Temas Especiales

20 de Ene de 2022

Nacional

Se agota el tiempo para recolectar las firmas para la constituyente

La misión de recoger 580 mil rúbricas para convocar a la asamblea constituyente paralela parece imposible a solo 16 días del término de seis meses establecido por el Tribunal Electoral para lograrlo

Se agota el tiempo para recolectar las firmas para la constituyente
Los métodos electrónicos no favorecieron el proceso de recolección de firmas para la constituyente.Archivo | La Estrella de Panamá

El modelo de recolección de firmas electrónico para convocar a una asamblea constituyente paralela está agotado. En todo el mes de noviembre, cuando el patriotismo de los panameños pasaba por su mejor momento con la celebración de los 200 años de la independencia de Panamá de España, solo se recogieron 24 rúbricas en 30 días, cuando se requieren 3,226 en un solo día para alcanzar la meta de 580,742 en un periodo de seis meses.

A tan solo 16 días para que concluya el periodo de recolección de firmas para convocar a una constituyente, las tres agrupaciones civiles y políticas que impulsan este proceso solo han alcanzado un 3% de las firmas requeridas.

El movimiento Justicia Social, que promovió José Luis Galloway, empezó a buscar el respaldo ciudadano el 3 de mayo de 2021. Pero su periodo de seis meses venció el 3 de noviembre con 320 firmas, lo que representó un 0,0% del total de firmas.

El movimiento Panamá Decide, que dirige el abogado Carlos Ernesto González, arrancó el 15 de junio de 2021 con la recolección de firmas. A diez días de que concluya su periodo ha conseguido 5,002, es decir un 0,8%.

Firmo por Panamá, una organización formada por la alianza de los partidos Cambio Democrático (CD), Partido Panameñista y Partido Alternativa Independiente Social (PAIS) empezó a recoger rúbricas el 22 de junio de 2021. A 16 días de concluir el proceso ha alcanzado 11,701 firmas, un 2,1%.

José Álvarez, presidente y fundador de PAIS, está convencido de que quien estableció el 20% de las firmas del padrón electoral como meta para convocar a una asamblea constituyente lo hizo pensando en un imposible.

Incluso habló de las marcadas diferencias entre la cantidad de miembros que se requieren para formar una nueva estructura política y para convocar a una asamblea constituyente.

“Para hacer un partido político se requieren 39 mil firmas y se dispone de 10 años para lograrlo”, agregó el fundador de PAIS.

Álvarez también considera que existen colectivos políticos –que forman la alianza Firmo por Panamá– que han centrado su atención en las disputas y procesos de reorganización internos por los que están atravesado, más que en la recolección de firmas. Esto sumado a la animadversión de la ciudadanía por los partidos políticos.

“Las disputas internas de CD lo están desgastando ante la opinión pública. Ellos están más concentrados en resolver estos problemas”, dijo el político.

El Panameñista, por su parte, está en un proceso de reorganización interna. El partido ha estado concentrado en sus elecciones internas y en enero próximo realizará un congreso, apuntó Álvarez.

La tecnología móvil que usó el ente electoral –según el político– para recolectar las firmas también afectó el proceso. A su juicio es lento y complicado; firmar los libros hubiera sido una mejor opción, añadió.

Los miembros del partido que dirige, sin embargo, están aprovechando todas las oportunidades que existen para que el país alcance una constituyente. “Vemos cada proceso como una enseñanza para que la gente aprenda y comprenda qué es una constitución y cómo las normas pueden influir en un mejor país”, concluyó Álvarez.

José Eugenio Stoute, analista político, considera que el “rotundo fracaso” de la convocatoria para recoger firmas para una asamblea constituyente paralela responde a la negativa de los convocantes en dar a conocer las propuestas concretas que llevarían a una discusión. “Los ciudadanos no iban a apoyar ciegamente dicha convocatoria sin saber previamente cuáles serían las propuestas”, concluyó Stoute.

La Estrella de Panamá intentó, sin éxito, entrevistar a otros representantes de los movimientos que promueven la asamblea constituyente paralela.

El Pacto por el Bicentenario, un documento que es considerado la hoja de la ruta para que el país alcance el desarrollo, recomienda una reforma constitucional que redefina los fueros, privilegios e inmunidades de las que gozan ciertos funcionarios, la conformación de la Asamblea Nacional, la forma de escoger a los miembros del Órgano Judicial y al contralor de la República, y que asegure los principios de independencia de los órganos estatales.

Según el artículo 314 de la Constitución Política de la República de Panamá puede adoptarse una nueva constitución mediante una asamblea constituyente paralela, que podrá ser convocada, entre otras vías, por iniciativa ciudadana, la cual debe estar acompañada del 20% de las firmas de los integrantes del registro electoral correspondiente al 31 de diciembre del año anterior a la solicitud.