Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Política

‘Se hizo un sobrevuelo natural’, dice Oduber

PANAMÁ. De ‘ilógica’ calificó el jefe de la Autoridad de Tierras (Anati), Franklin Oduber, la denuncia de tres aspirantes presidenciales...

PANAMÁ. De ‘ilógica’ calificó el jefe de la Autoridad de Tierras (Anati), Franklin Oduber, la denuncia de tres aspirantes presidenciales de oposición, de que la entidad sobrevoló y fotografió sus residencias ilegítimamente el viernes 4 de diciembre.

Oduber, ayer —cuatro días después de estallada la denuncia, y sólo por la mediática visita del presidente Ricardo Martinelli a su oficina—, dio cara a los cuestionamientos de Juan Carlos Varela, Juan Carlos Navarro y Gerardo Solís, por la ‘tarea’ de la Anati sobre sus propiedades.

‘El día 4 de diciembre se viajó por la costa, desde la península de Azuero hasta las playas de Chame. Eso fue un sobrevuelo normal, natural’, insistió el funcionario.

Su versión choca con la del piloto de la aeronave que contrató la Anati para ese viaje. Ricardo Garay, en entrevista con La Estrella, aseguró que el itinerario fue únicamente sobre las residencias de Navarro en Punta Barco; de Solís en Punta Esmeralda, y de Varela en Pesé.

Esto último amplía la distancia entre las miradas de Oduber y Garay. El jefe de la Anati asegura que fue por las costas, aunque la residencia de los Varela está a 30 kilómetros del mar. La misma distancia entre el centro de la ciudad y el corregimiento de Tocumen.

CALIBRANDO EL TERRENO

‘No había nada especial’, sostuvo Oduber, a la puerta de la Anati. Según él, la misión sólo era para ‘calibrar’ equipos de geoposicionamiento, que sirven para medir ‘constantemente’ los límites de los lotes del país sin líos de traslapes.

‘En Panamá es imposible viajar si no pasas por una finca’, arremetió.

Varela, Navarro y Solís han advertido denuncias por violación a las normas electorales y a la intimidad de la residencia. Dicen que, incluso, se ha infringido la Constitución.

Oduber, tras una fugaz visita de Martinelli, a quien recibió en la puerta del decadente edificio de Anati en Amador, dijo no entender cómo se formula el delito que los opositores le endilgan ni saber cuánto costó al Estado el trabajo del 4 de diciembre. Participaron tres funcionarios (dos de prensa y relaciones públicas y un técnico). Aun así, aseguró que la entidad no tiene —y no puede— investigación alguna contra los opositores, por enredos en el pago de impuestos, el mismo trámite que Martinelli solicitó personalmente a su residencia en San Francisco, sólo después de que La Prensa revelara que, en contradicción con su discurso, el valor de su mansión y casa club estaba muy por debajo del actual, situación que se repetía en el monto de impuestos.