Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Política

Cortés pagó ‘bicocas’ por tierras del Estado

PANAMÁ. Cuando Ricardo Martinelli se estrenaba como presidente, no perdía tiempo ni espacio en fustigar lo que llamaba el ‘juega vivo’ c...

PANAMÁ. Cuando Ricardo Martinelli se estrenaba como presidente, no perdía tiempo ni espacio en fustigar lo que llamaba el ‘juega vivo’ con los recursos del Estado. Criticaba con agresividad y determinación cada hecho en el que alguien parecía aprovecharse de bienes estatales al menor costo posible.

Para muestra un botón. Con solo siete días como presidente, tiró abajo una marina en Amador y cauteló unos rellenos en esta zona, aduciendo que sus dueños habían pagado un precio inferior a su valor real. Con mazo en mano el mandatario advirtió, ‘tienen que pagar lo que corresponde y no bicocas por tierras del Estado’. Según el presidente el tiempo de ‘los monos gordos’, había llegado a su fin.

Pero el discurso de Martinelli, no se refleja en recientes conductas de uno de los miembros de su Gabinete.

Alma Co rtés, ministra de Trabajo, compró en marzo de 2011, un terreno de casi 89 hectáreas, en Chepo, por el que pagó 534 dólares.

Cortés adquirió esta parcela de terreno baldío al Ministerio de Desarrollo Agropecuario, mediante la resolución N° D.N. 8-7-0435, que se originó en la Dirección de Reforma Agraria en Santiago, Veraguas.

Los trámites de la compra se iniciaron el 3 de marzo y el 17 de marzo fue inscrita en el Registro Público la finca 334700, propiedad de Alma Lorena Cortés Aguilar.

LAS TIERRAS

La finca de bella y abundante vegetación esta ubicada exactamente en la localidad de Las Margaritas de Chepo. Colinda con terrenos de Los Varela, los Shahanni y el ex procurador Rafael Rodríguez, entre otros.

La finca 334700 está sembrada de árboles de pino y limita con el río Mamoní, el principal afluente de la región de Panamá Este.

El terreno se extiende más allá de donde llega la vista. De hecho es el segundo terreno de Cortés en este lugar, pues años atrás recibió de obsequio unas cuantas hectáreas en el mismo lugar.

Un vecino de la finca de Alma Cortés, dice que son tierras muy valiosas. ‘Por mi finca de 71 hectáreas estoy pidiendo 200 mil dólares’, dijo ‘Pancho’ que vive en las entrañas de Las Margaritas de Chepo desde hace 31 años.

Para poner su finca en venta, Pancho consultó a la dirección de Catastro, el precio está fijado en $3,500 por hectárea. Pero la ministra de Trabajo pagó solo 6 dólares con 7 centavos por hectárea. Es decir que a Cortés, cada 18 metros de ese precioso terreno, le costaron $0.01 (un centavo).

¿PROHIBIDO COMPRAR?

Según lo establecido en el artículo 309 de la Constitución Política de Panamá, los servidores públicos ‘no podrán celebrar por sí mismos o por interpuestas personas, contratos con la entidad u organismos en que trabajen cuando éstos sean lucrativos y de carácter ajeno al servicio que prestan’.

¿Estaría Cortés violando esta disposición? Según Angélica Maytín, directora ejecutiva de Transparencia Internacional, capítulo de Panamá, sí.

Maytín hizo un llamado al presidente Martinelli ante estos hechos que asegura contradicen su discurso de campaña, cuando criticaba a los políticos que ‘entran limpios y salen millonarios’.

La compra, asegura Maytín, ‘representa un conflicto de interés (Artículo 39 del Código de Ética) y puede considerarse como una violación del Artículo 24 del Código de Ética de los Servidores Públicos que laboran en el gobierno central.

El servidor público no debe obtener ni procurar beneficios o ventajas indebidas, para sí o para otros, amparándose en el uso de su cargo, autoridad, influencia o apariencia de influencia.....’

PRECEDENTE

La transacción de Alma Cortés de inmediato trae a la memoria, otro caso muy similar que pasó durante la administración de Martín Torrijos. Cuando su tío, Rodolfo ‘Charro’ Espino, tío del entonces presidente, conseguía la hectárea del Estado a 80 dólares. Cortés parece aún más audaz. Su compra también puede contravenir la Ley 80 de 31 de diciembre de 2009 que fue creada justamente para evitar estas situaciones.

Se intentó conseguir la versión de la ministra Cortés, con cuatro llamadas a su celular se encontraba apagado, al igual que el de su relacionista pública.