Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Nacional

La JCJ considera que la industria de juegos de suerte y azar debe reactivarse

El sector genera más de 10 mil empleos de manera directa y el pago anual de los salarios es de $89.1 millones aproximadamente

Casinos en la 'nueva normalidad'
Los casinos debieron hacer adecuaciones para mantener el distanciamiento entre los jugadores.Cortesía | MEF

Con casi 180 días transcurridos de cese temporal de actividades para mitigar la propagación de la covid-19, y la superviciones en sitio desde junio pasado, para el secretario ejecutivo de la Junta de Control de Juegos (JCI) Manuel Sánchez Ortega, considera que "es importante que la industria del juego se reactive, tomando en cuenta que genera más de 10 mil empleos de manera directa y el pago anual de los salarios es de $89.1 millones aproximadamente".

Mediante un comunicado de prensa del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Sánchez Ortega aseguró que los casinos y salas de juegos han invertido más de $1 millón para adecuar las instalaciones, así como contar con extenso protocolo de bioseguridad con medidas sanitarias de prevención y control del nuevo coronavirus, con la finalidad de garantizar la protección de los jugadores, clientes y trabajadores de la industria de juegos de suerte y azar.

Casinos en la 'nueva normalidad'

JCJ inspecciona que casinos cumplan con normas de bioseguridad para los apostadores

Lee más

Entre las adecuaciones, Sánchez Ortega mencionó mamparas o separadores de acrílico entre máquinas y el distanciamiento de dos metros entre las mismas. Además de quienes acudan a las salas de juego, cada establecimientos mantendrá medidas, como: "toma de temperatura al ingresar, uso obligatorio de mascarillas, uso constante de gel alcoholado, desinfección de las máquinas cada vez que un cliente termine de jugar o cuando lo solicite y estará prohibido ingerir alimentos; mientras el cliente haga uso de las máquinas tragamonedas, entre otras medidas de bioseguridad".

Previo a la pandemia, los juegos de suerte y azar generaban en Panamá más de $500 millones al año y aportan al Estado un monto superior a los $150 millones, entre participación al Estado y el Impuesto Selectivo al Consumo (5.5%), que está destinado para el pago de pensiones de la Caja de Seguro Social. Adicional, esta industria invierte $45 millones anuales en alquileres de hoteles y locales comerciales.