Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Nacional

Bucaram: un arresto y dos llamadas a Panamá

El expresidente de Ecuador Abdalá Bucaram fue detenido ayer en su país, acusado de corrupción. Tras el arresto conversó vía telefónica con su amigo y asesor Ricardo Bustamante

Vista del allanamiento a la casa del expresidente ecuatoriano Abdalá Bucaram, este miércoles en Guayaquil.EFE

Eran las 5:30 de la madrugada de este miércoles, cuando la residencia de Abdalá Bucaram, en su natal Guayaquil, fue allanada por policías y la Fiscalía General. Entre las cosas que hizo en las horas siguientes fue llamar dos veces a su amigo de 30 años y asesor en Panamá, Ricardo Bustamante.

La primera llamada, a pocas horas de su arresto, fue para informarle a Bustamante lo que había sucedido, y la segunda, pasadas las 9:00 de la mañana, para mantenerlo al tanto.

Bucaram es señalado en Ecuador por posibles actos de corrupción en la compra de insumos médicos para un hospital del Seguro Social para cubrir las necesidades por la pandemia del nuevo coronavirus. Bustamante aseguró que el expresidente “se encontraba tranquilo”.

La noticia recorrió el mundo y un cable de la agencia EFE señalaba que “el expresidente ecuatoriano Abdalá Bucaram fue detenido a primera hora de este miércoles en su residencia en Guayaquil, en el marco de una serie de redadas contra la corrupción ordenadas por la Fiscalía General del Estado”.

A renglón seguido reseñaba EFE, que Bucaram, de 68 años fue arrestado por tenencia ilícita de arma, mientras los agentes buscaban en su domicilio pruebas contra presuntos casos de corrupción que se produjeron en la compra de insumos médicos durante la pandemia del coronavirus.

Bucaram le contó a Bustamante que la pistola que encontraron los policías se la había regalado el general del Ejército de Ecuador, Paco Moncayo, el 4 de febrero de 1997 por motivo de su cumpleaños.

“Yo no me acordaba que esa pistola estaba allí”, fueron las palabras de Bucaram contadas por Bustamante durante una conversación con La Estrella de Panamá.

Lo cierto es que dos días después de que Bucaram recibió ese regalo, fue destituido de su cargo como presidente de Ecuador, por el Congreso, por “incapacidad mental para gobernar”. Desde entonces se exilió en Panamá en medio de acusaciones e investigaciones por dos delitos de peculado.

En junio de 2017, después de 20 años y con la prescripción de los delitos, regresó a su país, y ahora enfrenta otra investigación por supuesto acto de corrupción, y este miércoles la Fiscalía General (Ministerio Público) realizó operativos en Guayaquil y Quito que dejaron un total de 17 detenidos, según publicación del diario El Comercio que cita declaraciones de la fiscal general Diana Salazar.

En Guayaquil se indagan dos procesos. En el primero se investiga un presunto delito de peculado por sobreprecios en la compra de insumos médicos del hospital del IESS, Teodoro Maldonado Carbo, informó el diario. Agregó que este caso se habla de una posible lesión patrimonial al Estado de $12 millones, y entre los investigado está el expresidente Bucaram.

Un video en la página web de El Comercio se ve al expresidente, escoltado por policías, entrando a la Fiscalía gritando “viva la patria”. En el video se escucha que una persona le grita “defiéndase”, a lo que Bucaram responde “defender de qué, viva la patria”.

“Me da la impresión que el acusador, ahora es acusado”, alegó Bustamante. Explicó que Bucaram desde que regresó a Ecuador se ha dedicado a denunciar actos de corrupción contra funcionarios durante el gobierno de Rafael Correa.

De acuerdo con información del diario El Comercio, que cita a la fiscal Salazar, los insumos médicos hallados en la casa de Bucaram “coinciden” con los productos adquiridos por el hospital Teodoro Maldonado Carbo.

Bustamante contó que Bucaram le llegó a confesar que tenía planes de regresar a vivir a Panamá. Por el momento deberá esperar cómo queda con este proceso, para el que cuenta con dos abogados también conocidos por Bustamante: el exdiputado Fernado Rosero y Santiago Bucaram, hermano menor del expresidente, quien también estuvo exiliado en Panamá durante los primeros 10 años del expresidente.