15 de Oct de 2021

Nacional

Indígenas protestan por proyecto Barro Blanco, exigen cumplir con acuerdos tras desalojo de tierras

Los manifestante forman parte de las familias que fueron desalojadas hace un par de meses en el Territorio del Sitio Sagrado del Tabasará, que pertenece a la Reserva de la comarca Ngäbe Buglé, según explicó la dirigente ngäbe Dementina Pérez

Protesta en Barro Blanco
Vista del grupo de indígenas que se desplazó al Territorio del Sitio Sagrado del Tabasará, que pertenece a la Reserva de la comarca Ngäbe BugléCedida

Un grupo de indígenas regresaron este martes a la entrada de la hidroeléctrica de Barro Blanco, Chiriquí, específicamente en el área denominada Territorio del Sitio Sagrado del Tabasará, que pertenece a la Reserva de la comarca Ngäbe Buglé, según explicó la dirigente ngäbe, Dementina Pérez, del Movimiento 22 de septiembre. Estos exigen acceso a las tierras donde fueron desalojadas hace un par de meses. 

"Le pedimos al presidente de la República, Laurentino Cortizo, atender nuestro problema porque no hubo transparencia en el desalojo, ya que se dio destrucción de los hogares y escuela. En este lugar teníamos 11 años, por lo cual, exigimos el respeto porque es Territorio del Sitio Sagrado del Tabasará", comentó Bernardo Bejerano, presidente del Movimiento 22 de septiembre a La Estrella. 

Bejerano indicó que la movilización se da de cara a que mañana se celebra otro aniversario de la lucha que emprenden como movimiento para que se dé la cancelación del proyecto Barro Blanco. 

"Queremos que el presidente tenga la voluntad de atender a esta organización que siempre se ha mantenido en pie de lucha por la cancelación de Barro Blanco, que fue inconsulto. Como pueblo exigimos respeto de los derechos que adquiridos en la administración del expresidente Juan Carlos Varela y que en este actual gobierno seguiremos defiendo nuestro territorio y el río Tabasará", dijo el presidente del Movimiento 22 de septiembre. 

Un segundo grupo de indígenas que se mantienen en la iglesia de la comunidad de Berigade, Cañas Blanca de Tabasará, que se encuentran esperando los resultados que puedan ocurrir en este momentos. 

Clementina Pérez coordinadora del movimiento reclamó que los negocios dentro del proyecto de Barro Blanco sean públicos y en consenso, ya que hasta ahora las comunidades solo se han visto afectadas. Además, instó a los hermanos indígenas y no indígenas a pronunciarse a nivel nacional sobre el tema.

"La empresa que se mantiene en el lugar es la principal culpable de todos los problemas que enfrenta los pueblos indígenas del área porque nos han desalojado en varias ocasiones, han quemado nuestras viviendas y ahora han envenenado todas nuestras plantaciones orgánicas”, criticó Pérez.