Temas Especiales

03 de Jul de 2022

Política

Diálogo de ‘o todo o nada’

PANAMÁ Al parecer ni la gran muralla China le gana al muro que se ha colocado en el centro de la mesa del diálogo por la Ley 30.

PANAMÁ Al parecer ni la gran muralla China le gana al muro que se ha colocado en el centro de la mesa del diálogo por la Ley 30.

Los días pasan y el Acuerdo de Changuinola de llegar a un supuesto convenio entre los movimientos sindicalistas y el Gobierno se ha convertido en un callejón sin salida.

De hecho, los 90 días establecidos por el Gobierno para discutir la polémica ley llegan a su recta final el 10 de octubre. Sin embargo, no se han unificado criterios.

La facilitadora del diálogo designada por el Gobierno, Isabel Saint Malo, se mostró preocupada por el giro que ha dado el asunto.

Saint Malo señaló que los artículos no van a ser derogados una vez sean discutidos. Añadió que conviene mantenerlos y revisarlos.

Por su parte, Jorge Eduardo Ritter, analista internacional consideró en el programa Debate Abierto Dominical que ‘la ley 30 puede pasar a la antología de los adefesios legislativos más grandes del país’.

Agregó que esta ley se ha convertido en ‘un pecado original’, que más bien ha quedado estigmatizada, ya que muchas personas la combaten sin haberla leído a fondo’.

El analista advirtió que el Ejecutivo debió discutir todos los temas que involucraban la ley y, de esta manera, se habrían ahorrado problemas.

Los dirigentes sindicales han manifestado que las autoridades gubernamentales no tienen voluntad política para llegar a un diálogo, al tiempo que los han catalogado de ‘intransigentes’.

En la última reunión, el pasado miércoles, el viceministro de Trabajo, Luis Ernesto Carles, se cansó de las amenazas de los sindicalistas, quienes en reiteradas ocasiones han advertido con levantarse de la mesa.