Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Política

Tamburrelli tramitó compra de equipo para espionaje político

Miembros de la directiva del PAN dieron carta abierta a Giacomo Tamburrelli para negociar la compra del equipo que se utilizó para espiar

Ya se empieza a saber quiénes son los responsables de la confusa trama que se ha generado por la desaparición de un equipo de espionaje que compró el gobierno de Ricardo Martinelli por $13.4 millones. Al menos ya ha comenzado a saberse los nombres y qué responsabilidad tuvo cada uno de los funcionarios que actuó en la adquisición del equipo.

Lo primero que ha quedado en evidencia es que Giacomo Tamburrelli, entonces director del Fondo de Inversión Social (FIS), hoy PAN, firmó el contrato para la compra del equipo.

La contralora, Gioconda Torres de Bianchini, refrendó el compromiso; su rúbrica fue estampada en el documento el 23 de julio. Se suman al grupo Demetrio Papadimitriu, Marta Susana de Varela y Mirna Vallejos de Crespo.

DE ISRAEL, DIRECTO AL FIS

El 19 de mayo de 2010 es la fecha en que la iniciativa llegó al FIS. Ese mismo día, la junta directiva aprobó la transacción hasta por $15 millones, según se establece en el Acta de Junta Directiva, documento que remitió a La Estrella de Panamá el actual director del PAN, Rafael Stanziola.

El documento llegó a este diario, autenticado, después de que los directivos de la empresa lo solicitaron a la institución desde el 4 de diciembre pasado. ( Ver gráfica con la respuesta )

Además de Tamburrelli, el acta lleva las firmas de Demetrio Papadimitriu (presidente de la Junta Directiva del FIS); Marta Susana de Varela (viceministra de Desarrollo Social) y Mirna Vallejos de Crespo (viceministra de Educación). Estas dos últimas asistieron en nombre de sus respectivos ministros, Guillermo Ferrufino y Lucy Molinar.

En la reunión de junta directiva, se incluyó en el orden día que prepara el propio Tamburrelli, en el último punto, el número ocho, tras una serie de obras sociales, el ‘proyecto Seguridad Tecnológica y Suministro de Equipo e Instalación, Entrenamiento y Mantenimiento de los mismos’.

Para la ejecución del proyecto, se dispuso el pago de un anticipo del 50%.

En la misma acta, se hace constar que el documento se firmó luego de las ‘deliberaciones de rigor y estando los presentes suficientemente ilustrados sobre la importancia que la aprobación de los mencionados proyectos tiene en la dinámica del gobierno, establecida por el señor presidente de la República’.

Antes de cerrar el acta, los signatarios del documento autorizaron al director ejecutivo del FIS para la negociación del contrato, así como todos los documentos pertinentes para su perfeccionamiento, incluyendo adendas, minutas y otros cambios que sean requeridos.

Tras el acta, se aprobó una resolución en la misma fecha — 19 de mayo—. En este caso, sólo la firmaron Papadimitriu y Tamburrelli.

El proyecto vuelve a estar en el punto 8. En el segundo y último artículo de la resolución, se autoriza al Director Ejecutivo del FIS para la firma de toda la documentación inherente al perfeccionamiento de estos proyectos descritos.

LUZ VERDE EN TIEMPO RÉCORD

Por la empresa, la firma estuvo a cargo de Ofer Bar, representante de la empresa israelí M.L.M Protection LTD.

La contralora Gioconda Torres de Bianchini refrendó el documento el 23 de julio del 2010.

Con una velocidad poco usual en las instituciones del Estado, en la misma fecha en que la contralora Gioconda Torres de Bianchini refrendó el contrato y estampó su firma en el documento, el Departamento de Presupuesto del FIS le asignó las partidas para el pago.

Para el año en curso, se consignó la partida correspondiente al primer pago por $8.5 millones. Los restantes $4.9 millones se incluyeron en el presupuesto general del Estado del 2011.

De inmediato, esa misma fecha, lo registró el Departamento de Contabilidad, según consta en la resolución.

Con el cumplimiento de todos los requisitos legales, se dio luz verde a las obras que concluyeron con la ejecución del proyecto para la compra del multimillonario equipo cuyo paradero todavía se desconoce.