Temas Especiales

14 de Apr de 2021

Política

Nuevo apoyo para el sistema judicial local

PANAMÁ. Surgieron como una herramienta de apoyo y soporte al poder judicial, hoy están tomando fuerza como ‘amables’ componedores sobre ...

PANAMÁ. Surgieron como una herramienta de apoyo y soporte al poder judicial, hoy están tomando fuerza como ‘amables’ componedores sobre todo en las áreas más apartadas del país.

Se dedican a casos en los que surje una diferencia entre vecinos, pleitos menores que no ameritan ir a un juzgado y además son orientadores para los trámites legales que debe hacer cualquier persona que no cuenta con recursos para costearse un abogado.

Se trata de los Facilitadores Judiciales. Son un programa que opera bajo el auspicio de la Organización de Estados Americanos (OEA) y que funciona en Panamá con éxito y cuyo modelo se está exportando a otros naciones de área.

Actualmente son 924 en todo el país. El 55% son mujeres.

Fernando Castillo, Facilitador Judicial, de Chiriquí narró a La Estrella una de sus experiencias con la cual trata de ejemplificar la labor que realizan.

Castillo, un hombre maduro y locuaz, dice que en una ocasión le tocó atender un caso en el que un pequeño productor trasladaba su ganado por una carretera rural. De pronto un res se escapa y provoca que un camión se salga del camino y como resultado el vehículo destruye una cerca. ‘No fue culpa de nadie, pero hubo daños’, explicó.

Al principio el propietario de la cerca pretendía llevar el caso a una corregiduría. Una de las partes lo invocó como facilitador judicial y se le explicó que se trataba de un caso fortuito en el cual ninguna de las partes tuvo la culpa y se logró un acuerdo para reparar los daños causados.

En el caso que se hubiera llevado el tema ante la justicia ordinaria, el proceso hubiera demorado semanas o hasta meses, cada una de las partes hubiera tenido que pagar un abogado y al final es probable que alguno hubiera salido sancionado, pero eso no era garantía de que se pagaran los daños causados. ‘Este es un caso fortuito y gracias a la intervención del facilitador judicial, se logró el acuerdo, nadie salió sancionado, se repararon los daños y no hubo pleito’, indicó.

Agustín Carrión, también facilitador judicial, explicó que son personas comunes y corrientes con algún liderazgo, reconocimiento o miembros de algún club social u organización. Al fin y al cabo es la propia población la que los escoge. No son funcionarios del Estado, aunque reciben capacitación permanente del Órgano Judicial. Su trabajo no es remunerado.

El programa ya se aplica en otros países de Centro y Sur América. Especialistas de la OEA estuvieron en Panamá con el fin de brindar mayor capacitación a las personas que lo integran y además de conocer más detalles de la manera en que operan con el fin de replicarlo en otras naciones a las cuales se pretende extender.

Para ser un facilitador judicial, sólo se requiere ser mayor de edad, tener un mínimo de educación primaria, no estar inscrito en algún partido político, ser electo por la comunidad y sobre todo tener mucha voluntad y ganas de colaborar en la solución de los problemas comunitarios