Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Política

“Una tarea de todos”

La situación de libertad de prensa en el hemisferio en general muestra síntomas que preocupan muchísimo a la Sociedad Interamericana de ...

La situación de libertad de prensa en el hemisferio en general muestra síntomas que preocupan muchísimo a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). La tendencia de algunos países que legislan para restringir los espacios de libertad de prensa, parece replicarse en otros gobiernos que van cayendo en la tentación de buscar el control de los medios, ya sea por la implementación de nuevas legislaciones o por medio de persecuciones por la vía legal.

Gonzalo Marroquín, vicepresidente de la SIP considera que el caso más dramático se encuentra en Venezuela, sin embargo manifiesta que Ar gentina muestra síntomas muy preocupantes.

Marroquín en una entrevista exclusiva con La Estrella asegura que hay tensión en casi todos los países de la región sobre el tema de libertad de expresión, siendo Centroamérica uno de los lugares con confrontaciones más serias a raíz del asesinato de periodistas.

COMPARADO CON OTRAS NACIONES DEL MUNDO ¿CÓMO SE ENCUENTRA LA REGIÓN LATINOAMERICANA EN MATERIA DE LIBERTAD DE PRENSA?

Yo diría que cada país tiene sus propias particularidades. En América Latina debemos reconocer que muchos países todavía no han entrado en la carrera de legislar para controlar a la prensa. En Europa, Asia y África hay países que tienen problemáticas mucho más graves que las nuestras, donde hay leyes que restringuen el ejercicio del periodismo. Yo creo que en términos generales hay que recordar que la libertad de prensa siempre es uno de los objetivos de los gobiernos o de los grupos políticos o grupos de poder dado a que hay una tendencia a tratar de controlar la información. Hay un dicho que dice que quien tiene la información tiene el poder. Los políticos no desean que la información esté en poder de la población, porque hay que reconocer que lo que la prensa ha venido a hacer históricamente es democratizar la información.

¿EXISTE LA POSIBILIDAD DE QUE LOS CASOS DE VENEZUELA, ARGENTINA Y ECUADOR NOS ACERQUEN MÁS A ESOS PAÍSES DONDE EXISTEN LEGISLACIONES CONTRA LA LIBERTAD DE PRENSA?

Bueno creo que el caso venezolano es por un lado digno de estudio, pero por otro también digno a que las sociedades latinoamericanas lo sigamos de cerca porque está claramente dirigido a controlar la prensa, a limitar el derecho a la información que tiene la población y a terminar con el derecho que tienen los periodistas a ejercer su profesión. Ha sido un andamiaje legal que se inicia con la reforma a la Constitución, luego se modifica el Código Penal y se aprueban una serie de leyes, cada una dirigida a determinados medios con el fin de restringir los espacios de prensa. Ese es un modelo que lamentablemente lo tratan de replicar Ecuador, Nicaragua; aunque no es una replica legislaciones similares empiezan a aprobarse en otros países como Argentina. Esto es un efecto dominó y ojalá que las sociedades y los gobiernos comprendan que ellos son los llamados a defender la libertad de expresión ya que es un baluarte de la democracia. Cuando un gobierno ataca y trata de hacer desaparecer a la prensa independiente, en realidad lo que está haciendo es demostrando que no tiene respeto hacia las instituciones democráticas.

¿LE HA COSTADO MUCHO TRABAJO A LA SIP EL CASO EN VENEZUELA?

Tenemos diez años de estar constantemente señalando, denunciando y exigiendo a las autoridades de ese país el debido respeto hacia los medios de comunicación, a la prensa y a la libertad de expresión. Lamentablemente nunca encontramos eco en el gobierno, lo cual no hace que nosotros cesemos en nuestra posición sino que al contrario nos ha obligado y motivado a estar buscando mecánicas sobre todo para alertar a la sociedad, porque finalmente las sociedades deben darse cuenta de la importancia y valor de ese derecho universal que está contemplado para cada uno de los ciudadanos, pero colectivamente también y que Venezuela está desapareciendo.

¿HAN RECURRIDO AL APOYO DE ORGANISMOS INTERNACIONALES COMO LA ORGANIZACIÓN DE ESTADOS AMERICANOS, LA ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS Y DEMÁS...?

Recientemente hicimos una serie de denuncias ante la OEA, ONU, UNESCO y los relatores de prensa, tanto de la OEA como la ONU con el fin de llamar la atención de estos organismos internacionales para que vean lo que está sucediendo y que investiguen. Al igual que ocurre en muchas ocasiones no siempre tenemos una respuesta inmediata, pero la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha puesto mucha atención, aunque tampoco se le escucha en Venezuela, pero hay que recordar que sus fallos aunque hoy no los acate el gobierno venezolano, son fallos que tienen prominencia y que en un momento dado con un nuevo gobierno van a cobrar validez.

¿CUÁLES SON LOS PAÍSES DONDE EXISTE UNA BUENA RELACIÓN GOBIERNO-MEDIOS DE COMUNICACIÓN?

Creo que hay un respeto considerable hacia los medios de comunicación en Chile, en Brasil se manejan adecuadamente las relaciones prensa-gobierno. Hay que recordar que las fricciones de la prensa con los gobiernos siempre van a existir, lo importante es que el gobierno no agreda a la prensa y no trate de limitar los espacios en materia de libertad de expresión. En Perú vamos a ir a una misión en dos semanas, pero en términos generales no pareciera que los problemas son exageradamente profundos. Aquí en Panamá han habido algunos indicios de problemas, pero no hay una sistemática persecución contra los medios. En Costa Rica, a pesar que los tribunales han tenido unos fallos irracionales en contra de algunos medios de comunicación, pero en términos generales la legislación prevalece. Y así podríamos ver algunas excepciones, lamentablemente aún dentro de estas excepciones siempre vemos problemas, pero estos países son una minoría en comparación con la gran mayoría donde si hay problemas significativos sobre libertad de expresión.

CON TODO ESTE PANORAMA, ¿CÓMO VE EN UN FUTURO LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN LA REGIÓN?

Yo creo que los periodistas, los medios y las sociedades debemos estar claros que la democracia no nos trajo el grado de libertad de prensa y de expresión que todos creíamos y que deseábamos y que sería lo mejor para las democracias. Hay un peligro latente y que aún en aquellos países donde en estos momentos la situación no está en franco deterioro, deben estar alerta siempre para defender los espacios de prensa. Creo que es algo que no va a cambiar fácilmente, debemos crear una cultura dentro de las sociedades y eso nos puede llevar décadas incluso para que sea la sociedad la que con fuerza defienda la libertad de expresión. No como un derecho de los periodistas sino como un derecho de la propia sociedad. No podría ser optimista a que van a haber cambios a corto plazo, porque lo hemos visto en los últimos 25 años, que mientras algunos países mejoran sus condiciones en la libertad de prensa, otros se ven deteriorados y eso es cíclico y debemos saber que se va a repetir en el futuro. Debemos ir creando conciencia social para hacer frente a los abusos del gobierno de los grupos como el narcotráfico o grupos que afectan la libertad de prensa.