Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Política

Caso Lisac pasará a arbitraje internacional

PANAMÁ. El empresario chiricano Julio Lisac, propietario de la empresa Mina Hidro Power, cedió en diciembre de 2011 sus derechos sobre e...

PANAMÁ. El empresario chiricano Julio Lisac, propietario de la empresa Mina Hidro Power, cedió en diciembre de 2011 sus derechos sobre el proyecto hidroeléctrico Bajo de Mina a Transglobal, una compañía estadounidense que financia actividades para la producción de energía eléctrica que están en su etapa final de desarrollo.

Pero así como Lisac y su empresa Mina Hidro Power, Transglobal no ha podido acceder a la planta hidroeléctrica, aún ocupada por el magnate mexicano Carlos Slim.

Esto pese a que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) resolvió en 2010 devolverle la concesión para la explotación hídrica, que al cabo de los 50 años de plazo facturaría unos 2 mil millones de dólares.

El administrador de la compañía, Rick Reyes, denunció que la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP) no la ha reconocido como inversionista en el proyecto.

ARBITRAJE INTERNACIONAL

Empezaron el proceso en enero pasado, pero —agrega— le han solicitado más requisitos de lo común.

‘Nos pidieron los requisitos el 26 de enero, pero el 31 declararon el rescate administrativo. Fueron requisitos para entretenernos’, aseguró.

Ahora Transglobal reclama: empezó la semana pasada un proceso de arbitraje internacional, basándose en el Tratado de Protección a las Inversiones pactado entre Estados Unidos y Panamá en 1982.

Representantes de la compañía se reunieron con la oficina comercial de la embajada estadounidense para ponerlos al tanto del caso. Ahora lo llevarán al foro de las Naciones Unidas (ONU), para su intervención.

La decisión de llevarlo a un arbitraje internacional surge ante la falta de actuación de las autoridades nacionales.

RECURSOS LEGALES EN PANAMÁ

Lisac dice que se reunió el 18 de agosto con la administradora de la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP), Zelmar Rodríguez, tratando de encontrar una respuesta oficial.

En esa misma reunión, el empresario Gabriel Betsh —dice Lisac— le ofreció siete millones de dólares a cambio de la concesión hídrica, la cual rechazó.

Además de las gestiones ante la Corte Suprema, Lisac presentó una demanda ante la Corte Suprema, ninguno de los recursos legales ha sido resuelto hasta el momento.