Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Política

Jueces están bajo la lupa

PANAMÁ. La Corte Suprema de Justicia se ha convertido en un campo de batalla. En la escena no falta nada: hay cuatro jueces rebeldes, ...

PANAMÁ. La Corte Suprema de Justicia se ha convertido en un campo de batalla. En la escena no falta nada: hay cuatro jueces rebeldes, el presidente de la Corte que los investiga y hasta un sobrino del presidente Torrijos que fue condenado por plantar marihuana en su casa.

La publicación del Acuerdo 398, en Gaceta Oficial el 11 de mayo de 2009, desató las hostilidades. El acuerdo dice que los jueces podrán ser suspendidos de su cargo cuando éstos cometan faltas disciplinarias o a la ética. Aunque algunos consideran que el acuerdo inconstitucional, ya está funcionando. Ayer, cuatro jueces fueron suspendidos de sus actividades: Rubén Royo, Felipe Fuentes, Ricardo Mazza y Xiomara Bulgin. El hombre que está decidido a avanzar sobre ellos es el presidente de la Corte, magistrado Harley Mitchell.

BATEADO

En los pasillos judiciales, esta resolución ha sido bautizada con el nombre de “Acuerdo Royo”.

¿Por qué? Todo empezó cuando al juez sexto de Circuito Penal del Primer Circuito Judicial, Rubén Royo, fue enviado a unas largas vacaciones. Se fue el 24 de noviembre del 2008 y acababa de reincorporarse el 6 de mayo hasta ayer que llegó la suspensión. La decisión de su salida no fue casual. Durante su ausencia, la Corte aprovechó para auditar sus actividades.

Royo dice que este acuerdo, que se crea dos días después del regreso de sus vacaciones, se hizo pensando en perseguirlo. "Esto tiene relación directa con el juicio contra Jorge Luis Sánchez Torrijos, conocido como “el botánico”.

Para Royo, la suspensión de su cargo, tiene relación directa con el juicio contra “el botánico”, a quien se le condenó a 66 meses de cárcel por cultivar marihuana en su apartamento. Sánchez Torrijos es sobrino del presidente de la República, Martín Torrijos.

Desde la Corte aseguran que eso no tiene nada que ver. Que los resultados de la auditoría amerita una investigación por posibles ilícitos. Royo dobla la apuesta: “Por el edificio se corre el rumor de que el presidente de la Corte, quiere meter cuadros perredistas, yo recibí información de un miembro del PRD de que a mí, había que sacarme porque desde el momento en que condené a un Torrijos, estaba yo también condenando”. ¿Royo está siendo perseguido? ¿O la Corte finalmente se puso a trabajar?

¿ES LEGAL EL ACUERDO?

A sólo 4 días de haberse publicado en la Gaceta la medida se hizo efectiva. De manera oficial se anunció la suspensión de cuatro jueces de los 238 que hay en el país.

Edgardo Molino Mola, ex magistrado, dijo que “la Corte no puede atribuirse todas las faltas disciplinarias y las faltas a la ética”. Agregó que el acuerdo viola el artículo 211 de la Constitución Nacional.

La ex presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Graciela Dixon, dijo desconocer el acuerdo pero que “frente a las quejas disciplinarias no es un tema nuevo, la Corte siempre ha mostrado interés en este tema”.

Un comunicado de la Corte señala los motivos por los que se separaron a los jueces.

Entre las irregularidades encontradas se destacan expedientes en espera de admisión de la demanda y prueba, expedientes en espera de trámites procesales desde hace varios años, falta de notificación, incumplimientos de trámites para fijar fecha de audiencia, demoras en las prácticas de prueba, sumarias en averiguación pendientes de resolver, libertades sin hacerse efectivas, así como faltas graves de supervisión y control del despacho judicial.

Alianza Pro Justicia dijo sobre el Acuerdo 398: “Hacemos un llamado urgente a los magistrados de la Corte para que deroguen el acuerdo de la Sala de Negocios Generales y retomemos la discusión en torno al proyecto de ley que se encuentra en la Asamblea de Diputados y cumplamos con lo que establece”. Mientras tanto, la Corte es un campo minado.