08 de Dic de 2022

Política

Crisis en el panameñismo

Cuando se es como un barquito de papel, la menor llovizna hace que se hunda irremediablemente. Esta frase parece aplicarse a algunos de ...

Cuando se es como un barquito de papel, la menor llovizna hace que se hunda irremediablemente. Esta frase parece aplicarse a algunos de los miembros del directorio del Molirena quienes deciden abandonar la alianza “Un nuevo Camino” que mantenía con el panameñismo. Y, es que, en función de unas encuestas dirigen su mensaje político y en el fondo convierten a la política en trincheras de los partidos. Esta es una de las perversiones del poder que no permite sintonizar el compromiso y la palabra empeñada. Con esta decisión ¿serán capaces de generar confianza en la base de ese colectivo y ante la opinión pública?

Al adentrarme en los entresijos de la política me doy cuenta que hay que tener la suficiente valentía para afrontar riesgos y vencer los miedos que una campaña política encierra. Sin la valentía, en momentos difíciles de un colectivo político podría irse a la deriva; sin embargo, la fortaleza que debe existir en sus miembros —conducida por una conciencia recta—, pueden llevarlos más lejos de lo que pueden imaginarse.

Usualmente se reacciona y se actúa por impulsos, privando a la inteligencia de la oportunidad de dilucidar todas las aristas que este problema ha suscitado. Por ejemplo, la falta de tolerancia entre los miembros del Partido Panameñista el día 23 de diciembre que entre empujones y golpes, nos traslada a una carencia de civismo y decencia elementos necesarios para contrarrestar un sistema de antivalores.

Por lo general, toda situación requiere de un análisis profundo y detenido. El hecho de aceptar formalmente un compromiso derivado de una convención, hace suponer que se conocen todos los aspectos, alcances y obligaciones que conlleva. Casi siempre, la falta de compromiso se debe a la pereza, a la comodidad y al egoísmo. Se vive con los ojos cerrados a la responsabilidad y pensando sólo en recibir beneficios personales. ¡Cuántos son los compromisos y cuántas cosas implican! Seamos honestos, encontrar caminos fáciles para todo, sólo existe en la mente de personas con pocas aspiraciones. El problema central, es que no debemos movernos sólo por intereses pasajeros, debemos ser constantes en nuestra actitud y en la palabra empeñada.

¿Por qué es tan difícil tener espíritu de sacrificio cuando se está en una disyuntiva? Todo aquello que vale la pena requiere de sacrificio, y edifica una personalidad recia, segura, perseverante, capaz de comprometerse en todo y con todos, generando confianza y estabilidad en quienes le rodean, seguros de tener a un guía que los conduce por un camino seguro, y requiere sentido común y luchando por lo que se quiere. Tal vez no se logre de inmediato, incluso tal vez no se logre al final, sin embargo es importante saborear ese camino que los lleva a obtener el triunfo tan anhelado. La estabilidad y la confianza es un signo de madurez y en el fondo siempre existe un sentimiento que es el de haber sido derrotado sin haber luchado por algo que valía la pena. Y, dejar de luchar es comenzar a morir.

La perseverancia es un esfuerzo continuado. Es un valor fundamental en la vida para obtener un resultado concreto. Existen muchos matices al vivir la perseverancia: existen aquellos que son necios irremediables, y otros que son como el barquito de papel que con el primer soplo cambian de rumbo y se hunden en el pantano de la ignominia. Estos últimos, tienen grandes y serios problemas haciéndole perder el tiempo y energía a los que sí se comprometieron con el Partido Panameñista.