19 de Oct de 2021

Política

Defensa, ataques y promesas de cambios

PANAMÁ. El sol quemaba los pies mientras la espera se hacía eterna. De un lado los residentes de La Siesta, en Tocumen, aguardaban el an...

PANAMÁ. El sol quemaba los pies mientras la espera se hacía eterna. De un lado los residentes de La Siesta, en Tocumen, aguardaban el anuncio de que pronto tendrían terreno propio; del otro, los periodistas ansiosos por las esperadas declaraciones del mandatario sobre la ola de escándalos que ha sacudido su gobierno en los últimos días.

Y así fue. En un discurso de barricada, Martinelli arremetió contra sus detractores, acusándolos de obstruir sus planes de gobierno. ‘Critican por criticar, entorpecen todo lo que se hace y no aportan ninguna solución’.

Martinelli salió en defensa de las publicaciones que se han hecho en contra de varios miembros de su gobierno: María Cristina González, directora de Migración; Salomón Shamah, ministro de Turismo; y Enrique Ho, director de la Autoridad de Aseo Urbano. El presidente adelantó que hará cambios en su Gabinete, pero en julio, esto para que los funcionarios que han sido acusados tengan el tiempo suficiente para demostrar si son inocentes.

Visiblemente exaltado, Martinelli repitió su famosa frase de ‘meter la pata y no la mano’, y recalcó que al que lo haga le caerá todo el peso de la ley. ‘No tengo ningún problema en que cualquier funcionario que haya hecho algo indebido se vaya para su casa’, dijo.

Aseguró que avala cualquier investigación que se inicie para esclarecer todos estos hechos.

La multitud aplaudía mientras el presidente se emocionaba subiendo más el tono de su intervención y revelando algo hasta ahora desconocido. En medio de sus argumentos de defensa al ministro de Turismo, el presidente reconoció que pidió opinión a la Embajada de Estados Unidos sobre la conformación de su Gabinete. ‘Yo le dije, embajadora si usted cree que hay alguno en el Gabinete que no llene los requisitos, dígamelo por favor’, relató Martinelli.

El presidente se encargó de no dejar con cabeza a ninguno de sus detractores, a quienes acusó de haberse llevado hasta los cuchillos del Palacio de Las Garzas cuando estuvieron en gobierno.

Fue un discurso de unos 18 minutos, cuyo contenido era similar al que días antes emplearon los voceros del Ejecutivo en los diferentes medios de comunicación ante la ola de escándalos del gobierno del ‘cambio’.

Tras su intervención, Martinelli fue abordado en su vehículo cuando se retiraba del lugar. En pocas palabras, el mandatario dijo a los periodistas que no hablaría más del tema. ‘Lo que debemos hacer todos es ponernos a trabajar’, concluyó el jefe de gobierno.

PALABRAS CORRECTAS, MALA DEFENSA

Para el analista de mercado Jaime Porcell, las palabras del mandatario son correctas en el sentido de que cada uno de los funcionarios debe defenderse, salir a la palestra y comprobar su inocencia, pues el gobierno en sí ya perdió la infalibilidad que tuvo por un año.

Porcel lamentó que la exposición de Martinelli se haya centrado en críticas a la oposición. En ese momento dejó de ser el presidente de todos los panameños y se convirtió en un dirigente político. Dijo, además, que aunque es difícil que los presidente lo hagan, hablar como político y no como presidente lo aleja de la mitad del pueblo.