Temas Especiales

23 de May de 2022

Nacional

Temporada alta del turismo en Panamá, la oportunidad de oro para reactivar el sector

Autoridades y empresarios abogan porque la reactivación de la economía y las actividades conexas al sector turístico del país se abran totalmente, para que el país pueda iniciar su recuperación. La temporada alta comienza a finales de octubre y se extiende hasta marzo del próximo año.

Temporada alta del turismo en Panamá, la oportunidad de oro para reactivar el sector
Antes de la pandemia de la covid-19, el sector turismo representaba el 13% del producto interno bruto (PIB).Shutterstock

La mayor crisis de la historia del turismo está ya en su segundo año. El sector ha sido uno de los más severamente golpeados por la emergencia sanitaria, social y económica mundial generada por la pandemia de la covid-19.

“Los viajes y el turismo se encuentran entre los sectores más afectados, con aviones en tierra, hoteles cerrados y restricciones de viaje establecidas en prácticamente todos los países alrededor del mundo”, ha afirmado la Organización Mundial de Turismo (OMT).

Sin embargo, Panamá ya empezó a dar los primeros pasos de la ruta hacia la recuperación del turismo, y mientras que la vacunación sigue avanzando (se han aplicado más de 4 millones de dosis), las restricciones siguen bajando y se trata de elevar el servicio a los turistas en las principales entradas de pasajeros. Las autoridades, los empresarios y los especialistas del sector consideran que con el avance de la vacunación, Panamá está en un buen momento. Ahora que se aproxima la temporada alta para el turismo en Panamá, que va de noviembre a marzo de cada año, hay optimismo.

Como parte del plan de recuperación económica, durante el mes de agosto el sector público y privado ha anunciado varias iniciativas que permitirán comenzar a impulsar el sector turístico.

“Seguimos trabajando para avanzar con los temas más importantes para la reactivación de nuestra industria”, afirmó el administrador de Turismo de Panamá, Iván Eskildsen.

El presidente de la Cámara de Turismo de Panamá, Ernesto Orillac, consideró que aunque el país ha ido abriendo poco a poco sus actividades, en estos momentos “Panamá tiene una oportunidad de oro para reactivarse”.

Insistió en que es el momento de que se abran los aforos por completo, porque si ya se tiene un aforo en un estadio de 80%, “no” hay razón para “no” tener, por ejemplo, un congreso a eso o más, o al 100%, como lo vienen haciendo países de la región con congresos y convenciones, desde principios de año.

“Estamos en un momento de reactivación. Panamá ya tiene que dar ese paso hacia adelante y buscar no solo la reactivación del sector turismo, sino de toda la economía, que depende en gran parte del sector, que es el mayor aportador al producto interno bruto del país y que representó en 2019 más $4,500 millones directos a la economía del país, en dinero fresco”, apuntó Orillac.

“Estamos en un momento de reactivación. Panamá ya tiene que dar ese paso hacia adelante y buscar no solo la reactivación del sector turismo, sino de toda la economía” ERNESTO ORILLAC, PRESIDENTE DE LA CÁMARA DE TURISMO (CAMTUR)

El presidente del comité organizador de la Convención Nacional de Turismo (Canatur) 2021, Antonio Alfaro, subrayó que se espera que ya “para finales del mes de octubre y principios de noviembre, que comienza la temporada de Panamá (noviembre, diciembre, enero, febrero y marzo) la mayoría de las restricciones estén por lo menos a niveles positivos, que puedan ayudarnos a que el turista desee venir”.

Sin embargo, “todo depende de que no venga una cuarta ola y nos vuelva a paralizar con restricciones más fuertes, pero mientras la cosa esté como está y se siga vacunando a la gente, tenemos la esperanza de que para octubre o noviembre ya estemos abiertos al turismo”, apuntó el expresidente y miembro de la Camtur, quien a su vez destacó que después del encierro de casi dos años por la pandemia, el turista va a buscar turismo verde, playas, aire, montañas, ríos, experiencias con la naturaleza.

“La gente no va a viajar para encerrarse en un depósito o en un hotel. La gente va a buscar experiencias verdes, experiencias azules, experiencias de cultura, y de eso a Panamá le sobra (...) Sin descuidar las reuniones, por supuesto, pero tenemos que enfocarnos en el turismo verde, de naturaleza”, insistió Alfaro.

Impulso a la reactivación en el inicio de la era pos pandemia

Tras la reapertura de las fronteras en octubre de 2020, la aparición de nuevas variantes de la covid-19 y la constante imposición de restricciones sigue manteniendo en ”suspenso al sector”, según la OMT, mientras se guarda la esperanza de que la industria sin chimeneas se vuelva a recuperar, para otra vez ser el motor que dinamice las economías.

En esa ruta, recientemente, el Consejo Nacional de Turismo (CNT) aprobó un bono turístico, creado por la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP) como parte de las estrategias de reactivación económica, cuyo objetivo está encaminado a incrementar la demanda del turismo interno.

El bono cuenta un presupuesto de $1 millón, para ejecutarse del 15 de septiembre al 31 de diciembre de 2021. El proyecto del bono turístico contará, además, con una plataforma digital para que, a través de las agencias de viaje registradas en la Dirección de Inversiones Turísticas de la ATP, se ofrezcan paquetes turísticos con descuentos respaldados por el apoyo económico.

Esta semana, también se recibió las instalaciones del moderno Panama Convention Center (Centro de Convenciones de Panamá), el cual será un “catalizador” importante para potenciar el turismo de convenciones y eventos en Panamá y traer divisas al país a través de eventos internacionales, aseguró Eskildsen.

Opinión que compartió Orillac, y calificó la entrega de las instalaciones, cuya inauguración está prevista para el próximo 30 de septiembre, como una buena noticia para poder desarrollar no solo el sector turismo sino también todo lo que tiene que ver con el turismo de reuniones que va ligado a los servicios, a la logística y a la vocación internacional que tiene Panamá como país.

Indicó que el segmento del turismo de reuniones o congresos y convenciones es el segmento que más rápido se puede recuperar y es el segmento que más aportes y más gastos turísticos tienen los visitantes que vienen al país.

Se estima que un visitante que viene a un congreso o a una convención gasta tres veces más que un turista tradicional, es decir, alrededor de $609 por día, sin incluir el registro del evento, según cifras internacionales, citó Orillac.

Igualmente, se anunció la realización de dos eventos importantes para el turismo: el Panama Black Weekend y la Convención Nacional de Turismo (Conatur) 2021, que organizan Asociación Panameña de Centros Comerciales (Apadecom) y la Cámara de Turismo de Panamá (Camtur) con el apoyo de la ATP, entre otros eventos.

Y desde el 25 de agosto, se autorizó el desembarque y embarque de cruceros u otras embarcaciones dedicadas a pasajeros internacionales, tras permanecer diecisiete meses prohibida la entrada de visitantes a través de medios marítimos como parte de las medidas aplicadas para combatir la pandemia.

Para poder apoyar esta crisis y apoyar la competitividad de los destinos panameños, la ATP identificó la posibilidad de desarrollar programas de capacitación sectorial y de potencial apoyo a la financiación y acompañamiento técnico, y también a proyectos con un valor añadido e importantes externalidades positivas a nivel de los destinos.

“Estos programas van a tratar de apoyar y a superar las potenciales fallas de mercado y contribuir al aumento de la inversión privada en estos sectores”, expresó la subadministradora de la ATP, Denis Zúniga, en un reciente evento virtual, quien a su vez destacó la importancia de invertir en la promoción turística. Así, actualmente, Panamá cuenta, además, con un Fondo de Promoción Turística, también conocido como Promtur, por $20 millones anuales; y cuyo director general, es Fernando Fondevila.

Durante la pandemia también se actualizó y aprobó el plan maestro de turismo sostenible 2020-2025, cuya visión se ve plasmada en un documento de más de 500 páginas, el cual incluye planes para ocho destinos turísticos prioritarios en varias provincias del país, con un enfoque de: turismo, conservación e investigación, como armazón estratégico para impulsar el turismo panameño en los próximos años.

El plan propone un modelo “sol y playa plus” para la ribera Pacífica (la zona costera comprendida desde Punta Chame, en Panamá Oeste hasta Farallón, en Río Hato, provincia de Coclé), como forma de diferenciar y hacer más atractivo este destino versus otros destinos de sol y playa en Latinoamérica.

Dicho concepto hace referencia a que la recreación y relax de la playa se complementan con experiencias enriquecedoras aprovechando los recursos naturales y culturales de la zona. Comprende experiencias basadas en nuestro océano (patrimonio azul), patrimonio verde y patrimonio cultural.

Impacto de la pandemia en el turismo

Entre enero y mayo de 2020, las llegadas de turistas internacionales fueron un 85% inferiores a las de 2019 (y 65% inferiores a las de 2020). En América Latina cayó 72%, según los datos de la OMT.

Mientras que en Panamá, según cifras preliminares, publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC), Migración y la ATP, entre enero y mayo de 2021, al país llegaron 164, 156 visitantes internacionales, una disminución de 70.7% respecto al mismo período de 2020, cuando arribaron 560 mil 909 pasajeros.

La mayor parte de los arribos fueron a través del Aeropuerto Internacional de Tocumen (81.7); otros puertos 10.1%, y por Paso Canoas 8.2%.

La variación porcentual de los visitantes que ingresaron por Tocumen fue de –61.1%, por Paso Canoas -58% y por otros puertos de –64.6% respecto al mismo período de 2020; mientras que el sector más afectado fue el de cruceros (-100%), según el reporte de la ATP “Desempeño del sector Turismo 2021”.

También precisa que el mayor porcentaje de visitantes que ingresó por Tocumen provino de América del Sur (34.5%), América del Norte (29.4%), Europa (17.2%), América Central (9.5%), Antillas (2.5%), África (0.3%) y Oceanía (0.2%).

Al comparar las cifras con 2020, se observa un disminución de entradas en América del Norte (-61.8%), América Central (-61.1%), América del Sur (-58.3%), Europa (-65.2%), Asia (-25.9%), Las Antillas (-81%), África (-36.4%) y Oceanía (-81.3%).

Las nuevas restricciones establecidas en Estados Unidos, Colombia, Brasil y Argentina, debido a la aparición de las cepas de la covid-19, afectaron el ingreso de viajeros de esos países.

Antes de la pandemia de la covid-19, el sector turismo representaba el 13% del producto interno bruto (PIB); y más de 140 mil plazas de empleo, directa e indirecta.

Camtur pide al Ministerio de Salud que “saque sus manos del Aeropuerto de Tocumen y le deje la resposabilidad de velar por la seguridad a la terminal aérea, Migración y Aduanas”.

Ingreso de pasajeros y aerolíneas operativas

De enero a mayo de 2021, 2,348,464 pasajeros ingresaron por el Aeropuerto Internacional de Tocumen, con un mayor volumen reportado en el quinto mes del año.

Del total, 272,636 desembarcaron, 272,215 embarcaron, 906,375 por transferencias de desembarque y 897,270 por transferencias de embarque.

Entre las líneas aéreas que se encuentran operativas en Panamá hasta la fecha: Copa Airlines, United Airlines, American Airlines, KLM, Delta Airlines, Wingo, Iberia, Air France, Turkish Airlines, Spirit Airlines, Conviasa, Laser, Turpial, Venezolana, Estelar, Bocas Air, Air Panamá.

Mientras que la líneas aéreas que están por reactivar son: AeroMéxico, taca Skyway, entre otras.