06 de Dic de 2021

Nacional

Arzobispo Ulloa niega que se hayan violado normas de bioseguridad en funeral de activista del PRD

El arzobispo José Domingo Ulloa cuestionó a quienes denominó los hacedores de problemas o los inquisidores de todo el mundo

Ulloa
Ulloa afirmó que Panamá no puede construirse fomentando un ambiente tóxico y de confrontación.Archivo| La Estrella de Panamá

El arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa afirmó que es falso que en el Iglesia de Santa Ana, en donde se realizó el funeral de una activista del oficialista Partido Revolucionario Democrático (PRD), se hayan violado las normas de bioseguridad establecidas para evitar contagios de covid-19.

La mayor cantidad de críticas tras el funeral de la activista política Wendy Rodríguez, realizado el pasado lunes 31 de agosto fueron dirigidas hacia la ministra consejera del sector Salud, Eyra Ruiz que acudió a estas honras fúnebres que contó - al menos en las afueras de la iglesia-,  con una multitudinaria asistencia, a pesar de las normas establecidas para la prevención de contagios de covid-19.

Eyra Ruiz

Ministra Consejera de Salud, dispuesta a someterse a cualquier investigación

Lee más

En la homilía de este domingo Ulloa se refirió a este caso y manifestó que la liturgia nos sugiere una reflexión sobre nuestra responsabilidad frente a los hermanos que están a nuestro alrededor.

Al referirse a un exhortación en San Mateo, Ulloa hace alusión al modo de proceder para con el hermano que ha pecado y que ha provocado conflictos en el seno de la comunidad. ¿Cómo deben proceder los hermanos de comunidad en esta situación? ¿Deben condenar, sin más, y marginar al infractor? No, respondió el arzobispo. 

Agregó  que en el Evangelio de San Mateo, Jesús nos dice que “Si tu hermano peca contra ti, repréndelo estando los dos a solas”. "Este es el camino que Jesús nos señala si queremos ayudar a alguien en sus defectos o pecados, hablar a solas con él. Cuánto bien haríamos si hiciéramos caso a Jesús", dijo.

No obstante, señaló que lo que hacemos con qué facilidad, desperdiciando horas y horas de nuestra vida, es exhibir los defectos o lo malo que vemos en los demás.

"¡Qué distinto es Jesús de todos nosotros! A nosotros nos encanta airear la vida de los demás. Hay programas de televisión que se dedican a eso, y cómo le gusta esos programas a la gente: sacar los trapitos sucios de los demás. ¿Será que a nosotros nos gusta el chisme, y el escándalo? Si nos reunimos no hay conversación si no comenzamos a criticar a todo el mundo", destacó.

Manifestó que para Jesús mucho más importante que el pecado mismo es la persona. "Para Él, la persona, aunque haya pecado, se merece toda nuestra atención, comprensión y amor. La murmuración y la crítica no sanan a nadie. El amor silencioso puede curar muchas heridas. La murmuración y la crítica, en vez de curar las heridas, las hacen más grandes, mientras que el amor y la comprensión las curan y las cierra".

Afirmó que nadie tiene derecho a murmurar y criticar al otro si antes no lo ha amado, lo ha comprendido y lo ha corregido fraternalmente.

En tal sentido, Ulloa cuestionó a quienes denominó los hacedores de problemas o los inquisidores de todo el mundo, "que a través de las redes sociales, son los que se creen los impolutos que pueden estar a la caza de la menor equivocación o sospecha del otro para caer como aves carroñeras a destruir la integridad o la reputación de cualquier persona. “La verdad es lo que menos interesa para ellos”, dijo.

Manifestó que en el caso de abordar temas de la Iglesia, los especialistas en todo, son aquellos que no se informan con propiedad, poniendo en evidencia su ignorancia en temas eclesiales. Realmente afirmó, es tan cierto el dicho que la “ignorancia es osada”.

Puso como ejemplo lo ocurrido en las honras fúnebres de la activista política Wendy Rodríguez. 

“Se ha señalado que en un templo histórico donde se realizó un funeral se violaron las normas de bioseguridad, lo que es totalmente falso. La Iglesia Arquidiocesana, aun pudiendo abrir los templos con muchos meses de anterioridad responsablemente los mantuvo cerrados por el incremento de los casos de covid-19”, afirmó Ulloa.

Indicó que luego del anuncio de las autoridades que los casos levemente han ido disminuyendo es que se decidió abrir los templos, según las circunstancias de cada parroquia, dándole la libertad de decidir al párroco y al equipo parroquial de Higiene y Salud Covid-19, que debe tener cada templo, para garantizar una participación segura.

Precisó que otro gran error es no conocer las normas establecidas por la Conferencia Episcopal Panameña y las de la Arquidiócesis de Panamá en cuanto a funerales y el rito de la colocación de las cenizas en una cripta.

“Hay criterios de bioseguridad que permite en un funeral el aforo del 25 por ciento de la capacidad del templo, y en el rito para colocar las cenizas en la cripta, entre 5 a 8 personas máximos, por el espacio de ese lugar”, detalló.

Agregó que Panamá no puede construirse fomentando un ambiente tóxico y de confrontación. Hay mecanismos serios para la crítica constructiva y para las denuncias formales.