23 de Oct de 2021

Política

El apetito de Martinelli

PANAMÁ. En 2004, Ricardo Martinelli y su partido Cambio Democrático quedaron rezagados en un lejano cuarto lugar, apenas obtuvieron 5% d...

PANAMÁ. En 2004, Ricardo Martinelli y su partido Cambio Democrático quedaron rezagados en un lejano cuarto lugar, apenas obtuvieron 5% de los votos.

Desde entonces Martinelli se planteó una meta, convertirse en presidente de la República. Asombrosamente lo logró cinco años después con la ayuda de los partidos Panameñista, Unión Patriótica y Molirena. Logrando más del 60% de los votos y derrotando al gigante Partido Revolucionario Democrático, (PRD).

En adelante Martinelli tuvo otro propósito, convertir al pequeño Cambio Democrático de apenas unos 126 mil adherentes en mayo de 2009, en un megapartido y de paso cambiar el escenario político, donde al final existan tres grandes fuerzas, una dominada por Cambio Democrático, otra por el Panameñismo y la última fuerza representada por la izquierda, donde estarían el Partido Revolucionario Democrático y Frenadeso.

El plan hasta el momento parece funcionar. En sólo diez meses Cambio Democrático ha ganado 63 mil nuevos inscritos, entre ellos importantes figuras del PRD, como Gisselle Burillo, Porfirio Ellis, otras del Panameñismo, (Alejo Millán Soto, aliado de los Varela) y figuras históricas del Molirena como, Arturo Vallarino y Delia García.

“Nosotros queremos que nuestro partido crezca, que tenga más representatividad en todos los sectores”, aseguró Alma Cortés, subsecretaria de CD.

Sin embargo, experiencias pasadas advierten sobre el peligro que representa este fenómeno migratorio al partido de gobierno. De eso sabe muy bien el PRD. Martín Torrijos empleó la misma estrategia, convertir al partido de Omar en un gigante político y parecía haberlo logrado hasta el 3 de mayo de 2009.

El PRD llegó a las elecciones con 641 mil 151 miembros, el partido más grande en la historia del país y perdió estrepitosamente los comicios. De inmediato empezaron las fugas de miles de sus miembros. ¿Correrá el partido de Martinelli con la misma suerte?

EL IMÁN DE LA POPULARIDAD

La arrolladora popularidad del presidente Martinelli, no sólo en Panamá, sino a nivel internacional es el mayor atractivo que tiene Cambio Democrático para sus seguidores.

Según el analista político Renato Pereira, esa se ha convertido en el arma más efectiva de Ricardo Martinelli para lograr su objetivo. “Es lo que le va a permitir a Martinelli ampliar su campo de maniobra política para sus proyectos e implementar medidas más audaces para recuperar los puntos de popularidad que perdió meses atrás”.

Para Pereira esa popularidad es lo que le ha ayudado a debilitar al PRD frente a la opinión pública. “Ricardo Martinelli está empeñado en demostrarle al PRD que su poder de convocatoria es arrollador y que quedarán relegados en un segundo lugar”, explicó el analista político,

No obstante el tiempo de vida de ese gigante político que Martinelli quiere crear dependerá, al igual que Martín y su gigante PRD de ganar o perder las elecciones.

“Para ganar las elecciones no hace falta ser un partido grande. Los resultados de la elecciones de 2004 lo demostraron”. Advierte el analista Edwin Cabrera. En aquella oportunidad Guillermo Endara quedó en segundo lugar “aún con un partido pequeño”.

Sostiene que el esfuerzo oficialista de volverse un megapartido, está enfocado en el 2014, pero advierte que ese crecimiento desproporcionado es un error, porque esos cambios de toldas promueven el clientelismo político, un “mal de los partidos”.