Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Política

Paviolos hacen de las suyas

PANAMÁ. Con la llegada del invierno, las calles en Panamá se tornan frías y desoladas. Puertas adentro de la Asamblea Nacional, el pan...

PANAMÁ. Con la llegada del invierno, las calles en Panamá se tornan frías y desoladas. Puertas adentro de la Asamblea Nacional, el panorama no es tan diferente, parece que los diputados no se han enterado que tienen que regresar a trabajar en el pleno, a discutir y a aprobar leyes.

Este período se instaló el 1 de marzo del 2009 y desde entonces los diputados sólo han logrado el quórum en 18 de las 39 sesiones. Luego de un largo período de vacaciones, en el que 58 trabajaron duro buscando su reelección, retornar al trabajo no es fácil.

Diez días después del 3 de mayo aún sus curules siguen a merced del intenso frío del aire acondicionado.

Para ayer, se tenía prevista una sesión, el panorama era igual de desolador que hace unos meses atrás: los diputados que hay aquí se cuentan con los dedos de una mano.

En las pocas sesiones que han celebrado han evitado decidir sobre el proyecto de Ley No. 482 que descentraliza la Administración Pública y Proyecto de Ley No. 497 que reforma el Código Penal y el Judicial, ambos se mantienen en segundo debate.

Un diputado paviolo representa una inversión que los contribuyentes jamás recuperarán. Ni la democracia. En lo que va del año el Estado panameño le pagó a los “honorables paviolos”, por sus ausencias 47,364 dólares.

Sólo 25 lograron reelegirse pero aún así prefieren no ir al pleno. ¿Seguirán celebrando su triunfo?

Las sesiones ordinarias de la Asamblea representan un agujero negro que se abre en diferentes dimensiones. Por un lado, las leyes que Panamá tanto necesita, siguen sin aprobarse.

Tampoco se discuten los proyectos presentados. Y lo peor de todo, se pierde plata. O mejor dicho, se regala. Porque el reglamento de la Asamblea no contempla descuentos por estas ausencias.

Mientras los interesados en que se aprueben los diversos proyectos que están a la espera de qué los diputados asistan para discutirlos.

PROYECTOS PENDIENTES

Aún quedan pendientes 11 proyectos en espera de segundo debate, entre los que se encuentran el proyecto 432 que trata de la reforma a la Ley Orgánica del Cuerpo de Bomberos de Panamá.

Otro proyecto que está pendiente en la Asamblea es el que plantea penas hasta de 50 años, el que se esperaba aprobar en las primeras semanas de este mes. Eso no fue posible. Los diputados están demasiado ocupados, pero fuera de la Asamblea.

En la cola está una norma que crea siete Fiscalías Circuitales Ambientales, documento que mantiene un consenso entre ambas bancadas por tanto, debía ser posible su aprobación antes de finalizar la primera semana de mayo. Eso si hubieran asistido a sus sesiones.

Los diputados también tienen en espera el proyecto que busca reorganizar el estatuto interno del Órgano Legislativo y otro que implementa la fortificación del grano de arroz.

Se espera que en lo que queda de esta semana se logre reanudar las sesiones en la Asamblea Nacional y que los diputados de las diferentes bancadas discutan los proyectos que están pendientes.

NUEVOS DIPUTADOS

Los que no pierden tiempo son los nuevos miembros de la Asamblea Nacional que el día lunes se presentaron a observar las diferentes oficinas que ocuparán a partir del 1 de julio del presente año cuando se tome posesión la asamblea del próximo quinquenio.

MÁS DE LO MISMO

El orden del día no ha variado desde hace semanas. Esto refleja claramente que la productividad de los diputados es baja. “Esto es una verguenza”, manifestó un visitante al darse cuenta de que a la sesión del viernes 8 de mayo sólo asistieron 9 diputados.

El llamado quórum deliberativo, es lo que vemos diariamente. El subsecreatrio general hace el primer llamado a las a la sesión, y como no hay suficientes diputados para poder debatir no se hace nada.

Con la llegada de los nuevos inquilinos, que en su mayoría son parte de “el cambio” el Palacio Legislativo podría retomar su misión: crear leyes en beneficio de la población.