Temas Especiales

12 de Jul de 2020

Nacional

¿Qué esperar tras el confinamiento?

En diciembre de 2019 se dieron los primeros casos de infección por el nuevo coronavirus en Wuhan, capital de la provincia china de Hubei. En los siguientes meses se propagó de forma vertiginosa en cientos de países, y ya para mayo de 2020 se reportaban más de 4 millones de casos en el mundo.

En diciembre de 2019 se dieron los primeros casos de infección por el nuevo coronavirus en Wuhan, capital de la provincia china de Hubei. En los siguientes meses se propagó de forma vertiginosa en cientos de países, y ya para mayo de 2020 se reportaban más de 4 millones de casos en el mundo.

Algunas de las medidas que han tomado los gobernantes y autoridades de salud, han sido la cuarentena y el distanciamiento físico.

Hoy por hoy, hay muchas interrogantes sobre el impacto psicológico que pudiera traer consigo la medida de confinamiento; y resulta complejo tener una respuesta precisa, dada la ausencia de eventos previos semejantes a los acontecimientos actuales y a la forma tan rápida en que se ha propagado el virus. En febrero de este año, la revista The Lancet publicó “El impacto psicológico de la cuarentena y cómo reducirla: revisión rápida de la evidencia”, un artículo que evaluó 3,166 investigaciones en las que se dejan ver los posibles efectos psicológicos de la cuarentena. La mayoría de los hallazgos informa de síntomas psicológicos negativos, incluidos confusión, estrés postraumático, estrés financiero y estigma social.

La revisión presenta datos interesantes de estresores, durante y posteriores a la cuarentena, que por la limitante del espacio no será posible detallar.  En este sentido, es usual que las personas durante el encierro pudieran experimentar miedo, ansiedad, soledad, aburrimiento y estrés. De hecho, experimentar ansiedad en este momento es necesario y útil para no bajar la guardia en cuanto a las medidas de cuidado que debemos tener para evitar la propagación del virus.

Considerando los datos presentados, se proponen recomendaciones que podrían ayudar a muchas personas en este contexto.

Manejo de la información 

En estos días se ha triplicado la cantidad de información que nos llega al celular o que está disponible en las redes sociales, y esto pudiera generar estrés y confusión, por lo tanto es recomendable:

Dosificar la información: una buena estrategia es limitar el tiempo que pasas frente a noticias; se recomienda hacerlo una o dos veces al día. Procura no sobreinformarte.

Seleccionar las fuentes: Utiliza medios oficiales de las autoridades de tu país y de la región.

Planificar una rutina

Es probable que luego de un período de estar en casa empieces a sentir apatía generalizada, por lo cual armar una rutina sería de mucha ayuda.

Si estás en teletrabajo, establece un horario. Intenta respetarlo.

Si está en tus posibilidades, ayuda a algún vecino con alguna condición de vulnerabilidad. Está documentado que el altruismo hace que las situaciones estresantes sean más fáciles de soportar.

Mantente socialmente activo

Es usual que el confinamiento incremente la sensación de soledad y desconexión social, por ello es importante tomar nota sobre cómo te sientes al respecto.

Toma conciencia de algunas relaciones que hayas descuidado producto de la rutina diaria; quizá sea buen momento para hacer una videollamada o enviar un mensaje.

Compartir con otras personas un interés en común, como grupos religiosos, académicos o de ejercicios, apoyándote en las redes sociales.

Propiciar una convivencia agradable con tu familia

En caso de que vivas con otras personas, podría resultar retador mantener buenas interacciones durante largos períodos, por lo que son importantes las buenas prácticas para disminuir tensiones.

Es útil conversar sobre reglas de convivencia entre los miembros del hogar.

Cuando estés irritado, si es posible dirígete a otra habitación y tómate un tiempo a solas.

Ten presente que si llegaras a presentar continuos síntomas que estén afectando tu calidad de vida, muchos psicólogos están ofreciendo servicios por teleconsulta.

Psicólogo