Temas Especiales

08 de May de 2021

Nacional

Más de 10 mil migrantes esperan ingresar a Panamá

En su ruta hacia el norte, haitianos, cubanos y extracontinentales se encuentran en Colombia para ingresar al istmo. Se programó una reunión binacional para afinar la estrategia del flujo migratorio

Personal de Senafront recibe a los migrantes.Cedida | La Estrella de Panamá

En la frontera entre Panamá y Colombia, específicamente en el departamento del Chocó, Capurganá, hay más de 10 mil migrantes a la espera de cruzar a suelo panameño para continuar su trayecto hacia Estados Unidos.

La información la suministró a La Estrella de Panamá el defensor del Pueblo, Eduardo Leblanc, quien sostuvo recientemente una conversación con su par del país vecino con miras a coordinar la labor para brindar atención a los viajeros, niños no acompañados, seguridad en la frontera y cómo se puede lograr una mayor comunicación para prepararse.

Hasta la tarde de ayer había en nuestro país 2,480 personas entre las estaciones de recepción migratoria de Darién y Chiriquí, respectivamente, de acuerdo con datos suministrados por el Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), entidad encargada de recibir a los migrantes que ingresan al país por la selva darienita o por medios marítimos.

El ministro de Seguridad, Juan Pino, solicitó a la Cancillería de Panamá una reunión con sus homólogos de Colombia debido al gran flujo migratorio que está recibiendo el istmo y que puede sobrepasar la capacidad de alojamiento y atención.

El próximo lunes 26 de abril se citarán las partes en Colombia. Una reunión en la que participarán representantes de Migración, Senafront, Ministerio de Seguridad, Defensoría del Pueblo, y entidades relacionadas de cada país para negociar un acuerdo de migración de flujo controlado.

Lo que solicitarán las autoridades panameñas de Colombia es que antes del paso de los migrantes, se proporcione una lista con los nombres, nacionalidad, edad, e información para poder organizar el paso de forma ordenada.

En este momento, según indicó a este diario la jefa del departamento de Migración, Samira Gozaine, es muy poca la información que se tiene de las personas cuando cruzan a Panamá.

A la espera de continuar la ruta.Archivo | La Estrella de Panamá

Cuando llegan a territorio panameño, “Senafront les brinda comida y los aloja en albergues temporales ubicados en Darién y Chiriquí. Entre otros exámenes médicos se les realiza la prueba de covid-19, se clasifican por origen, para conocer si los países tienen acuerdos migratorios para su paso, o si se trata de migrantes irregulares o en busca de refugio”, indicó Leblanc.

El tapón de Darién es una de las selvas más densas y peligrosas, inhóspita, que ha cobrado la vida de docenas de personas en su intento por meterse a Darién.

Las autoridades panameñas en este momento no tienen registro de niños sin compañía. Por lo general, la mayor cantidad de migrantes es de nacionalidad haitiana, cubana y extracontinentales (Bangladesh, República del Congo). Parte de la ruta es la siguiente: Cruzan el golfo de Urabá en una lancha turística, llegan a Capurganá donde empieza el camino hacia Panamá por Darién, guiados por coyotes.

Una vez en Panamá, Senafront los traslada a diferentes albergues; el último tramo en el istmo es la frontera con Costa Rica, país que les permite continuar la ruta hacia el norte con flujos controlados.

Estados Unidos enfrenta una crisis migratoria. Tan solo en el mes de marzo pasado fueron detenidos 171 mil centroamericanos. También se han enfrentado a un alto número de niños sin acompañantes, aproximadamente 18 mil.