Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Nacional

Polvo del Sahara regresa a Panamá; recuperados del covid-19 deben extremar precauciones

Hasta el jueves 25 de febrero se darán concentraciones moderadas de polvo sahariano sobre el país

Hasta el jueves 25 de febrero se darán concentraciones moderadas de polvo sahariano sobre el país
Hasta el jueves 25 de febrero se darán concentraciones moderadas de polvo sahariano sobre el país.Redes Sociales

Desde ayer lunes 22 al jueves 25 de febrero se darán concentraciones moderadas de polvo sahariano sobre Panamá. Así lo dio a conocer el Laboratorio de Física de la Atmósfera de la Universidad de Panamá (UP).

Por el desplazamiento de masa de nubes del Polvo del Sahara hacia la parte oriental del continente americano Etesa prevé que no afectará en la calidad del aire en el país.

Sin embargo, el laboratorio de Física de la Atmósfera de la UP recomienda a las personas que han quedado con secuelas pulmonares como resultado del covid-19 extremar las precauciones, pues los altos niveles de polvo sahariano pueden exacerbar problemas en personas con riesgo de complicaciones respiratorias.

Además del uso de las mascarillas, las cuales ya son obligatorias debido a la pandemia, es recomendable que este grupo de personas utilice un protector facial, señaló el laboratorio.

La Organización Mundial de la Salud recomienda a grupos sensibles tales como personas asmáticas, alérgicas o afectadas con otras enfermedades respiratorias que tomen las precauciones necesarias, entre ellas evitar actividades al aire libre y usar filtros de aire si se cuenta con ellos.

“La capa de polvo del Sahara es una masa de aire extremadamente seco y cargado de polvo procedente del desierto del Sahara. Esta capa de polvo se desplaza desde el África Occidental, a través del Atlántico hasta llegar a las Antillas, Norte de Sudamérica, América Central y costa Este de EEUU”, indicó el Laboratorio de Física de la Atmósfera de la UP.

Este fenómeno suele ocurrir anualmente desde marzo a septiembre, aumentando su frecuencia en los meses de junio y julio. Para el presente año, el fenómeno en mención se ha adelantado con respecto a su inicio en años anteriores.

Se ha podido establecer que la nube de polvo del Sahara disminuye, significativamente la calidad del aire hasta niveles que son considerados en múltiples ocasiones como peligrosos. Ello se debe al hecho de que esta masa de aire viene acompañada de hongos, bacterias y sustancias químicas contaminantes tales como pesticidas, detalló el laboratorio.

Entre los efectos de las tormentas de polvo en la salud humana se encuentran los trastornos respiratorios (que incluyen asma, traqueítis, neumonía y rinitis alérgica)

El polvo del Sahara puede contener partículas que produzcan síntomas como tos seca, dolor de garganta, picazón, ojos llorosos, estornudos y secreción nasal.