Temas Especiales

28 de Sep de 2020

Política

Clave de la supervivencia liberal

PANAMÁ. Garantizar el futuro inmediato del Partido Liberal llevó a sus máximos dirigentes a hacer una triple apuesta en la próxima cont...

PANAMÁ. Garantizar el futuro inmediato del Partido Liberal llevó a sus máximos dirigentes a hacer una triple apuesta en la próxima contienda electoral.

Un tercio de las fichas las juega en la negociación de una alianza con el oficialista Partido Revolucionario Democrático (PRD). Otro tercio en la postulación de alrededor de 400 candidatos propios a diversos cargos de elección popular. Y la otra parte, en la postulación de un candidato independiente que competirá en uno de los distritos más caudalosos del país, electoralmente hablando, el distrito de Panamá.

Esta última opción no resultó de una decisión a la ligera. Miguel Antonio Bernal, un adversario del actual gobierno, más allá de ser un político “rebelde” sin partido representaba la posibilidad de los liberales de alcanzar por lo menos 100 mil votos, algo que el catedrático consiguió en 1999 cuando

ocupó el segundo lugar en la carrera por la Alcaldía capitalina.

Crónica de una postulación

El 17 de julio fue la fecha escogida por los liberales para hacer el anuncio en el Hotel Continental.

Sin embargo, el ambiente se preparó semanas antes para que sus aliados del PRD no conocieran de golpe su decisión de no respaldar a su candidato a la alcaldía capitalina, Roberto Velásquez.

En una entrevista concedida a La Estrella el pasado 12 de julio, cinco días antes de la postulación, Franco dijo que entre sus planes estaba apoyar candidatos independientes, entre ellos Bernal, ya que era necesario garantizar los votos y por consiguiente la supervivencia del colectivo.

“Todo es posible en política”, recalcó en aquel momento.

Expectativa liberal

Los liberales de la campana se constituyeron como partido político en el año 2005, meses después de las elecciones del 2004, por lo que no han postulado candidatos.

Una situación, que según explicó el magistrado del Tribunal Electoral, Gerardo Solís, los obliga a correr en los comicios del 2009, y conseguir el 4% de los votos que requieren los colectivos políticos para sobrevivir, tal y como lo indica el Código Electoral.

Es decir, que si en las elecciones del próximo 3 de mayo votan por lo menos el 75% de los 2.2 millones de panameños habilitados para el sufragio (1 millón 600 mil), los liberales deberían conseguir 64 mil votos.

Subsidio

En el mes de enero los partidos políticos legalmente constituidos recibirán un porcentaje del subsidio electoral, para sufragar los gastos de organización y campaña, un monto que aumentará luego de las elecciones y que dependerá de la cantidad de votos que obtengan, por lo tanto Bernal representa no solo la supervivencia de los liberales, sino también el futuro del financiamiento de uno de los partidos más pequeños (23 mil 72 adherentes).

¿A qué se enfrenta Bernal?

El apoyo liberal no solo le facilitó a Miguel Antonio Bernal un espacio en las papeletas, sino una serie de comentarios negativos sobre las verdaderas intenciones de sus aliados.

Varios contrincantes han tratado de vincularlo con el PRD, debido a que los de la campana mantienen negociaciones con los oficialistas, poniendo en duda su independencia. Acusaciones que ha desmentido el propio presidente de los liberales, Joaquín Franco III reiterando públicamente que su respaldo fue “sin compromisos políticos”.

Pese a estos comentarios, Bernal se ha hecho notar en las encuestas, contrario a lo que ocurrió en 1999. “Antes de las elecciones las encuestadoras no nos hacían justicia, sin embargo las urnas nos favorecieron más allá de esos pronósticos”, recordó el catedrático.

Ganar el voto de los indecisos y los independientes, que son mayoría en el Padrón Electoral (cerca de 300 mil electores), es el principal desafío que enfrenta, por ello ha empleado como estrategia: sacar buena nota en los debates, punto que lo ha hecho un candidato más atractivo. Este aspecto trae a colación otro reto, enfrentar la tentación de aceptar las propuestas de otros partidos más grandes. Y es que en los últimos días se ha rumorado que colectivos como Cambio Democrático analizan apoyar su candidatura, lo que podría poner en aprietos a los liberales.