Temas Especiales

19 de May de 2022

Política

Defensoría: una carrera de solo tres candidatos

Luis Ernesto Carles dirige hoy su mirada a un rumbo algo distante de su actual cargo como viceministro del Mitradel. Se trata de la Defe...

Luis Ernesto Carles dirige hoy su mirada a un rumbo algo distante de su actual cargo como viceministro del Mitradel. Se trata de la Defensoría del Pueblo, una aspiración en la que utiliza como carta de presentación su capacidad conciliadora puesta en relieve durante la crisis por la Ley 30. Carles, de 37 años, es abogado y ha trabajado en el MINSA, en el MICI y en la Corte Suprema de Justicia.

¿POR QUÉ QUIERE SER DEFENSOR DEL PUEBLO?

Porque creo que puedo hacer aportes importantes al fortalecimiento de una cultura de los derechos humanos y los derechos ciudadanos. He trabajo en el sector público y privado, y siento que cuento con la experiencia y el conocimiento necesarios para realzar el perfil institucional de la Defensoría del Pueblo.

¿CUÁLES SON SUS CREDENCIALES?

Mi experiencia en mediación y resolución de conflictos me preparan para este cargo. Mi trabajo frente al diálogo por la Ley 30 y en la Oficina de Diálogo Social de Bocas del Toro me han dado una perspectiva actualizada y única en relación con los temas sociales.

HAY QUIENES DICEN QUE USTED ES EL UNGIDO... ¿QUÉ OPINA DE ESO?

La elección del defensor del Pueblo es una decisión soberana de la Asamblea Nacional. Respeto las opiniones de todos, pero yo presento mi experiencia y mi trabajo como credenciales. Mi hoja de servicio está abierta al escrutinio público.

¿CÓMO VE USTED LA RELACIÓN DEL GOBIERNO CON LA SOCIEDAD CIVIL?

Como en todos, he notado altas y bajas. Lo más importante es que tengamos claro que sabemos dialogar y ponernos de acuerdo. Lo viví en la Mesa del Diálogo por la Ley 30.

¿QUÉ OPINA DE LA GESTIÓN DEL DEFENSOR DEL PUEBLO SALIENTE?

Hay que reconocer el aporte de todos los defensores del Pueblo; sin embargo tengo la convicción de que se puede hacer más. Necesitamos empoderar a la Defensoría del Pueblo para que refleje mejor la idea original detrás de su creación.

¿CUÁL ES SU PROPUESTA PARA LA DEFENSORÍA?

Una Defensoría que sea más proactiva, que no espere a que los problemas se formen para actuar. También veo una Defensoría con más presencia en las comunidades, más en contacto con las personas, sus realidades y sus necesidades.

¿HABRÁ CONFLICTO DE INTERESES AL SER FUNCIONARIO DE GOBIERNO?

Mi dedicación a la Defensoría va a ser completa, con compromiso social y en apego estricto a lo que dispone a Ley.

Judith Cossú lo dice alto y claro: está segura de que, a diferencia de otros tantos contrincantes, ella no tiene una bendición política para el cargo de defensora del Pueblo. Cossú, de 56 años, es magistrada presidente del Tribunal Superior de Niñez, y es coordinadora de grupos vulnerables del Órgano Judicial.

¿CUÁLES SON SUS CREDENCIALES PARA SER DEFENSORA?

Primero, he mantenido una verticalidad en el ejercicio de mis funciones. No tengo ningún tipo de escándalo que me pueda afectar, además manejo el derecho, una de las recomendaciones que realizan organismos internacionales sobre ese tema, porque nadie puede defender un derecho que no conoce. Por consiguiente, yo siento que las cualificaciones, tanto personales como profesionales, las cumplo.

¿CÓMO VE USTED LA RELACIÓN DEL GOBIERNO CON LA SOCIEDAD CIVIL?

En ese tema, a mi juicio, ha faltado en un momento dado esa coordinación que debió establecer la Defensoría. Yo siento que está (la Defensoría) obligada a estrechar ese puente para llegar a concertaciones y las mejores soluciones de los casos.

HAY QUIENES DICEN QUE ES UNA DE LAS UNGIDAS... ¿ES CIERTO?

Ojalá... (ríe) mira, ojalá... Mi labor ha sido netamente judicial, fui abogada litigante, representé a la gente de San Miguelito, de El Chorrillo, pero yo humildemente te digo que no tengo vinculación política, aquí cada quien señala que la podría tener; pero yo no tengo.

¿CUÁL ES SU PROPUESTA PARA LA DEFENSORÍA?

Yo siento que debe haber una reestructuración interna, y uno de los puntos centrales que tenemos que abordar es dar un monitoreo a las noticias que impactan para que la Defensoría intervenga oportunamente, porque ustedes (los medios de comunicación) hacen una labor de denuncia preventiva, que la Defensoría debe canalizar. La segunda, deben crearse auditores sociales, porque la Defensoría debe tener presencia en las comunidades, ahí donde está el problema, para abordar la representación del pueblo. También abordaré el tema de la libertad de expresión.

¿QUÉ OPINA DE LA GESTIÓN DEL DEFENSOR DEL PUEBLO SALIENTE?

Yo no puedo evaluar, creo que cada uno (de los defensores) ha dado valiosos aportes dentro de los énfasis que cada uno llevó. Pienso que a la Defensoría lo que le falta es un mayor número de adjuntos especializados en cada área, que pueda ayudarle a abordar todos los temas que se dan en el país, con respecto a los derechos humanos.

Tres meses y medio después de haber salido de la dirección de Pasaportes, tras la emisión de al menos 60 mil documentos con errores en el Escudo Nacional, Luis Cortés retorna a la palestra pública: a la carrera por la Defensoría, aspiración para la que no ve como un mea culpa el militar en un partido. Cortés tiene 36 años y forma parte de la comisión política de Cambio Democrático.

¿POR QUÉ QUIERE SER DEFENSOR DEL PUEBLO?

Porque luego de hacer un recorrido nacional, conversar con grupos y comunidades, y en base a mi trayectoria y capacidad, creo que puedo hacer una Defensoría más proactiva y que haga el papel de vocero del pueblo panameño.

¿CUÁLES SON SUS CREDENCIALES?

Yo tengo una maestría en administración de negocios con especialidad en liderazgo. Además, tengo experiencia como abogado, y de joven participé de diferentes organizaciones que sirvieron para forjarme la capacidad de poder llevar adelante el tema de la promoción y defensa de los derechos humanos.

HAY QUIENES CREEN QUE USTED ES EL UNGIDO... ¿QUÉ DICE?

En la Asamblea se ha dicho claramente que no hay ungido, y yo no me siento ungido, soy un aspirante más... ojalá pudiera ser realidad el ser considerado como el próximo defensor del Pueblo.

¿CÓMO VE USTED LA RELACIÓN DEL GOBIERNO CON LA SOCIEDAD CIVIL?

Ellos siempre han tenido las puertas abiertas. Aquí hay muchas organizaciones de la sociedad civil que no aparecen todos los días en los medios, pero que son escuchados por el Gobierno. Creo que aquí no ha habido una mala relación, al contrario... siempre ha sido buena.

¿QUÉ OPINA DE LA GESTIÓN DEL DEFENSOR DEL PUEBLO SALIENTE?

Indiscutiblemente, todos los defensores han dado sus aportes al tema de la institucional de la Defensoría, pero creo que pudo haber hecho un poco más. Necesitamos un defensor que tenga un rol más proactivo, que sea un poco más participativo, que sea mediador y árbitro en los conflictos que surjan en la sociedad... y que salga de la oficina y vaya a las comunidades.

¿CUÁL ES SU PROPUESTA PARA LA DEFENSORÍA?

Que la Defensoría juegue un rol más proactivo y conciliador en el país y que sea un gran promotor de los derechos humanos.

¿HABRÁ CONFLICTO DE INTERESES AL TENER RELACIÓN CON EL GOBIERNO?

El haber permanecido en un grupo político o en el Gobierno no lo tacha (a uno) para un puesto como defensor del Pueblo.