Temas Especiales

05 de Jul de 2022

Nacional

Analizan la interinidad de Javier Caraballo en el MP

Caraballo manifestó que, a pesar de no ser ratificado como procurador general de la Nación, no se detiene a pensar si eso va a pasar o no

Procuraduría evalúa denuncias contra magistrados del TE
Javier Caraballo, procurador encargadoArchivo | La Estrella de Panamá

Ha pasado un año y tres meses aproximadamente desde que Javier Caraballo tomó posesión como procurador general de la Nación encargado, tras la renuncia al cargo de Eduardo Ulloa y hasta la fecha el presidente de la República Laurentino Cortizo no ha tomado la decisión de nombrarlo oficialmente como jefe del Ministerio Público, manteniéndose como interino.

Caraballo manifestó que, a pesar de no ser ratificado como procurador general de la Nación, no se detiene a pensar si eso va a pasar o no, sino a trabajar día con día y hacer lo mejor posible hasta que el presidente Cortizo decida y le notifique sobre algún tipo de decisión.

¿Cómo interpretan algunos juristas que el presidente Cortizo mantenga la interinidad de Javier Caraballo en la jefatura del Ministerio Público?

Para el abogado Miguel Antonio Bernal, la interinidad de Javier Caraballo es a propósito, porque así no tiene autonomía e independencia en sus acciones como procurador. “Por eso se observa que Caraballo funciona en base a las órdenes que le dan la DEA y las que le da el Ejecutivo”, sostuvo.

A juicio de Bernal, esta situación acarrea un daño institucional más grande de la que ya existe. “Todo lleva a indicar que ellos no van a nombrar a Caraballo todavía formalmente, están esperando que se venza el periodo que él está llenando, el de la exprocuradora Kenia Porcell", para que cuando esté finalizando "entonces Cortizo o el que esté en la presidencia" lo nombre "por 10 años", añadió.

Por su parte, el jurista Roniel Ortiz asegura que el ser procurador interino le limita su capacidad de acción y realiza el trabajo dependiendo de lo que diga el Ejecutivo.“Lo que a la ciudadanía le gustaría es que lo pusieran permanente para ser independiente en sus acciones y no estar pendiente de una ratificación o no”, sostuvo.

Javier Caraballo, exfiscal de drogas, fue nombrado como procurador encargado el pasado 26 de febrero de 2021, tras la renuncia de Eduardo Ulloa el 24 de febrero de ese mismo año, en medio de las denuncias interpuestas en el Ministerio Público por el abuso de menores en albergues bajo el paraguas de la Senniaf, confirmado por una subcomisión de la Mujer de la Asamblea Nacional.

La designación de Ulloa se dio tras la renuncia de Kenia Porcell en noviembre de 2019, quien debía completar el mandato de diez años que termina en diciembre de 2024.