Temas Especiales

03 de Jul de 2022

Política

Abogados critican fallas en combate a la corrupción

PANAMÁ. La Organización de Naciones Unidas designó el día de hoy para celebrar el Día Internacional contra la Corrupción, pero el panora...

PANAMÁ. La Organización de Naciones Unidas designó el día de hoy para celebrar el Día Internacional contra la Corrupción, pero el panorama mundial, incluyendo a Panamá, no es muy halagador como para celebrar con vino o champaña.

La Federación Interamericana de Abogados (FIA), con sede en Washington, D.C. y el Colegio Nacional de Abogados de Panamá (CNA), en una Declaración, conjunta destacan que la lucha contra el flagelo de la corrupción ha quedo en meras posiciones.

La preocupación quedó plasmada en una nota firmada por José Alberto Álvarez, presidente de ambos gremios, en la que se deja claro que los instrumentos multilaterales en materia de la lucha contra la corrupción y la delincuencia organizada de carácter transnacional en gran medida, han quedado en pronunciamientos.

Se destaca que si bien son instrumentos efectivos en cuanto que recogen el alcance del problema y definen legalmente los parámetros en los que debe de desarrollarse la lucha contra esta ‘lacra’, se quedan en pronunciamientos que no han tenido como consecuencia la erradicación de la corrupción.

Argumenta que la corrupción, por el contrario, se manifiesta con mayor crudeza en un mayor número de países sin limitarse, como se entendía tradicionalmente, a países emergentes.

Los abogados, en el ejercicio de su profesión, son los primeros conocedores de muchos casos de corrupción, aduce Álvarez, quien añade que un avance significativo en la lucha contra ese problema sería la homogeneización de los conceptos básicos de lo que constituye corrupción, pues la diferencia de valores morales entre las distintas sociedades hacen que conductas que son reprobables en algunas mentalidades sean admisibles en otras.

‘Solo la adecuada caracterización de lo que se considera corrupto y su unificación en un cuerpo legal de aplicación universal permitirán la represión de dichas actividades en un entorno global’, expresa.

NOTA DE TRANSPARENCIA

Precisamente, días atrás, Transparencia Internacional (TI) le dio este año una calificación a Panamá de 35 puntos, en una tabla del 0 al 100, donde cero es muy corrupto y cien muy transparente. El año pasado, en el informe la calificación fue de 38 puntos.

La FIA y el CNA detallan que resulta significativo que dos terceras partes de los 177 países calificados en el Índice de Percepción de la Corrupción reciben una calificación inferior a 50 de lo aprobado, lo que demuestra que todos los países se enfrentan todavía a la amenaza de corrupción.

GOBIERNO HABLA

Mientras tanto, la recién Autoridad Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (ANTAI), dirigida por Abigail Benzadón, en un comunicado en el marco de la conmemoración mundial, destaca que es su intención reiterar su compromiso de avanzar en la lucha contra lo que llama un ‘mal que se extiende de forma imponente y se reinventa alarmantemente’.

La entidad celebra y cuenta que Panamá ha logrado posicionarse de forma sin precedente en tres organismos internacionales simultáneamente, asumiendo la presidencia de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, además fue parte de ‘un selecto y reducido’ comité de la Asociación de Autoridades Internacionales Anticorrupción, ‘estas distinciones solo demuestran un reconocimiento’ y un lugar para Panamá.

‘Panamá ha invertido en esfuerzos concretos, hemos puesto en marcha la Academia Regional Anticorrupción para Centroamérica y el Caribe, proyecto que avanza bajo la responsabilidad en su ejecución de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito y apoyo económico del Gobierno Nacional’, argumenta.

UNA REALIDAD

Juan Carlos Araúz, primer vicepresidente del CNA, explica a La Estrella que en Panamá se está fallando en el fortalecimiento del sistema de administración de justicia, fortalecimiento de la participación ciudadana y sobre todo en una actitud inequívoca del funcionario que rendir cuentas es una obligación inherente a su calidad de funcionario.

Agrega que el mejor mecanismo contra la corrupción es la transparencia y existe en Panamá una percepción de ‘nulo acceso a la información’ que sustentan los diferentes proyectos y actividades del gobierno, sumado a la percepción de politización del sistema judicial.

‘Cuando los funcionarios públicos no se sientan atacados al exigírseles una rendición de cuentas, podremos decir que habrá un logro en esta materia’, precisa.

La abogada Idalia Martínez es clara: ‘En Panamá la corrupción es una realidad’.

Deplora que en vez de someter al funcionario a la justicia para que se investigue y se apliquen sanciones, el gobierno se convierte en cómplice debilitando los muros de protección institucional contra esas prácticas.