Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Política

Los millones que invierte el gobierno en los tránsfugas

PANAMÁ. Conseguir que un diputado teóricamente opositor salte a las filas de cualquiera de los dos partidos de gobierno (Cambio Democrát...

PANAMÁ. Conseguir que un diputado teóricamente opositor salte a las filas de cualquiera de los dos partidos de gobierno (Cambio Democrático o Molirena) no es una tarea nada barata: cada uno de los tránsfugas, dijo el exviceministro Luis Ernesto Carles y confirmaron luego fuentes legislativas, habría recibido al menos dos millones de dólares anuales en partidas y otros miles de dólares para planilla y para actividades políticas.

De hecho, esos miles se convertirían en al menos 20 mil —de acuerdo con fuentes legislativas— para armar actividades de inscripciones masivas, y para contratos de personal en la propia Asamblea Nacional.

Desde el cenit de la alianza por el cambio, el 30 de agosto pasado, las bancadas oficialistas han sumado nueve diputados. Todos del partido Panameñista. De ellos, cuatro se fueron para Cambio Democrático y los cinco restantes, para el Molirena.

Sólo con esos nueve legisladores, el Estado gastaría al menos 18 millones de dólares anuales (tomando en cuenta sólo las partidas a las que tendrían acceso). Serían 54 millones de dólares al final del gobierno de Ricardo Martinelli. Un número que crece cada vez que más políticos se suman.

Pero el diputado tránsfuga Tito Rodríguez refuta todo. ‘Esas son mentiras políticas, nos fuimos porque no nos sentíamos a gusto, pero no se nos ha dicho nada de apoyo... vamos a esperar’.

MÁS TOTALES

Y para el resto de los diputados oficialistas (32), el Estado entonces debería desembolsar hasta el 2014 otros 192 millones de dólares, a razón de 64 millones de dólares por año.

Entonces, en total, los tránsfugas y los oficialistas desde el inicio del gobierno cargarían hasta el fin de esta gestión 264 millones de dólares a los gastos públicos.

‘A los diputados que hacemos oposición no se nos da ningún real’, denunció el legislador opositor Yassir Purcait.

Su versión confirma el mea culpa público que hizo el ahora diputado del Molirena Pablo Vargas, mientras se cambiaba de partido: ‘esto lo hace una persona que para su pueblo debe buscar recursos’.

A juicio del diputado panameñista José Luis Varela, la política de entrega de fondos del gobierno de CD ha superado los límites. ‘Con Torrijos, por más que criticara o no, cada diputado tenía 100 mil dólares mensuales en partidas’, asegura.

Al inicio del gobierno, los entonces 42 diputados oficialistas (20 panameñistas, 17 de CD, tres de Unión Patriótica y dos del Molirena) recibían al menos 2 millones de dólares por año, pero el monto, según explicaron las fuentes, fue recortado a 1.2 millones de dólares el año siguiente.

LA RUTA DEL DINERO

El dinero que se le asigna a los diputados sale de los fondos del Programa de Ayuda Nacional (PAN). Ahí, aseguran legisladores, el desembolso depende de qué bandera política se cargue encima.

‘Es utilizada como un instrumento de extorsión del presidente Martinelli. Él dice a quién sí y a quien no, hay que investigar los recursos que entrega el PAN’, plantea Purcait, quien de paso presentará hoy un recurso de hábeas data para esclarecer el uso de esos fondos.

También los diputados (además de los alcaldes y ediles) recibirían dinero asignado por la Dirección de Presupuesto del Ministerio de Economía y Finanzas.

La plata es gastada la mayoría de las veces a través de entidades, porque los diputados —por ley— no tienen poderes administrativos.

En los corrillos políticos piensan que en el esquema, las juntas comunales cobran suma importancia. Más, porque están exentas del control previo de la Contraloría General de la República y con tres facturas para comparar basta.