarcas; mientras que al bono de $80, que se trata de cuatro vales con un valor de $20, es para el Panamá de los Barrios y principales ciudades del interior del país.

Ambos recursos serán distribuidos rigurosamente, de manera institucional y sin banderas políticas, por lo que ninguno de sus participantes podrá utilizar algún tipo de simbolismo político.

No aplican al alivio extraordinario los funcionarios públicos, jubilados de la Caja de Seguro Social ni quienes mantienen sus empleos en el sector privado.

El Gobierno aclaró que está en proceso de prueba y validación para la opción de utilizar el código de barra de la cédula de identidad personal como tarjeta de débito, la cual sería presentada a la cajera y debitaría el monto a consumir. La misma reemplazaría la libreta de los cuatro bonos.

Para la realización de las actividades de Panamá Solidario, las autoridades elaboraron un reglamento que establece que "todos los procedimientos que se realicen en el contexto de este plan estarán sujetos a auditorías sorpresivas por parte de la Contraloría General de la República".

Entre otros aspectos, los encargados de hacer llegar los bonos o las bolsas deben velar porque el proceso se realice con total transparencia, con eficiencia, economía, responsabilidad y equidad, considerando las disposiciones dictadas por el Gobierno Nacional.

Además del reglamento, crearon una estructura encabezada por delegados de la Presidencia de la República en áreas respectivas, que a su vez deben coordinar con funcionarios de los ministerios y entidades comprometidas en el desarrollo del plan.

Tal estructura se reproduce provincia por provincia y la coordinación se da entre los funcionarios designados por la Presidencia con gobernadores y Juntas Técnicas.

Es menester dejar claramente establecido que alcaldes, diputados y representantes de Juntas Comunales participan en el programa en calidad de auxiliares.

Los equipos de estos deben garantizar que bonos o bolsas de comida lleguen a los sectores donde resida, la población que vive en pobreza o que han sido impactados por los efectos económicos negativos de la pandemia.

"El virus no pertenece a partido político alguno y afecta a todos los panameños, razón por la cual el presidente, Laurentino Cortizo, ha sido enfático en la manera estricta como se debe cumplir esta acción solidaria", destacó un comunicado oficial.