Temas Especiales

12 de Jul de 2020

Nacional

'Covid free', la nueva marca de la exportación panameña

Diferenciar el producto panameño en el mercado internacional puede ser una ventaja frente a los competidores, especialmente en tiempos en que la demanda por productos higiénicos se acentúa luego de la pandemia

Panamá se adelantó a muchos países para enfrentar la pandemiaArchivo | La Estrella de Panamá

¿Qué va a diferenciar a los productos panameños en el mercado internacional cuando los países empiecen a pelearse los clientes? Pensar fuera de la caja, como se dice en inglés out of the box, es una forma de sobresalir por encima de la competencia. Cuando reinicien las actividades en la mayor parte de los países, lo que menos querrá tener en la cabeza el consumidor es revivir la pesadilla del confinamiento y el hambre. Buscarán productos 'Covid free', y esa es la idea que propone el economista Eddie Tapiero, escritor y miembro del Colegio Nacional de Economistas, para competir de ahora en adelante.

La ventaja que tiene Panamá frente a otros mercados es que ha sido elogiada y reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por haberse adelantado a la pandemia, secuenciar el genoma del virus y diagnosticar rápidamente los casos. Eso hay que capitalizarlo a nombre de Panamá en los productos de exportación.

“La higiene va a valer más”, expresó el economista en un foro organizado por el Colegio de Economistas, celebrado hace unos días, en el que participaron otros profesionales que analizaron los impactos y medidas alternativas para paliar la crisis de Covid-19. “No podemos competir en el mercado tradicional, tenemos que dejar a ciertos acróbatas y crear un mercado nuevo donde no hay competencia”, describió Tapiero. Lo dice porque cuando China abra su mercado, buscará productos libres de la enfermedad y los empresarios podrían navegar en la estrategia empresarial conocida como océano azul, la forma diferente de ganar mercado de modo innovador.

La oportunidad para arrancar algunos sectores comerciales y ganar buena fama, asegura Tapiero, podría matar dos pájaros de un tiro, ganar mercado a nivel internacional, y deshacernos de la mala fama que nos dejaron los Papeles de Panamá. De esta manera se puede impulsar al país con artículos que han tenido éxito en materia sanitaria y no con los tradicionales, “porque de lo contrario estaríamos compitiendo en un mundo donde todos buscan dinero, y plata es lo que falta”, ilustró Tapiero.

Por otra parte, la tendencia que le espera al mundo de los negocios está marcada por una mayor participación del Gobierno en inversión. Se prevé que en los próximos meses, la parada de la producción produzca una interrupción de la cadena de suministros en varios sectores industriales, como el automovilístico, por ejemplo.

El economista, no obstante, afirmó que a pesar de la urgencia de reactivar la economía, hay que tener en mente que la posibilidad de un rebrote podría colapsar lo avanzado y se requerirán más fondos para subsanarlo.

“El acceso a financiamiento es limitado, se experimentan caídas en las remesas sumado a que los precios en los commodities, como el petróleo, han caído, situación que pone un límite en la recuperación financiera”, apuntó Tapiero.

'Covid free', la nueva marca de la exportación panameña

Para que el país pueda salir de la crisis, será necesario que el Gobierno destine más de $150 millones a este sector, que emanan de un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para la recuperación financiera de las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Alerta con las pymes

Cuando se trata de pequeñas y medianas empresas habrá que ser aún más ingeniosos. Es el motor del comercio nacional. En Panamá hay más de 250 mil empresas registradas como pymes, lo que representa el 95% de empresas del país que requieren mecanismos para involucrarse nuevamente en la actividad.

Olmedo Estrada, economista, mira de cerca a las pymes, porque de ahora en adelante será necesario buscar mecanismos para que tengan liquidez y estos préstamos no conlleven a cargas de intereses que les pesen tanto que impidan posteriormente un repago a los bancos. “Tener liquidez es importante, pero más importante es la tranquilidad para responder a esos compromisos en el futuro”, explicó Estrada.

“Si en tiempos normales este sector pasa dificultades, en tiempos de pandemia se agravan mucho más con un futuro incierto por las limitaciones que tiene”, añadió Estrada, secretario del Colegio de Economistas.

Es urgente un plan para rescatar a las pymes, que aglutinan más del 60% de la mano laboral que ahora mismo está cesante y los trabajadores viven en una incertidumbre, no saben qué pasará cuando se reactive la actividad, si podrán regresar a sus puestos de trabajo o la empresa colapsará por falta de liquidez. “Las pymes no estaban preparadas para esta paralización. Tienen un flujo de caja limitado que seguramente para esta fecha ya se habrá agotado. Producen entre 25% y 45%, exportan entre el 3% y 6%, son un motor de la economía, pero los obstáculos en estas empresas ya estaban presentes”, explicó Estrada.

En otros países los gobiernos están capitalizando a las pymes hasta en un 100% e incentivan a los empleadores a que conserven a los trabajadores que tenían antes de la crisis. La presión sobre las pymes es que el sector bancario las mira como sujetos de alto riesgo. Presentan dificultades por su baja productividad porque no cuentan con las herramientas para invertir en control de calidad. “Se enfrentan a altos costos de transporte, a una baja inversión en investigación y desarrollo por la puntualidad que tienen en caja para subsistir cada mes. Además, tienen personal calificado en forma insuficiente y hay rigidez en el mercado laboral. Son las que van a pagar el alto precio de la ausencia de entendimiento del problema que atraviesan”, concluyó Estrada.

Situación de la banca

Una buena noticia es que el sistema bancario del país presenta cifras saludables. Los bancos cuentan con liquidez (61%) que dobla lo requerido por el regulador, la Superintendencia de Bancos, que exige un 30%, lo que se traduce en niveles muy óptimos.

Otro dato importante es que a raíz de la moratoria, se modificaron saldos por $12,545 millones (ver tabla con detalle desglosado).

El verdadero yugo que carga la banca en términos internacionales, de acuerdo con Irina Gómez miembro del Colegio, es la inclusión de Panamá en las listas grises, a la que se sumó la semana pasada una más de la Comisión Europea supuestamente por no cooperar contra el financiamiento del terrorismo y blanqueo de capitales.

Aunado a esto, en junio próximo se tenía programada una nueva revisión del Grupo de Acción Financiera (Gafi) que incluyó a Panamá en otra lista por ser un país deficiente en la lucha contra los delitos mencionados.

El punto neurálgico de lo anterior es que al no contar Panamá con un Banco Central, utiliza a los corresponsales para fondeo.

“En este sentido es importante tomar en cuenta a los reguladores, porque van a impactar. La plaza debe hacer frente a las obligaciones que tiene con los corresponsales, impacto por una menor demanda en los créditos y tasa de interés activa de las colocaciones, deterioro en la calidad de la cartera o la mora. La liquidez se puede ver afectada en cuanto a reserva, el 38% de los depósitos son extranjeros”, apuntó Gómez.

La importancia del sector bancario sobre el PIB tiene una gran relevancia en esta participación. Dentro del PIB en 2019, el sector aportó el 7.1% del 100% del PIB.

Proyectos vs. desempleo

Una de las primeras tareas del Gobierno debe ser centrarse en empujar los proyectos de gran infraestructura, como el cuarto puente sobre el Canal, la ampliación a 10 carriles de la carretera a Arraiján, la tercera línea del Metro, y otros proyectados antes de Covid-19. A juicio de Samuel Moreno, presidente del gremio, estos proyectos son clave para generar los empleos que se van a perder. “Existen más de 110 mil contratos suspendidos en el mercado formal, más el informal. Estos proyectos favorecen la mano de obra y también será interesante reactivar el sector de vivienda”, acotó Moreno.

A este escenario se suma un bajón en la atracción de inversión extranjera que ya lo advierten los estudios internacionales. “Tendremos un flujo de $2 mil millones que hay que apalancar, el Estado debe invertir donde la empresa privada no llega, y focalizar la inversión en los municipios y provincias a través de la descentralización bajo estudios de factibilidad”, puntualizó Moreno.