08 de Dic de 2022

Política

Sociedad civil exige borrón y cuenta nueva

PANAMÁ. ¡No más parches! Esta es la consigna de varios sectores de la sociedad civil que apoyan el llamado a una constituyente, para que...

PANAMÁ. ¡No más parches! Esta es la consigna de varios sectores de la sociedad civil que apoyan el llamado a una constituyente, para que se redacte una nueva Constitución.

La iniciativa propuesta por José Alberto Álvarez, ex presidente del Colegio Nacional de Abogados (1990-1993), y respaldada por un grupo de abogados panameños, plantea la necesidad de convocar una constituyente a fin de crear un borrador nuevo de la Carta Magna. Es decir “borrón y cuenta nueva”.

La propuesta tiene el aval de los abogados Jorge Hernán Rubio, Mercedes Araúz de Grimaldo, Ramiro Guerra y Rubén Elías Rodríguez, actual presidente del Colegio Nacional de Abogados.

Los planteamientos van desde temas de urbanismo como regular la construcción de edificios frente a la Bahía de Panamá hasta establecer referéndum para destituir funcionarios públicos regionales que no funcionan en sus puestos de trabajo.

Incluso, dentro de la ampliación de la participación ciudadana piden elegir por voto popular a los gobernadores de provincias y que los padres de familia tengan participación en la escogencia del rector de la Universidad de Panamá.

EMPEZANDO DE CERO

El abogado José Alberto Álvarez habla de redactar todos los temas de la Constitución e introducir temas no incluidos.

“Hay temas que no están en la Constitución, yo le llamaría válvulas de escape constitucional”, manifestó.

“Toto” Álvarez sostuvo que la constituyente paralela es un instrumento de los que gobiernan para perpetuarse y darse mayores privilegios. “La constituyente debe tener plena facultades y poderes para reformar las estructuras del Estado panameño”, indicó.

Mencionó temas como requisitos para elegir a un presidente, para ser magistrado de la Corte Suprema y elección de gobernadores.

La propuesta de “borrón y cuenta nueva” de la Constitución, para el constitucionalista Miguel Antonio Bernal, significa la modernización del Estado. “Cambiar todo es abocarnos a un proceso de reingeniería del Estado”, insistió.

A su juicio, las normas actuales están ligadas al presidencialismo actualizado y hay que cambiar todas las estructuras institucionales.

Según el constitucionalista, hay que redactar todo sobre los tres Órganos del Estado, el Ministerio Público, la Defensoría del Pueblo, fortalecer las garantías fundamentales, las libertades, entre otros aspectos.

CAMBIO INTEGRAL

En la Cámara de Comercio, la idea es bien recibida, su presidente Adolfo Linares recomienda una revisión integral de de la Constitución y de las leyes. “Los parches no han solucionado el problema. Panamá requiere de una reforma constitucional integral”, dijo Linares quien no ve la posibilidad de que la propuesta de Frenadeso de convocar una constituyente originaria pueda cristalizada.

Linares asegura que la Constitución amerita ser revisada de una manera integral y no emparcharla.

“Que se pueda estudiar el documento completo, incluso se debería recortar el mismo contenido de la Constitución”.

JUNTOS PERO NO REVUELTOS

Rubén Elías Rodríguez, presidente del Colegio Nacional de Abogados, expresó que hay muchos temas por actualizar de la Constitución, pero separando los aspectos.

Opinó que lo político debe separarse de lo institucional para lograr avances significativos. “Lo político en su lugar y lo referente al funcionamiento de la sociedad, bien definido para que no haya distorsiones”.

Rodríguez coincide con el ex magistrado del Tribunal Electoral, Guillermo Márquez Amado, quien aboga para que los cambios sean estudiados, debatidos, consensuados, pasen a la Asamblea para la aprobación y luego se convoque al referéndum.

Márquez Amado manifestó que hay muchos temas en la Constitución que deben ser revisados y el menos importante es la reelección presidencial.

“Debemos ser innovadores en el método que se den los cambios. Que no causen traumas, sino que los cambios sean en el marco de la estabilidad”, pidió.